Foto: Victoria Nordenstahl

El nuevo gobierno local afronta desafíos múltiples, en el corto plazo aparecen la atención de demandas urgentes. Ladran Sancho entrevista a Maria Eva Rey para conocer como será la asistencia al sector más golpeado por la crisis.

La nueva gestión ya empezó a caminar con una nueva estructura del Estado municipal. El diagnóstico que compartieron con la comunidad respecto a como encontraron el municipio tiene como denominador común “el abandono y la desidia”.

Entre los problemas que requieren una atención urgente, el área de Políticas Sociales, ahora llamada de “Desarrollo Humano” se destaca por la especificidad de tener que dar respuestas a la población más castigada.

El cambio de nombre se corresponde con una nueva concepción que el Frente de Todos quiere imprimir en el área que tiene como principal responsable a la licenciada en Trabajo Social María Eva Rey.


El área está conformada por cuatro direcciones (Abordaje Territorial y Asistencia Crítica; Niñez, Adolescencia y Juventud; Deportes; y Géneros y Diversidad) y dos sub direcciones (Discapacidad y Adultos Mayores).

“Le llamamos Desarrollo Humano porque queremos trascender el plano de la asistencia crítica y alimentaria. Aunque hoy estemos en una ciudad declarada en emergencia alimentaria entendemos que a mediano y largo plazo hay que empezar a pensar en cultura, salud, otras cuestiones que tienen que ver con el desarrollo humano” asegura desde un garage devenido en oficina que heredó de la anterior gestión en la calle Mariano Moreno.

Tanto en la gestión del gobierno nacional como el provincial se modificarán criterios y metodologías para la asistencia a la población más vulnerable. La Tarjeta Alimentaria ya se estrenó en el litoral y se espera que en pocas semanas se expanda hasta llegar también a Luján. “Vamos a tener un fuerte impacto, estimamos que a partir de febrero” anuncian desde Desarrollo Humano.

Desde el área que dirige Rey esperan empalmar medidas de asistencia con los estamentos superiores del Estado y ya avanzaron con reuniones y gestiones.

-Según el informe publicado recientemente encontraron el área en estado de abandono. ¿Cómo son estos primeros días de gestión sin recursos y con urgencias?

-Se encontró un grado de abandono y desidia muy alto. Cuando decimos que encontramos el depósito de mercadería totalmente vacío, o el CIC abandonado uno piensa que hay una decisión política de abandono. Tenemos una demanda muy grande desde el primer día hasta que logramos visibilizar las gestiones para la asistencia de diciembre. Al asumir ya teníamos compromisos adquiridos por la anterior gestión respecto de alimentos secos, alimentos frescos, agua, recarga de garrafas y viajes vinculados a tratamientos médicos y enfermedades crónicas. Esa es la asistencia más crítica que tenemos en esta Secretaría.

-Las organizaciones sociales cumplieron un rol importante en el último tiempo en materia de asistencia ¿Cómo piensan la relación con el sector?

-Las organizaciones sociales han sido quienes han contenido la crisis, sobre todo este último año donde nos encontramos en una ciudad que tuvo que declarar la emergencia alimentaria. Es una mirada y una perspectiva sumamente necesaria que surge de la asistencia en lugares donde el Estado no llegó. Por otra parte, la gestión anterior recibía mucha mercadería pero el reparto a los centros de atención alimentaría era muy dispar. Dependía de una relación arbitraria con unos y con otros. Nosotros vamos a tener una reunión con todo el sector para plantearles puntualmente lo que implica el trabajo de nuestra área. Las organizaciones sociales van a seguir teniendo vínculos con Ministerios nacionales y provinciales pero necesitamos reformular la asistencia a nivel local. Claramente la forma de entrega de mercadería tenemos que reverlas. Nos tenemos que sentar todos juntos.

-¿Hay datos estadísticos que permitan conocer en profundidad en qué situación estamos en Luján respecto a la inseguridad alimentaria?

-Desconocemos la totalidad de personas en situación de emergencia alimentaria porque no hay un registro oficial. Estimamos que cerca de 6 mil familias están en situación de inseguridad alimentaria. Acabo de estar con el director de entidades intermedias y solo tiene un comedor reconocido con personería jurídica. El resto está en un nivel muy alto de informalidad que demora otras cuestiones, por eso tenemos que mejorar esto. Por ejemplo, Cáritas está avisando que si no se presentan las personerías jurídicas van a dejar de asistir. Nos preocupa porque en esta situación de crisis, si falta asistencia entramos en una situación más compleja.

Maria Eva Rey, secretaria de Desarrollo Humano. Foto: Victoria Nordenstahl

-¿Cómo evalúan la metodología de asistencia de la anterior gestión?

-Cambiemos se abocó a la entrega de alimentos secos. Nosotros pensamos que no alcanza pero además a largo plazo es terriblemente contraproducente porque es cargar de hidratos de carbono a la gente. La idea es generar un nuevo programa de soberanía alimentaria articulado con Producción y poder trabajar con la economía popular. Que la gente pueda acceder a productos de Luján e ir generando una autonomía progresiva respecto a educación nutricional.

-En ese sentido, se firmó el decreto para implementar el Comité de Crisis que establece la Emergencia Alimentaria ¿Cuál va a ser el rol de este Comité?

-La principal tarea de esta Secretaría junto con el Comité de Crisis es poder realizar un diagnostico rápido, tener datos sobre la población que hay que salir a asistir ya y generar una política para eso. No vamos a poder transformar el sistema de entrega de alimentos en un mes, de aquí a marzo vamos a tener que seguir con el esquema que está pero tenemos que transitar el año transformándolo. Estimamos que a partir de febrero ya vamos a tener cambios.

-Respecto al equipo de trabajo del área, vienen de realizar diversos reclamos por las condiciones laborales ¿Habrá mejoras para les trabajadores?

-Cuando hablamos de abandono y desidia también hablamos del personal. Nos encontramos con una Secretaría con 175 personas de las cuales 50 estaban totalmente precarizadas, facturándole al municipio por menos de 20 mil pesos mensuales. Y tienen tareas fundamentales como el cuidado de niños en Casa de Abrigo. Entonces, un gran paso es que estas personas van a pasar a formar parte de la planta del municipio. Como una segunda cuestión, abordaremos las perspectivas de intervención; ya sabíamos que lo que guiaba la intervención profesional era un fuerte voluntarismo que se transformaban en iatrogénicas. Por eso vamos a mejorar las condiciones laborales y poner el ojo en capacitar para mejorar las perspectivas y las conducciones de esos espacios.

– ¿Qué implica la conducción de los espacios?

-La anterior gestión tenía coordinaciones que no existían formalmente. Con lo cual si pasa algo no hay responsabilidades administrativas ni legales. Hoy estamos tratando de que haya una persona responsable de cada programa con el reconocimiento que eso amerita, con la formalización de les trabajadores. Creo que la anterior gestión ha tenido suerte, porque con los niveles de informalidad que tenían en todos los ámbitos es raro que no hayan tenido otras consecuencias.

-Más allá de la urgencia que implica la asistencia alimentaria, el área comprende también el desarrollo de políticas de géneros y diversidad. ¿Cómo será el trabajo en esta área?

-Hay un cambio importante en la Dirección, desde que asumimos se llama Géneros y Diversidades. Este es un cambio cualitativo porque incorpora una perspectiva necesaria y que debería ser transversal a toda la gestión. Hasta el 11 de diciembre solo se atendían casos de violencia familiar, mujeres víctimas de violencia por parte de su pareja o ex pareja básicamente. Desde que asumimos se atienden casos de todo los tipos de violencia. Este es otro salto cualitativo. También se aprobó un protocolo contra la violencia de géneros en el ámbito municipal que presentamos antes de ser gestión y tiene que ver con la capacitación de todos los empleados y nos permite abordar situaciones hacia el interior del municipio.

-Continúan algunos programas que justamente fueron planteados por organizaciones feministas y se pudieron implementar en los últimos años

-Vamos a continuar con el dispositivo de Nuevas Masculinidades que es muy novedoso porque no hay muchos programas que aborden la otra cara de la violencia. Algo que pasa es que en seguida se piensan dispositivos para las mujeres pero a los hombres nadie los mira y los recursos deben estar puestos en las mujeres para acompañarlas, empoderarlas y generar autonomía pero también hay que pensar intervenciones para los hombres. NuMa es una forma de las tantas en las que tenemos que avanzar respecto a las masculinidades. Después está el programa para personas que van a tramitar la licencia de conducir, la capacitación es masiva.

-¿Concretamente al incorporar el concepto de diversidad qué implicancias tendrá en la gestión?

-Hay dos líneas claras que planteó el intendente, una tiene que ver con lo sanitario y otra con la inclusión laboral. Es necesario generar un dispositivo sanitario amigable para la población LGTBQ en el cual puedan acercarse, consultar. Todo lo que las instituciones le han negado como derecho. Pensamos en algo similar a lo que funciona en Chivilcoy desde hace muchos años. Y por otro lado, implementar la ordenanza que presentó la delegada de géneros de ATE, Vicky Cavilla.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí