7.2 C
Luján
viernes, 7 mayo 2021

El arte de recortar y pegar

El collage revolucionó a la estética del siglo XX. Hoy, centenares de personas en el país trabajan con la técnica y la reivindican en sus diversas formas, agrupadas bajo la Sociedad Argentina del Collage.

«Recortar y pegar me transporta a un tiempo dentro del tiempo, en el que –detenida y minúscula– comprendo que puede concebirse una productividad improductiva. Este movimiento, capaz de astillar la matrix con pequeñas revoluciones, provoca un necesario reencantamiento del mundo». Verónica Juliano 

 

La frase de inicio evoca, de forma certera, lo que sienten quienes alguna vez se adentraron en la labor sutil e inagotable del collage. En una mesa llena de revistas, mapas, sobres y elementos que resaltan entre un arsenal de papeles dispuestos a iniciar mundos en un instante, la invención está a tan solo un pedacito de papel pegado en la hoja en blanco. Y luego en otro, y en otro más.

El collage nace en el siglo XX como un gesto artístico, guiado por la intuición y los materiales encontrados. Si bien ya existía desde mucho antes, los cubistas Georges Braque y Pablo Picasso le dieron su nombre, e incluyeron fragmentos de la realidad en sus trabajos con el objetivo de reunir testimonios cotidianos e íntimos: trozos de periódico, ajados papeles, pedazos de telas; objetos dotados de una entidad emotiva. Terminaron así con el afán pictórico de pureza y surgieron la rebeldía, la inclusión de otras materialidades en la obra, la poesía de crear desde el aparente caos.

Collage es también eso que hicimos en carpetas de la secundaria: un popurrí de fotos de “ídolos/ídolas” de la adolescencia, la tarjeta para el cumpleaños de alguien, aquellos afiches donde expusimos contenidos de una materia. Casi podríamos decir que estuvo presente en nuestras vidas desde siempre, y sería verdad; aunque no se recuerde, también hicimos collage en el jardín de infantes.

Collage de Cereza Negra. Instagram: @cerezanegracollage

A lo largo del tiempo, el collage sirvió a las causas feminista, ambientalista y a campañas contra la violencia en todas sus formas, generalmente utilizando como medio de difusión el fanzine. Fue la técnica predilecta del cubismo, surrealismo, dadaísmo y pop art, entre otros, que se enriquecieron con sus invenciones.

Artistas como Antonio Berni o Hannah Höch plasmaron sus interrogantes y sus búsquedas a través de su elaboración. “La técnica nace en un contexto de vanguardia: esto ya define al gesto como algo muy libre. En este momento, gracias a las redes, esas creaciones se comparten de forma enriquecedora y desprejuiciada. Hay además, una revalorización de todas las disciplinas manuales: el bordado, el tejido, el cultivo, la encuadernación, la carpintería, la ilustración. Pienso que tiene que ver con un regreso al origen. Estas nuevas miradas, van transformando el paradigma social y suman al campo del arte”, dice Magdalena Verdejo, curadora de arte lujanense.

Hannah Höch, la dadaista que criticó a la sociedad del siglo XX.

En su serie Juanito Laguna, Berni utiliza elementos de desecho como tornillos, maderas, cartones, y otros objetos para recrear el entorno donde vivía Juanito.

Hoy en día, encontramos collages en todas partes: videoclips, fotografías, pinturas, portadas de libros y de discos, publicidades y remeras. No obstante, cuando un artista es interrogado sobre la disciplina de su especialidad y responde que hace collage, se intercambian en la sala miradas de sorpresa y desconcierto. Ese prejuicio no es errado; desde siempre, el acto de collagear nos dio algo que pocas prácticas artísticas brindan: democratización en el acceso al material, poca o nula existencia de requisitos para su ejercicio, e infinitas posibilidades de construcción de sentido. Todo eso al alcance, literal, de nuestras manos.

El collage impulsa a les artistas y brinda un vehículo noble para la poesía y la protesta. Perdón, ¿dije artistas? Quise decir personas. Cualquier persona que maneje una tijera o un programa de edición de imágenes puede hacer collage. Ya sabemos que su magia está siempre disponible. “Como docente en la FADU, tengo la suerte de dar clases en la materia troncal, donde trabajamos lenguajes de representación. Lo que observo año a año, es que cuando llega el collage, les estudiantes sienten que es el trabajo fácil. Pero cuando empiezan a conocerlo de verdad, cambian ese errático paradigma y le dan una dimensión diferente, respetándolo. El collage es un lenguaje con miles de aristas y es altamente lúdico, quizás sea ese el porqué de su asociación a lo infantil”, explica Diego Durañona, más conocido como Urko, uno de los artistas fundadores de la Sociedad Argentina del Collage.

Collage de Urko. Instagram: @holaurko

La Sociedad Argentina del Collage (SAC)

En el año 2019, cuatro artistas se juntaron a tomar una cerveza. Lo de la SAC comenzó como una broma; nunca se imaginaron que, en menos de un año, llegarían a ser más de 150 integrantes a lo largo y ancho del país. Hoy la Sociedad Argentina del Collage, fundada por Polly Pérez, Diego Durañona, Shavi Alli y Sergio Artola, es la primera comunidad de collage en Argentina, con sedes en Brasil y España.

La SAC busca agrupar una red de collagistas en toda la República Argentina  bajo las mismas iniciativas: difundir su trabajo, crear lazos entre artistas y colectivos, posicionar la técnica en el mundo artístico y consolidar una comunidad en la cual expresarse y crecer. Comprenden al collage como un lenguaje que posibilita resignificar las imágenes, generar algo nuevo de lo preexistente, cambiándole el sentido original a los elementos. En tiempos donde todo es fugaz e impredecible, se inventan historias y mundos desde una poética propia. La SAC es una sociedad libre, donde las responsabilidades se comparten y las acciones se deciden en forma democrática.

Luján forma parte de la Sociedad Argentina del Collage. Sus participantes  se reúnen (cuando el contexto lo permite) a pensar ideas, intercambiar  materiales y compartir  inquietudes  y proyectos con respecto a la técnica. Quienes componen esta embajada trabajan de forma analógica y digital. “Nos importa sobre todo crear, y que las preguntas que nos hagamos nunca sean el final de algo, sino el principio. Ningún otro espacio en el arte, para mí, es tan seguro como el del collage. Es impredecible, pero sabés que, vayas donde vayas, va a salir todo bien. Y encima, estás reciclando», afirma una de sus integrantes.

Por el momento, en la SAC solo se pudo hacer una actividad presencial, previo a la pandemia. Fue para el 8M del año 2019. Ese día, se creó un collage colectivo en la vía pública, bajo la temática “Por qué gritamos”, inspirado en la poesía de Susana Thénon “Por qué grita esa mujer”.

Algunas integrantes de la SAC en la actividad por el 8M, en el año 2019.

Actualmente, sus participantes comparten sus trabajos en las redes y se encuentran abiertos a recibir integrantes. En la multiplicidad de estéticas reunidas bajo el colectivo de SAC Luján, encontramos el acceso a universos únicos, creados con todas las licencias dadas pura y exclusivamente por la propia imaginación. Hay también comunidades de collage en otros países, además de numerosos retos y movimientos como arte correo y penpals. Quizás tanta data abruma, pero la gente que recorta y pega, dirá que el collage se trata solo de agrupar materiales diversos en una totalidad con sentido.
Lo mismo que hacemos en la vida.

Todas las ilustraciones de esta nota, excepto las obras de Berni y Höch, son de participantes de la SAC Luján. Para sumarse pueden escribir un correo a sociedadargentinacollage@gmail.com o comunicarse vía Instagram.

Diseño de Portada: Lucas Lagrecca. Miembro de la Sociedad Argentina del Collage.

Lo más leído en Ladran Sancho

La vida de las plantas

En el año 2020, la bióloga María del Valle Lazcóz tuvo una idea: compartir sus conocimientos sobre las plantas en uno de los lugares más prolíficos en especies de flora y fauna en Luján: la Plaza Colón.

Lo más leído en Ladran Sancho

La vida de las plantas

En el año 2020, la bióloga María del Valle Lazcóz tuvo una idea: compartir sus conocimientos sobre las plantas en uno de los lugares más prolíficos en especies de flora y fauna en Luján: la Plaza Colón.

Una mirada colectiva del trabajo

El mundo del trabajo es tan plural como miradas existen, es por eso que abrimos este espacio junto con fotógrafes amigues para construir una mirada colectiva de los y las trabajadoras en nuestro día.

Ocio Programado. Capítulo 3

Ladran Sancho abre una nueva puerta a la combinación entre artistas locales cada domingo de ocio programado. Agustina y la noche, hasta el amanecer; junto a los acetatos desparramando colores de Lucía.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

¿Querés recibir una selección de noticias en tu correo una vez por día?

Gracias! 

Si no ves los correos en tu bandeja de entrada revisá tu carpeta de correo no deseado y agreganos a tu lista de contactos.