Caravanserai cumple seis años de música autogestionada y lo compartirá en una noche con varias presentaciones este sábado. Como anticipo un recorrido de estos años en la voz de sus protagonistas.

“Los temas que elegimos expresan melancolía y alegría al mismo tiempo y, como surgen de la expresión de la diversidad cultural y de la trashumancia, como en el caso de judíos y gitanos, resultan muy llamativo, interpelan desde lo emotivo, estableciendo una dialéctica entre lo cercano y conocido y lo lejano y exótico”. Así, evidencia Caravanserai la identidad de un repertorio trabajado a lo largo de todos estos años.

La celebración en el grupo nace de la profundidad de sus sonoridades que combina músicas populares que tienen su raíz en diferentes géneros y estilos originarios de diversas partes del mundo a través de los migrantes de los últimos dos siglos.

Al llegar a su sexto aniversario, el grupo festejará en el Hotel de La Paz con el ritmo que lo caracteriza y una doble función. Una ocasión muy especial para los músicos porque posibilitará el reencuentro con el público que los acompaña de manera incondicional durante estos años y al mismo tiempo la unión con quienes los conocen desde hace poco.

Foto: Inti Castellanos
Foto: Inti Castellanos
Foto: Inti Castellanos

Una primera cita a partir de las 21:00, propone una cena con el disfrute de la presentación del grupo y algunas de sus canciones. La segunda estará destinada al baile. Con la entrada de la primera función, que tiene un valor de $150, anticipada y cupos limitados, se puede acceder también a la segunda.

Caravanserai explora la diversidad tímbrica con instrumentos que representan diferentes tradiciones musicales, que varían de acuerdo a los temas que integran su repertorio y por lo tanto sin una formación instrumental fija.

Esas sonoridades no conforman una búsqueda sino que son los temas que los encuentran. “Cuando a alguno le gusta algún tema en particular, lo comparte al resto, y si todos están de acuerdo, pasa a formar parte del repertorio”.

Aunque varios de las y los músicos tienen descendencia de Europa del Este, de eslovenos, polacos, y eslovacos, el grupo no encuentra en ese rasgo el motivo de su surgimiento, al menos desde lo consciente. Su unión está marcada por el encuentro y la coincidencia en los gustos musicales. “O tal vez nos conocíamos desde mucho antes, de alguna vida pasada, y nos volvimos a encontrar”.

Foto: Matías Siricman

Su formación actual está conformada por Carolina Vogel en voz, dohola, derbake, reqq, zaggats, castañuelas y violoncello; Natalia Bitenc en voz, flauta traversa y clarinete; Franco Sendín en armónica, trompeta, guitarra y voz; Javier Acosta en saxo; Mariano Nieves en trompeta, eufonio y percusión; Franco Russo en guitarra y percusión; Juan Ignacio Blanco en bajo; y Luciano Dawidiuk en derbake, dohola, viola y percusión.

Su repertorio comprende tanto temas instrumentales balcánicos, gitanos y klezmer, como también cantados en diferentes lenguas, tales como el romaní, el serbio, el rumano, el turco y el griego, y son acompañados en ocasiones por la danza.

La diversidad de los temas se identifica en sus instrumentos, representativos de diferentes tradiciones musicales, como el dohola, el derbake, el reqq, los zaggats, las castañuelas, la flauta traversa, el clarinete, el saxo, la armónica, la trompeta, el eufonio, la viola, la guitarra y el bajo.

Foto: Matías Siricman

Los seis años guardan en su camino un recorrido por diferentes ciudades y espacios diversos, como plazas y calles, centros culturales, escuelas y universidades (UNLu, UBA y UNGS), bares, restaurantes o radios.

En la provincia de Buenos Aires, además de nuestra ciudad, han participado en diversas ocasiones en Mercedes, Campana, Zárate, Baradero, Escobar, Tandil, La Plata, Ayacucho, Rojas, Tigre, Ingeniero Maschwitz, Mar del Plata, Capital Federal y gran parte del Conurbano Bonaerense.

La música balcánica también los llevó hasta San Luis, Santa Fe y Córdoba, en el que han recorrido casi todos los pueblos del Valle de Traslasierra cada mes de enero ininterrumpidamente desde 2014 a 2018, además de Villa de Soto, San Marcos Sierras y Ciudad de Córdoba.

Ese tiempo también guarda la presentación en abril de 2016, en el Hotel de la Paz, de “Caravanserai”, el primer disco grabado en los estudios AD de Achi Deuz y Bonzo de Juan Ambiela. “El trabajo fue arduo, porque somos muchos y con mayoría de instrumentos acústicos, además de que era la primera vez que encarábamos algo así. Pero por otra parte significó todo un aprendizaje”.

Foto: Matías Siricman

El grupo también ha participado en festivales realizados en defensa de la educación pública, contando con docentes entre sus integrantes, y de ese modo articulan, no desde lo discursivo sino desde lo musical, las luchas que se dan en el contexto actual.

“El hecho mismo de sostener un proyecto colectivo, desde una lógica de acción democrática, basada en el diálogo y el respeto mutuo, no eliminando el conflicto sino construyendo a partir de él, implica para nosotros un posicionamiento político. Al mismo tiempo, al no condicionar la experiencia musical ante lo discursivo, también proponemos una articulación de lo político con lo estético. Es decir, dejamos que la música hable por sí misma y tratamos de favorecer momentos en los que tanto nosotros como el público podamos expresarnos con libertad, pero también construir y compartir colectivamente la experiencia del goce estético” explican los músicos.

Luego de la noche de celebración, el grupo se presentará por segunda vez en Rojas, partido de la provincia de Buenos Aires. Durante diciembre, continuarán con sus habituales ensayos y dedicarán parte del tiempo a continuar con la grabación del segundo disco. El próximo año, los encontrará desde enero en el valle de Traslasierra, en provincia de Córdoba, presentándose por sexto año consecutivo en la región. Felices seis años y por muchos más.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre