Foto: Ladran Sancho

Ladran Sancho dio el presente en la Plaza de los Dos Congresos para mostrar el otro lado de la masiva movilización en rechazo al presupuesto 2019. Lejos de los palos, las capuchas y las piedras de las pantallas principales existe una unidad de trabajadores que no garpa en el rating.

El movimiento obrero argentino, las organizaciones sociales y los movimientos populares saben que el ejercicio de la movilización popular es una forma de participación informal que tiene peso a la hora de votar una ley o reclamar por una política pública. Los sindicatos de Luján también así lo entienden y se sumaron a la convocatoria de las CTAs, de la CTEP, de los movimientos populares, de la izquierda y del Frente Sindical por el Modelo Nacional.

La respuesta estatal ante la expresión de rechazo popular a las políticas de ajuste son de manual: represión y cacería. Pero en esta crónica no se busca contar la represión o de los “manifestantes que tiran piedras” dependiendo de que lado del ajuste uno se ubique. La intensión es narrar la experiencia de muchos laburantes.

Al que madruga, el Fondo lo ajusta

Suteba convocó a las 8 de la mañana en su sede de 25 de Mayo a quienes quisieran viajar a Capital Federal en contra del presupuesto 2019. La puntualidad, algo que no abunda en el ámbito sindical y político, se respeto a raja tabla. 8:20 de la mañana todos arriba del micro y en viaje al acto previo que organizó el Frente Educativo en el Palacio Pizzurno.

El frío y la lluvia no son buenos compañeros cuando se trata de una movilización. A tanto frío y vidrio empañado llegaron los primeros mates que calentaron el ambiente. Como segundo antídoto ante tanto fresco, el debate político. En el intercambio de opiniones, la temperatura del cuerpo aumentaba.

Las columnas de la CTAs rechazaron el presupuesto agregándole ingenio a la cuestión. Foto: Ladran Sancho

Entrando a Capital Federal, la secretaria general de Suteba pide silenció y explica el recorrido de la movilización más algunas recomendaciones. Primero, el acto del Frente Educativo, luego a Avenida de Mayo y 9 de Julio para cerrar la columna de las CTAs. Como la represión se olfateaba desde temprano, el consejo fue permanecer juntos y estar atentos para desconcentrar.

Abajo y al baño

La llegada fue tranquila, en esta oportunidad, a diferencia de otras, no existieron barricadas policiales para amedrentar a los trabajadores. A pocas cuadras del Palacio Pizzurno, el colectivo frenó y los laburantes bajaron para llegar al acto. Pero no podía faltar la parada clásica de toda movilización: ¡Todos pronto a los baños!

Finalizada la parada técnica, Suteba Luján se sumó al acto que realizó el Frente Nacional Educativo en el Ministerio de Educación. Con la presencia de Fatun, Suteba, Ctera, Sadop, Conadu, Fedun, Fagdut, UTE, y gremios docentes de todas las provincias, el foco estuvo puesto en el ajuste que el presupuesto 2019 va a representar en la educación en todos los niveles.

Frente al Palacio Pizzurno, el Frente Nacional Educativo realizó un acto para repudiar el presupuesto del ajuste a la educación. Foto: Ladran Sancho

“Salga como salga la votación de hoy, el gobierno nacional va a tener que enfrentar la derrota política que es el rechazo de toda la sociedad al ajuste. Acá no termina nada, acá empieza la lucha” concluyó Sonia Alesso, secretaria general de CTERA. Lo que impulsó el canto de miles de trabajadores de la educación: “A ver, a ver, quien define los salarios, si el pueblo unido, o el Fondo Monetario”.

Con el himno nacional como cierre del acto, comenzó a avanzar la columna del Frente Nacional Educativo rumbo a 9 de Julio y Avenida de Mayo para sumarse a la CTA de los Trabajadores. Derecho hasta doblar en Avenida Corrientes, llegar a 9 de julio y desembocar en Avenida de Mayo era el recorrido.

Llegar y anclar

La columna de profesores, maestros, docentes universitarios, no docentes se armó a lo largo de la 9 de julio. Los rumores comenzaron a llegar: “Congreso está todo vallado, no hay nadie en la Plaza. Nos vamos a quedar hasta acá”.

Cómo siempre, y debido a la gran pasión futbolera de los argentinos, las sesiones trascendentales se viven como un partido de fútbol. La noticia de que Cambiemos consiguió el quorum necesario se vivió como un baldazo de agua fría. La primera opción para derrotar el presupuesto de ajuste estaba perdida.

Se armó el fulbito. Un picadito entre las docentes para esperar que empiece la sesión. Foto: Ladran Sancho

La alegría empezó a despertar entre los docentes. Entre tanto aburrimiento de esperar que terminen los homenajes que se hacían al empezar la sesión, se armó un fúlbito entre las maestras. El viejo y conocido “loco” le siguió a unos tiros que se improvisaron con una botella de agua aplastada como pelota y las cañas de las banderas como arco.

El ingenio popular esta a la orden del día en nuestra patria, y en los días de marcha aún más. Vendedores ambulantes ofrecían pan casero, pilotines para la lluvia, chipá casero. “A nosotros los empresarios, este gobierno nos ayuda” bromeaba un vendedor de chipá con docentes que le compraban.

Llegó el fantasma y a los micros

La espera se hizo larga. Varias ambulancias pasaron a gran velocidad aunque no se registraba ninguna represión en las inmediaciones del Congreso. Al mismo tiempo, por la 9 de julio pasaban policías motorizadas y un camión del ejercito que despertaron el temor de varios de los presentes.

En el Congreso comenzaba la discusión por el presupuesto y en la calle rondaba el fantasma del Fondo Monetario Internacional. Corriendo por toda la Avenida 9 de Julio, el fantasma se ganó los flashes de varias cámaras.

El fantasma del FMI retoma las calles de Argentina. Foto: Ladran Sancho

Con la confirmación de los primeros hechos represivos, llegó la decisión de los cabezones del Frente Nacional Educativo de desconcentrar porque se venia una cacería policial que finalmente se dio. Rápidamente, la columna educativa avanzó hasta el Ministerio de Salud y Desarrollo Social.

Entre llamadas y mensajes, se empezó a juntar a los compañeros dispersos para que lleguen al nuevo punto de encuentro. A salvo en el micro, los celulares se prendieron para ver que pasaba en Plaza de los Dos Congresos: la represión comenzó a dispersar a los manifestantes que estaban en la plaza y a avanzar por Avenida de Mayo. La movilización había finalizado para Suteba, de regreso a Luján sanos y salvos.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre