Diez años pasaron de la expulsión del docente universitario José Luis Torella

Desde la agrupación estudiantil Subversión recordaron el hecho y exhortaron a continuar con la eliminación de la violencia de géneros. 

El 1° de septiembre, se cumplieron 10 años de la expulsión por violencia de género del entonces docente universitario José Luis Torella, de la Universidad Nacional de Luján. Desde la agrupación estudiantil Subversión recordaron el hecho y exhortaron a continuar con la eliminación de la violencia de géneros.

A fines de 2009 organizaciones estudiantiles denunciaron al docente José Luis Torella por abuso de poder, acoso sexual, violencia económica, amenazas y persecución dentro y fuera de la UNLu contra una estudiante.

A principios de 2010, el Consejo Superior suspendió provisoriamente y le prohibió el ingreso a la Universidad. «No obstante, incumplió las restricciones, lo que nos tuvo en alerta y coordinación de autodefensa constante», explicaron desde Subversión.

A fines de ese año la justicia dictó una perimetral de 200 metros, que Torella también infringió en más de una oportunidad. Luego, como parte del proceso de juicio académico, se constituyó un Tribunal Académico que elevó su informe al Consejo Superior para que defina la situación. «Este tribunal no fue a fondo, dejándole una ventana abierta para seguir trabajando impunemente en la UNLu, mediante alguna sanción», recordaron desde la agrupación.

Luego de dos años de lucha, las organizaciones lograron la expulsión del docente universitario José Luis Torella. «Fue la primera vez que se echó a un docente de una universidad pública por ejercer violencia de género, marcando un precedente que debemos levantar y retomar cuantas veces sea necesario para que estas situaciones no queden impunes, con la finalidad de que dejen de pasar», expresaron desde la organización estudiantil.

Asimismo, explicaron que «en ese momento la Universidad no contaba con un protocolo de actuación ante este tipo de situaciones, y el estudiantado sólo tenía (y aún tiene) solamente un 25% de representación en el Consejo Superior».

Desde Subversión expresaron que en estos 10 años crecieron las denuncias sobre hechos similares en distintas universidades. «Varias de esas denuncias se formalizaron, otras tomaron el rumbo de los medios de comunicación, otros casos fueron expuestos por agrupaciones estudiantiles, organizaciones sociales, etc. Todas tuvieron el mismo eje central, la violencia de parte de hombres hacia las mujeres y, en general, de docentes hacia estudiantes, con dispar suerte para los violentos», argumentaron.

Por último, sostuvieron: «Pasaron muchas cosas en este tiempo. El “Ni una Menos”, la legalización del aborto, la Ley de Identidad de Género y la Ley Micaela, etc., pero la violencia patriarcal se encuentra tan vigente como en aquel entonces. Lo que cambió es que en todos estos años fueron creciendo las luchas para hacer realidad que “ya no nos callamos más” y que estamos convencidas y convencidos que lograremos tumbar al capitalismo y al patriarcado con coherencia, solidaridad, militancia y cuidándonos colectivamente».

spot_img
<
spot_img
spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

En las redes

4,842FansMe gusta
4,232SeguidoresSeguir
782SeguidoresSeguir
1,064SeguidoresSeguir
166SuscriptoresSuscribirte

¿Querés recibir una selección de noticias en tu correo una vez por día?

Gracias! 

Si no ves los correos en tu bandeja de entrada revisá tu carpeta de correo no deseado y agreganos a tu lista de contactos.