Foto: Victoria Nordenstahl

Luego de la polémica por la toma de tierras en el barrio Ameghino pocas voces de la política han salido a plantar posición. Ladran Sancho comienza una serie de opiniones solicitadas a diferentes actores políticos y sociales de Luján para conocer como piensan sobre la problemática.

Diego Motto*

Crisis económica y fin de ciclo político

Hace algunas semanas, el gobierno de Luciani intentó construir, como respuesta a una orden judicial de desalojo que pendía sobre una veintena de familias, una respuesta no represiva que puso arriba de la mesa la posibilidad de gestionar suelo urbano por parte del Municipio, como parte de una política de tierra no vinculada al asistencialismo, sino a la ampliación de derechos.

Por su novedad y su eficacia, la divulgación pública de esta medida generó un encadenamiento de respuestas o reacciones apasionadas en diferentes planos de la sociedad. Familias de Olivera y Los Laureles reclamaron que este tipo de políticas no se circunscriban a quienes enfrentan una orden de desalojo judicial, y plantearon que medidas de esta naturaleza alcancen a un mayor número de familias nacidas y criadas en esas localidades, muy golpeadas también por la crisis económica, y por tanto con serias dificultades de costear un alquiler y el pago de los servicios básicos.

Reclamos de esta naturaleza, sumados a exigencia de que el gobierno municipal diga presente frente a otras dificultades que genera la crisis actual, llevaron a familias de estas localidades a realizar declaraciones públicas, participar de actividades de protesta y solicitar interlocución con funcionarios municipales.

En el plano político, quien se mostró más activo en sus declaraciones sobre este tema fue el candidato a intendente del oficialismo Fernando Casset, entiendo problematizado por una medida novedosa de su propia gestión, no la más esperable para una determinada trayectoria, y así y todo muy eficaz y aclamada.

Si a nivel nacional, en estos tiempos de campaña, sucede que “el Macri presidente” se contradice o se diferencia del “Macri candidato” (pero, a fin de cuentas, es el mismo tipo! Y la gente lo sabe!) en Luján esa misma dinámica se repite, con la diferencia de que el intendente y el candidato a revalidar no son la misma persona.

En una serie de posicionamientos públicos sobre este tema, el candidato de Juntos por el Cambio en Luján, Fernando Casset, critica y al mismo tiempo reivindica lo actuado por la gestión de la que él mismo es actor de peso, dando muestras de la dificultad que implica ser parte de una gestión y al mismo tiempo presentarse frente a la sociedad como una renovación diferente de lo actual.

El planteo de Casset critica a su propia gestión, o sea a Luciani y a los funcionarios que intervinieron en esta iniciativa, achacándoles apuro en la resolución, y el hecho de aplicarla sólo para familias con una orden de desalojo judicial. Al mismo tiempo convalida la orientación de las medidas impulsadas por Luciani para darle salida a este conflicto, es decir que el Estado Municipal debe intervenir en la creación de suelo urbano para que familias que no pueden acceder a un lote por vía del mercado, puedan hacerlo a partir de mecanismos públicos que faciliten ese objetivo.

Foto: Victoria Nordenstahl

Hay dos cosas que no se entienden de este planteo: por qué recién ahora tanto Luciani como Casset se dan cuenta de la importancia de que el Estado Municipal intervenga en la creación de suelo urbano en Luján; y por qué Casset promete trabajar con el Banco de Tierras o iniciativas similares “si gana las próximas elecciones” cuando es parte de un gobierno en funciones!

No hay que ser ingenuos con respecto a lo que significa una elección ejecutiva. Se ponen en juego espacios y resortes de poder, por lo que es lógico y hasta entendible que quienes disputan intenten usar todas las herramientas a su alcance, para llevar agua a su molino.

Hace unos días se publicó el índice de pobreza de la primera mitad del año, según estadísticas oficiales, el más alto luego de la crisis del 2001, 35,4%, y 7,7% de indigencia. El rasgo saliente de esta campaña electoral, es que se produce en un contexto de aguda y bruta malaria económica, donde no hay un mango en la calle y a cada vez más familias se les empeora la vida y tienen que salir a pedir ayuda.

En este contexto, el primer consenso de todos los candidatos y candidatas a la Intendencia de Luján, debería ser que frente a la grave crisis económica actual, no se van a aplicar soluciones represivas o punitivas contra quienes sufren lo más pesado del agravamiento de la pobreza.

El segundo consenso, que el Estado debe ampliar su influencia y accionar para amortiguar los efectos negativos de esta situación de crisis, de la manera más eficiente, pronta y consensuada posible.

El tercer consenso, que ningún espacio político debería hacer campaña con el sufrimiento de quienes están en situaciones económicas muy negativas en esta coyuntura. Los espacios políticos debemos ponernos a buscar soluciones prontas y consensuadas, y no polémicas de campaña debatiendo con el dolor y el sufrimiento del pueblo.

 

* Docente, forma parte del Frente Patria Grande y fue miembro fundador del MTC organización social que llevó adelante la construcción de 64 casas de manera cooperativa en el barrio Villa del Parque.

 

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí