El Encuentro Colectivo Docente comenzó una serie de jornadas de capacitación en ESI. Ante la ausencia de políticas públicas, docentes organizados toman la posta. ¿Qué dice la ley y cuál es la situación en Luján?

En el año 2006, se sancionó la Ley 26.510 de Educación Sexual Integral que establece que «todos los educandos tienen derecho a recibir educación sexual integral en los establecimientos educativos públicos, de gestión estatal y privada de las jurisdicciones nacional, provincial, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y municipal».

Entendiendo la ESI desde un enfoque que articula aspectos biológicos, psicológicos, sociales, afectivos y éticos, dos años más tarde se creó del Programa Nacional de Educación Sexual Integral, del Ministerio de Educación de la Nación, con el objetivo de coordinar, implementar y evaluar diferentes acciones sobre la temática en todo el país.

Doce años después de su promulgación, la implementación está librada a la voluntad, capacidad e interés de cada docente. «Cuando nos empezamos a juntar nos dimos cuenta de que la ESI es un tema que nos convocaba, que nos preocupaba y que nos interpelaba sobre todas las cosas», reconocen desde el Encuentro Colectivo en Luján.

Ante la identificación de esta necesidad los docentes organizados decidieron trabajar la temática a partir de la creación de una comisión pedagógica que pueda realizar jornadas de formación y elaborar materiales para el aula.

Foto: Julieta Brancatto

Entre las diversas dificultades que atraviesan los docentes, la educación sexual integral ocupa uno de los lugares más urgentes. «Si bien la ley surgió en el 2006, no se está implementando por la falta de capacitación para los docentes y por un vaciamiento y desmantelamiento del programa», reconocen los trabajadores.

La implementación de la ley requiere de la articulación entre el gobierno nacional, los gobiernos provinciales y municipales y las escuelas. El ministerio de Educación de la Nación tiene un rol central, por esto es que diversos actores identifican que en gran medida la ausencia de políticas públicas concretas en la materia responde a la ausencia de voluntad política.

Es una realidad que no se le escapa a la comunidad y a los propios alumnos que «la piden a gritos». Según los resultados de las evaluaciones del operativo Aprender, impulsado por el Ministerio de Educación de la Nación, un 75% de los estudiantes de secundaria opinó que hay temas o actividades que la escuela debería abordar o enseñar y no lo hace, y en referencia a cuáles son esos temas, el 79% del total pidió educación sexual integral y el 76% señaló la violencia de género u otros tipos de violencia como un tema importante a tratar en las aulas.

Y entonces…¿qué hacemos?

Foto: Ladran Sancho

Según un informe de MuMaLa de 2016 en la Ciudad de Buenos Aires el 31% de los jóvenes encuestados no recibió educación sexual en la escuela. El 69% restante la asoció unicamente al funcionamiento del aparato reproductivo, a los métodos anticonceptivos o a la prevención de enfermedades de transmisión sexual.

Frente a una demanda que cada día se hace más evidente, la organización docente surge como alternativa. «Nosotros defendemos esta ley y demandamos capacitaciones. Nos estamos dando cuenta que en la ciudad de Luján no hay ningún tipo de abordaje en el área de educación sexual integral. En este momento la única política de Estado tendiente a cumplir la ESI es una semana de noviembre que está dedicada a su abordaje».

En momentos en los que desde los ámbitos gubernamentales se ataca la tarea docente, son ellos lo que también se ocupan garantizar los derechos de los pibes y pibas. No es una tarea fácil, admiten, «porque la temática nos interpela por haber sido por mucho tiempo un tema tabú, tapado y silenciado; pero hoy nos vemos con una responsabilidad pedagógica, ética y política de poner en palabras todo lo que tenga que ver con la sexualidad».

En las últimas semanas varias de las demandas del movimiento de mujeres tuvieron su eco en los establecimientos educativos de Luján. Los docentes admiten que necesitan herramientas para estar preparados para esas situaciones pero que también se configura como un buen momento para trabajar la ESI. «Tenemos la responsabilidad de tratar diferentes temáticas que la ley nos avala para trabajar en clase, y que a veces por miedo o por desconocimiento, no se terminan abordando».

Un primer paso es la decisión de encarar estos encuentros de capacitación docente. El próximo será el 24 de mayo donde se hablará sobre géneros, sexualidades, identidades, educación y qué implica una mirada integral de la educación sexual. Una vez más, la organización vence ante la falta de políticas públicas que favorezcan los derechos de los ciudadanos y ciudadanas de Luján.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre