23.6 C
Luján
miércoles, 21 abril 2021

Divididos por el Cambio, ¿se rompió la alianza en Luján?

La discusión por el basural dividió las aguas en el frente opositor y se empiezan a definir tres sectores distintos. Cómo se perfila la interna y quienes la protagonizan, en esta nota.

El año electoral comenzó con divisiones más notorias en la oposición que en la coalición de gobierno y el bloque oficialista. La interna en el partido radical primero y las desavenencias en el trabajo legislativo más tarde configuraron, al menos, dos maneras de ser y ejercer la oposición política.

Las coordenadas para entender el momento que atraviesa Juntos por el Cambio parecen haberse digitado hace tiempo, durante la interna electoral que vivieron hace casi dos años. Allí, Fernando Casset se impuso a Rita Sallaberry por poco, Griffini había amagado con presentarse para intendente pero terminó acompañando la lista del radical.

Una peli larga y rebuscada. ¿La foto? Las posiciones respecto a la reconversión del basural, los faltazos a las sesiones y las posturas públicas. También aparecen algunas pistas e indirectas. A buen entendedor, pocas palabras. Pero repasemos cómo viene esta historia.

Rita Sallaberry durante el lanzamiento de su candidatura en 2019. Foto: Julieta Brancatto.

Es notorio que las conducciones se dirimen entre el radical Fernando Casset y la vecinalista Rita Sallaberry. Pero esto no va solo de partidos. Bajo el ala de cada uno, buscan calor concejales, ex funcionarios y aspirantes de la política local tanto del PRO, la Unión Cívica Radical, la Coalición Cívica ARI de Elisa Carrio y la Unión Vecinal.

Lo esperable para el ámbito político hubiera sido, quizás, que un experimentado Casset, ganador de la interna de 2019 ejerciera la conducción de la oposición y que la lista perdedora encabezada por Sallaberry acompañara.

Al menos hasta aquí, así funcionó en el ámbito del Concejo Deliberante en donde Casset marcó el camino para los 10 ediles opositores. De hecho, fue quien habló y representó a todo el interbloque y quien marcó el paso cuando hubo que votar, cuando hubo que negar el voto y también cuando hubo que faltar. Pero, Rita “intransigente” según sugieren propios y ajenos, no dejó de tejer redes y trabajar en la consolidación de su figura y su llegada a la superestructura cambiemita.

Actualmente es funcionaria en CABA y mantiene un vínculo aceitado con el diputado Alex Campbell, ex subsecretario de Gobierno y Asuntos Municipales, y cada vez que puede no duda en sacarse fotos con Macri, Vidal y Bullrich. La heredera del vecinalismo luce su cercanía con los mandamás de PRO.

Junto a Alex Campbell y otros dirigentes provinciales, Rita Sallaberry participó de una reunión con el ex presidente, Mauricio Macri. Noviembre de 2020.

Más cerca de las elecciones, más notorias se volvieron las diferencias entre los dos bandos en el pago chico. Aunque transitaron los primeros meses en la oposición con cierto decoro, el lunes algo definitivamente se rompió de cara a una sesión extraordinaria convocada por el Ejecutivo. El acuerdo en el interbloque opositor era el de sentarse en sus bancas y garantizar el quórum para el tratamiento de los proyectos referidos a la reconversión del basural pero a última hora del domingo, Rita encabezó la negativa y logró convencer a concejales del PRO y hasta algunos radicales. En el camino perdió a gente de su propio partido como Marcela Manno y Alejandra Rosso, concejalas por el vecinalismo que terminaron acompañando la postura de Casset. También lo hicieron Griffini, Curci Castro (UCR) y Sonnemberg (UCR).

El resultado es conocido, el faltazo general de toda la oposición. También son conocidas las posturas divididas que se expresan en sendos comunicados. Casset, luego de ausentarse planteó que hay concejales de su espacio con «posturas extremas diciendo que no había que sentarse». Sonó el teléfono para los halcones de la oposición.


Lo que queda por seguir analizando es cómo se perfilan estos espacios de cara a un año elector. ¿Se dobla pero no se rompe como planteaba el fundador del partido Radical? o ¿hay espacio en Luján para explorar dos o hasta tres alternativas opositoras?

La foto, que deja la semana que aún no termina, pareciera perfilar al menos dos bandos definidos: un ala dialoguista y otra más dura. Halcones y palomas se disputan la conducción de la oposición local y habrá que ver hasta dónde están dispuestos a llegar.

Por lo pronto, Fernando Casset salió a perfilarse como paloma y abrió el paraguas. Algo en su historial político nos recuerda cierto reniegue respecto a los mandamás del PRO y la idea de privilegiar los consensos, la convivencia en las instituciones. Reconoció públicamente las divisiones y planteó que de su parte el diálogo es con todos y todas: se reunió con el Intendente y funcionarios del gobierno, y con concejales del oficialismo pero se sorprendió cuando ediles y dirigentes de su propio frente “sin consultarlo, plantearon que no iban a sentarse en la sesión”. También sugirió que la superestructura de JxC metió mano en la votación frustada por la reconversión del basural. Rita puso primera y en su coche no hay tiempo ni espacio en la carrera electoral.

La presidenta de la Unión Vecinal cuenta con el respaldo de PRO y de algunos radicales que trabajaron con ella en Gobierno y Salud durante la gestión Luciani, como el ex secretario Ricardo Curone. También logró arrimar posiciones con la CC ARI. Públicamente la acompañaron con la firma del último comunicado les concejales Trisciuzzi (UCR), Mendoza (PRO) y Júarez (PRO), Busso (CC ARI) y les referentes Rodríguez (CC ARI), Curone (UCR), Pérez Naveiro (UCR) y Salvatto (PRO).

Bajo el puente de la oposición siguieron fluyendo los torrentes de agua y cada cual la lleva para su molino. En silencio se mantuvo. Héctor Griffini, el joven de 37 años más identificado con el bando de Casset que con el de Sallaberry todavía es una incógnita para la política local. En 2019 anunció una candidatura propia pero terminó acompañando al radical, así llegó a ser concejal.

Ahora, tiene a disposición el partido “Diálogo” que le ofreció Emilió Monzó y es tentado por dirigentes opositores para consolidar su propia figura y desprendenderse de la pesada mochila de la gestión local de Juntos por el Cambio, que tanto a Casset como a Sallaberry les resulta más complicado. El primero por haber sido presidente y primer defensor en el Concejo Deliberante de la gestión de Oscar Luciani, la segunda por su antecedente como Secretaria de Gobierno. ¿Habrá tercera vía en Jxc con Griffini?

Por estas horas ya se habla de tres listas aunque es común que en “la política” se resuelva a último minuto. Continuará…

Foto de portada: Julieta Brancatto.

spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

En las redes

3,122FansMe gusta
3,357SeguidoresSeguir
709SeguidoresSeguir
1,008SeguidoresSeguir
133SuscriptoresSuscribirte

¿Querés recibir una selección de noticias en tu correo una vez por día?

Gracias! 

Si no ves los correos en tu bandeja de entrada revisá tu carpeta de correo no deseado y agreganos a tu lista de contactos.