junio 14, 2024
19.2 C
Luján

“Dejando Huellas”: veterinarios de Luján y estudiantes estadounidenses unen fuerzas en el Chaco Salteño

Liderados por la lujanense Valeria Dono, Ricardo Videla y Cristina Roseto, el proyecto busca mejorar la salud animal y la calidad de vida en comunidades rurales vulnerables.

Un grupo de veterinarios argentinos, liderados por la Valeria Dono, dueña de una veterinaria en Pueblo Nuevo; Ricardo Videla, residente de Bariloche luego de vivir algunos años en Luján; y Cristina Roseto, vecina de las zonas rurales del norte argentino, se ha unido a estudiantes de último año de veterinaria de los Estados Unidos para brindar asistencia a los animales de las comunidades rurales y vulnerables del Chaco Salteño y alrededores.

El proyecto conocido como “Dejando huellas”, busca mejorar no solo la salud animal, sino también la calidad de vida de las personas en estas comunidades. Roseto es la única veterinaria en la región y al culminar sus estudios, decidió regresar a su pueblo para cumplir múltiples roles.

“Cristina es admirable y tiene un corazón sensible y generoso. Los perros tienen un sexto sentido para estas cualidades así que los que la conocen se alegran al verla”, comentó Valeria, resaltando su dedicación no solo a los animales, sino también a la comunidad a través de la educación y la asistencia en la agricultura familiar.

Valeria y Ricardo iniciaron este proyecto tras recorrer el norte del país en 2019 para identificar las necesidades locales. “La sanidad de las personas va de la mano de la sanidad animal, por lo que esperamos tener un impacto positivo en las personas también”, afirmó Valeria.

- Advertisement -
Equipo de trabajo del 2022
Equipo de trabajo del 2022

Ricardo, quien se especializó en la Universidad de Tennessee, Estados Unidos, destacó la importancia de este intercambio cultural: “Queríamos crear un programa nuevo de servicios veterinarios para comunidades rurales en situación de vulnerabilidad sin costo alguno. Este proyecto es muy lindo porque los anima a confiar en lo que saben y poder estar en contacto con las personas compañeras de los animales”.

Con fondos obtenidos de una beca semilla otorgada por la universidad estadounidense donde trabajó Ricardo, que sólo financió el primer año del proyecto, el equipo recorrió el norte del país para identificar necesidades y planificar su intervención.

En 2021, a pesar de las dificultades impuestas por la pandemia, realizaron su primer viaje de trabajo. “Fue muy desafiante… Nos encantó”, recordó Ricardo. En 2022, el equipo creció, incorporando a seis estudiantes estadounidenses, cada uno especializado en áreas diferentes. “La idea de este proyecto no era solamente ayudar a los animales con cirugías, vacunaciones y tratamientos antiparasitarios, sino también poder hacer algo por las personas que viven en esas comunidades vulnerables”, añadió Valeria.

“El costo de los insumos de este año es el triple del año pasado”, lamentó Ricardo. A pesar de los desafíos financieros, el equipo ha logrado continuar gracias a donaciones y la colaboración de estudiantes estadounidenses, quienes reciben créditos académicos por su participación y pagan una cuota para ser parte del equipo, la cual se usa para comprar elementos necesarios.

“Los estudiantes que vienen de Estados Unidos son estudiantes del último año de la carrera de veterinaria de allá y vienen acá como si fuera un curso de la universidad, una pasantía”, mencionó Ricardo.

Valeria y Ricardo operando (2022)
Valeria y Ricardo operando (2022)

El impacto de “Dejando huellas” va más allá de la medicina veterinaria. El proyecto les ha permitido a los veterinarios y estudiantes aprender sobre las culturas locales y establecer vínculos profundos con las comunidades. “La veterinaria es una excusa, es una forma de cambiar cultura muy linda, ese cambio cultural es hermoso”, expresó Ricardo.

- Advertisement -

Una de las experiencias más impactantes fue cuando lograron salvar a una perrita que había entrado en paro durante una cirugía. “Eso me lo acuerdo mucho porque lo último que queremos como veterinarios es perder un paciente”, dijo Ricardo. Esta y muchas otras experiencias fortalecen el compromiso del equipo con la misión.

En el próximo viaje, programado para el 22 de junio de 2024, el equipo continuará su misión de brindar asistencia médica y educación, dejando una huella positiva en las comunidades. Este proyecto es un testimonio de la solidaridad y del impacto que pueden tener las personas cuando se unen por una causa común.

Si querés colaborar con el proyecto “Dejando huellas” reciben donaciones en el alias: huellas.salud.

Aylen Lemos
Aylen Lemos
Community manager y estudiante de Lic. en Comunicación Social

1 COMENTARIO

Dejanos tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí
Captcha verification failed!
La puntuación de usuario de captcha falló. ¡por favor contáctenos!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

spot_img

ÚLTIMAS NOTICIAS

Ayudanos a sostener este proyecto autogestivo

Sumate a la Comunidad y participá todos los meses por regalos, entradas y descuentos.

Elegí el monto, ingresá los datos y listo!