Foto: Victoria Nordenstahl

Gabriela Pino llevó la denuncia al secretario general del STM al Concejo Deliberante. “Es por mi y por todas las afiliadas que decidí denunciar y no callar más” dijo ante los y las ediles.

Esta mañana, al comienzo de una nueva sesión ordinaria del Concejo Deliberante, Gabriela Pino pidió el acompañamiento del cuerpo por la denuncia, por violencia de género, que realizó al secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales, Santiago Vera.

Hace semanas, presentó la denuncia en la Subdirección de Políticas de Género y obtuvo una licencia a partir de la aplicación del Protocolo de Actuación ante Situaciones de Violencia de Género en el ámbito laboral municipal. La exposición también se realizó en la Comisaría de la Mujer.

Suman tres las denunciantes de Vera en el ámbito del municipio. La tercera, su secretaria adjunta, busca llegar a la Justicia y exponer por todos los medios posibles la situación que atraviesa desde hace meses y que recientemente se dio a conocer en público. A las pocas horas Pino obtuvo el acompañamiento de decenas de organizaciones que se expresaron mediante un comunicado que ratificaron en conferencia de prensa.

“El señor Vera hostiga a las compañeras para que abandonen el Sindicato y los lugares que nos ganamos democráticamente porque nos votaron los afiliados. Pero cuando expresamos una diferencia nos trata de locas y nos manda a nuestras casas” contextualizó esta mañana en el Concejo Deliberante.

Para la mujer que desde el año pasado se ganó la representatividad de sus pares en el STM en el cargo de secretaria adjunta, “la persona violenta siempre es violenta en el ámbito de su casa o de su trabajo. Cuando estábamos en campaña les dije que no íbamos a permitir que ninguna compañera fuera violentada. Y ahora vamos a llegar a la Justicia con nuestra verdad. Es por mi y por todas las afiliadas que decidí denunciar y no callar más”

Finalmente reconoció que “en los sindicatos muchas cosas se ocultan, pero esto no va a ser así” afirmó y pidió el acompañamiento del cuerpo deliberativo ante una denuncia que debe tomar dominio y compromiso público.

En el HCD, reinó el silencio. Los y las ediles continuaron con el tratamiento del temario y Pino se retiró sin respuestas. El aguante, lo tiene con las muchachas de diversos partidos, la asamblea feminista y demás espacios que públicamente asumieron acompañarla.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí