De la informalidad al trabajo digno: una alternativa para quienes trabajaban en el basural

La mayoría de les trabajadores de la cooperativa Usina Eco vienen de ganarse el mango en el basural. Hoy su realidad cambió y nos cuentan sus experiencias.

Desde hace décadas cientos de familias viven del mango que pueden juntar vendiendo materiales que recuperan del basural municipal.

Hace dos años una cooperativa de trabajo les brinda una alternativa con el reciclado y la economía circular, garantizando sueldos y condiciones de laburo dignas.

Del total de personas que forman parte de Usina Eco, el 70% vienen de trabajar en el basural. Hoy realizan sus tareas en un ámbito formal, con seguridad laboral y pudieron salir adelante gracias al trabajo colectivo.

Carlos, Cristian y Rocío tienen un pasado y un presente común: trabajaron en el basural y hoy lo hacen en un ámbito cooperativo, con un trabajo muy diferente al que les dio su sustento durante años.

Luego de conocer la historia de Axel y Johana, visitamos las instalaciones de Usina Eco para conocer como cambió su vida tras sumarse a trabajar en la cooperativa.

Carlos tiene 26 años y desde muy chico estuvo en el basural. Vive en el Barrio Villa María y conoció a Usina Eco gracias a un amigo. Por ese vínculo, un día entregó un curriculum, lo llamaron y pudo ingresar.

«La mayor parte de mi vida laburé en el basural. Cuando podía zafar hacía alguna changa. Trabajé desde los 12 años. Es laburo fuerte. Pasas frío, calor, barro, mugre, riesgos, de todo un poco, pero por lo menos llevaba plata para mi casa».

El trabajo cooperativo le dio derechos y lo sacó de la informalidad: «Acá estoy tranquilo, sin riesgos. Tenemos mucha protección, es algo totalmente diferente. En la quema corría atrás de los camiones. Llovía dos días fuerte y una semana no veíamos un mango, acá estamos bajo techo, no te embarrás, no te mojás».

«Los días que no trabajábamos, no teníamos plata ni para comer».

Cristian tiene 20 años y toda su familia trabajó en el basural. Foto: Mariano Gómez.

Cristian tiene 20 años y encontró la moneda en el basural desde los 15. Hoy trabaja en la cooperativa junto a sus hermanos y su madre: «Era bastante difícil. Allá te cortabas, te lastimabas y si no ibas, no tenías como sustentarte. Acá si te llega a pasar algo, te cubren los días».

La vida laboral de les trabajadores informales está atravesada por lo imprevisto y la incertidumbre: «Trabajábamos muchas horas. A las 5 de la mañana teníamos que salir y volvíamos a las 4 de la tarde. Cuando íbamos de noche llegábamos a las 2 de la tarde y hasta las madrugada no volvía a mi casa. Ahora estoy mucho mejor, me estoy haciendo mi casa y estoy muy contento», comenta Cristian.

Rocío tiene 20 años, laburó en La Quema desde muy piba y Usina Eco le cambió la vida. Foto: Mariano Gómez.

Rocío tiene 20 años, y es madre de una niña de 3, vive en el barrio San Fermín y entró a trabajar a Usina Eco hace siete meses. Desde muy chica iba al basural a recuperar ropa para luego vender en la feria del barrio.

«Yo iba los sábados y domingos al basural, que se juntaban mujeres. Buscábamos ropa, la lavábamos y hacíamos feria. La gente de mi barrio va casi toda a ganarse el plato de comida al basural».

«En mi casa tenía piso de tierra y desde que entré acá puse los cerámicos, me pude hacer mi baño»

El trabajo en la cooperativa la sacó de la informalidad y la reconoció como trabajadora: «Usina me cambió la vida, porque antes solo me ganaba el plato de comida en el basural. En mi casa tenía piso de tierra y desde que entré acá puse los cerámicos, me pude hacer mi baño. Estoy súper contenta y le agradezco a Usina Eco, porque gracias a esta posibilidad pude salir adelante», remarca orgullosa Rocío.

Trabajar en un ámbito cooperativo, sin patrón y junto a  compañeros y compañeras refuerza los cimientos de un proyecto que no para de crecer.

«Acá somos un equipo, nos ayudamos entre todos. Se labura limpio, nos dan apoyo, tenemos baño, tenemos descanso y paramos para desayunar», concluye Rocío dándole un valor más que especial a las condiciones mínimas que deberían ser una realidad cotidiana para todos y todas.

spot_img
<
spot_img

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

En las redes

4,842FansMe gusta
4,232SeguidoresSeguir
782SeguidoresSeguir
1,034SeguidoresSeguir
166SuscriptoresSuscribirte

¿Querés recibir una selección de noticias en tu correo una vez por día?

Gracias! 

Si no ves los correos en tu bandeja de entrada revisá tu carpeta de correo no deseado y agreganos a tu lista de contactos.