febrero 26, 2024
22.7 C
Luján

“Detrás de Malvinas hay 14 mil historias que no se pueden olvidar”

La editorial de la Universidad Nacional de Luján presentó el libro "Malvinas, esta es mi historia" que recorre la vida de Enrique "Quique" Álvarez, un veterano de guerra de Luján.

En el Hall de la sede central de la UNLu, ex soldados, docentes, estudiantes y la comunidad educativa presenciaron la presentación del libro “Malvinas, esta es mi historia” de la editorial EDUNLu.

El libro no trata relata el momento de la guerra, sino que describe una historia de paz, donde el protagonista es Enrique “Quique” Álvarez. Hoja tras hoja indaga las emociones de un hombre común que pasó por una experiencia traumática que le cambio la vida.

Durante la presentación, la primera oradora fue la secretaria de Extensión e Integración con la Comunidad, Florencia Cendali, quien señaló que la publicación forma parte de la serie “Historias de vidas” y destacó que se trata de libros accesibles para los sectores populares. “Hay que sostener a la Editorial y a la Universidad pública”, afirmó.

A su turno, el autor del libro, Fernando Mullen, comentó que la idea surgió de una charla casual. “Quique es amigo de Gabriel y no solía hablar de lo que vivió en Malvinas. Un día hizo una referencia y ahí pensamos que sería importante contar esas historias”, sostuvo Mullen.

- Advertisement -
Enrique “Quique” Álvarez presidente del Centro de Veteranos de Guerra de Luján.

“La idea no era escribir una historia de guerra, sino una historia de vida. La guerra está tan asociada a la muerte. La vida y la muerte son la contracara cada una de la otra. Pero elegimos contar la vida”, agregó el autor del libro.

Fernando Mullen junto a su colaborador Gabriel Mullen y Quique cuentan desde la adolescencia del veterano de guerra hasta nuestros días, marcando como hilo conductor la solidaridad de Álvarez.

En ese sentido, Gabriel recordó que Quique fue mozo antes de partir para Malvinas. A su regreso trabajó como auxiliar docente en una Escuela de General Rodríguez. “El libro plasma la vida completa de Quique, que tiene que ver con su solidaridad, el servicio a los demás”, manifestó.

Al mismo tiempo que recordó que Quique fue quien luchó y organizó la entrega de mercadería para sus compañeros veteranos cuando el Estado no daba respuestas y que en su rol como auxiliar docente también le tocó la tarea de preparar las viandas para los estudiantes.

Lleno de emoción en sus ojos, Quique, integrante del Centro de Veterano de Guerra de Luján, tomó el micrófono y agradeció a la universidad. “Cuando pensábamos quién podía imprimir este libro, parafraseando a un expresidente, nosotros caímos en la educación pública. Fue esta universidad que me abrió las puertas y me permitió contar mi historia. Eso hizo la universidad pública por mí y por todos los que van a leer este libro”, relató entre lágrimas.

Con la voz cortada, Quique agradeció a las y los presentes por su presencia: “Veo docentes que hicieron la causa de Malvinas propia y nos llevaron a los salones para que les contemos a los chicos nuestras historias. Veo alumnos de la Secundaria Nº 4 que compartimos viajes de egresados porque fui afortunado que me elijan como acompañante año tras año”.

- Advertisement -
Veteranos de Guerra de Malvinas presentes en la presentación del libro se llevaron un emocionante aplauso. Foto: Julieta Brancatto

La Causa Malvinas fue una política de Estado durante varios años. Sin embargo, no siempre fue así y en plena campaña electoral se puso en duda la soberanía sobre las islas con posibles plebiscitos a los isleños sobre su autodeterminación y elogios a Margaret Thatcher.

“Durante 10 años no se hablaba de Malvinas ni de los veteranos de Guerra. Era mala palabra. Muchos compañeros se suicidaron porque fueron olvidados por el Estado. Y el Estado nunca puede estar ausente. En estos últimos años se ha hablado con mala fe de Malvinas. Pero atrás de Malvinas hay 649 héroes que no podemos olvidar, hay más de 14 mil historias que no podemos olvidar”, sentenció.

Para cerrar recordó el día que volvió de las islas y el mensaje que se imponía: “No hables de Malvinas”. En su regreso del Regimiento 3 de Tablada contó que apoyó su cabeza en el hombre de su madre y no emitió una palabra: “Mi madre sabía que necesitaba ese silencio”. Luego charló con la familia de lo vivido: “Gracias a Dios pude hablar porque si no sabría si estoy acá. Muchos de nuestros compañeros no supieron volcar su historia ni con su familia”.

En el cierre, el hall central de la UNLu se llenó de aplausos para Quique y otros Veteranos de Guerra. Luego hubo un momento musical a cargo de Mario Tierno y Eduardo Cirillo, artistas del Departamento Cultura de la UNLu.

Dejanos tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!

ÚLTIMAS NOTICIAS

Ayudanos a sostener este proyecto autogestivo

Sumate a la Comunidad y participá todos los meses por regalos, entradas y descuentos.

Elegí el monto, ingresá los datos y listo!