Foto: Victoria Nordenstahl

La movilización encabezada por las jóvenes estudiantes de la Escuela de Arte buscó activar un reclamo que data de muchos meses. Pidieron en Fiscalía que se atiendan las 6 denuncias por acoso y agresiones de un estudiante.

Con todos los mecanismos institucionales agotados, estudiantes de la Escuela de Arte Pipo Ferrari de Luján decidieron autoconvocarse esta mañana y movilizarse a Fiscalía para exigir que se atiendan las seis denuncias que realizaron contra otro estudiante por acoso y violencia.

El asunto tiene su historia y sus vaivenes. Las primeras denuncias datan de 2017 pero en el relato de las primeras mujeres que se animan a describir el acoso sufrido los hechos refieren al menos a 2015. En las redes sociales, varias mujeres difundieron los mensajes que recibieron del denunciado para exponer las amenazas.

El denunciado, fue suspendido por la Dirección de la Escuela a mediados de 2018 pero al reincorporarse continuaron los hostigamientos a las jóvenes de la Escuela y se agravaron los episodios llegando a los golpes en varias ocasiones.

Cada hecho de violencia tiene su denuncia radicada en Comisaría y Fiscalía, lo saben en la Dirección de la Escuela y las autoridades del Consejo Escolar. También en Jefatura Distrital que es a donde apunta la comunidad educativa movilizada pidiendo garantías para realizar la cursada de forma segura. Sin embargo la situación se complica cada vez más y las incomodidades de muchas estudiantes han producido varias deserciones según señalan desde la Escuela.

Por eso, esta mañana, pasadas las 11 hs y tras autoconvocarse en la institución, unas 50 personas decidieron exigir en Fiscalía que se de curso a las denuncias. «De las seis denuncias, varias fueron reiteradas por las personas que sufrieron acosos e incluso por la Dirección» comentó una joven de la Escuela.

En la sede judicial pidieron conocer en qué estado se encuentra la causa y las múltiples denuncias. Una de las personas que ingresó a las oficinas de Mitre fue agredido recientemente en la zona de la terminal por el denunciado. Allí confirmaron a través de secretaría que las denuncias fueron elevadas a juicio y que el denunciado también realizó exposiciones en el ámbito de la Justicia.

La comunidad organizada de la Escuela de Arte continuará exigiendo garantías para la seguridad de estudiantes y queda a la espera de que la Justicia avance con celeridad para evaluar los pasos a seguir.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí