Foto: Julieta Brancatto

El final de obra en El Ombú para que familias accedan a la vivienda está cerca. En el grupo de trabajo cooperativo hay emociones encontradas, la alegría de entregar las casas y la preocupación por la continuidad de las fuentes laborales. «Confiamos en que vamos a salir adelante, pero estamos en el peor momento de la crisis», caracterizó el momento Marcelo Medina del MTE – UTEP.

En el Ombú, las once casas que construye la Cooperativa Vencedores Vencidos (MTE) ya cuentan con las aperturas colocadas y el reboque terminado. «Estamos en la etapa final de obra con la colocación de los pisos, cerámicos, cableado eléctrico y el cielo raso», cuentan desde Pueblo Nuevo cortando el ritmo cotidiano de la obra.

Los muchachos encaran la última etapa de la obra que permitirá acceder a la tierra y a la vivienda a las familias que la pelearon desde 2014 resistiendo intentos de desalojo y las demandas penales realizadas por el municipio a fines de la primer gestión de Oscar Luciani.

Con el trabajo realizado en Villa del Parque, y recientemente en Olivera para la relocalización de familias inundadas, el Movimiento de Trabajadores Excluidos sumará 107 viviendas a su historial en la construcción y aparecen las emociones encontradas. Por un lado, la alegría de entregar las viviendas a las familias que la lucharon, por otro, la preocupación por la continuidad de la fuente de laburo y los retrasos en los pagos que recaen en el municipio.


Marcelo Medina, albañil y referente del MTE – UTEP, explica que «lamentablemente el avance nuestro no es acompañado en el pago a los compañeros. Viene todo muy demorado. Esperemos que el gobierno nos de una mano con esto porque nosotros cumplimos el trabajo y vamos a cerrar la obra unos tres meses antes de lo estipulado. Eso sucede gracias con la buena organización de las tareas y con un equipo que está metiendo mucha cabeza para que todo se haga lo mejor posible».

La Cooperativa Vencedores Vencidos lleva al día los certificados de avance de obra. El avance de los laburantes se registra con el acta N°8 auditada pero apenas cobraron en mano por el tercer certificado. Varios meses de gestiones enredadas entre los gobiernos salientes y entrantes, y en los estamentos locales y nacionales. «Necesitamos que el gobierno destrabe los pagos de esta obra que se hizo para familias con niños y niñas que no la están pasando muy bien», insiste Medina.

Marcelo Medina, referente del MTE – UTEP y laburante en las obras de Villa del Parque, Olivera y El Ombú.

Al finalizar la obra en Olivera Vencedores Vencidos realizó trabajos menores de albañilería para bancar el inicio de esta obra en El Ombú. «Tuvimos que hacer malabares unos cuantos meses», metaforiza Marcelo. «Es muy difícil nuestra situación como Cooperativa porque no queremos perder ninguna fuente de laburo, entonces estuvimos haciendo trabajados con el doble del personal necesario para que no dejar a nadie a fuera», recuerda.

Ahora, la expectativa está puesta en una promesa que realizó Luciani en sus últimos meses como intendente y renovó Boto al asumir, la obra de Santa Marta para relocalizar a 202 familias inundadas. Saliente y entrante, vieron en la cooperativa del MTE el empuje para finalizar la obra y mostraron buena voluntad pero «todavía no hay nada concreto. Nos propusimos para hacerlo, la comisión de relocalización también quiere que nosotros lo hagamos pero solo tenemos cosas de palabras, nada concreto y eso nos preocupa».

Vencedores Vencidos se compone de 30 laburantes que mientras levantan las viviendas, empujan para que se actualicen los pagos por los trabajos realizados y se genere la oportunidad de tomar nuevos laburos para «que nadie se quede afuera».

Marcelo Medina caracteriza el momento económico en tiempos post macristas: «Es muy crítico. Estamos en el peor momento de la crisis», y no disimula su preocupación cuando se refiere a sus compañeros. «Queremos que esto salga adelante, confiamos en este gobierno pero necesitamos un poco más de voluntad porque la situación es muy compleja porque peligran puestos de trabajo».

El equipo de laburo levanta las banderas de la Economía Popular con las consignas de Tierra, Techo y Trabajo. Empujan para que el gobierno gestione la salida con los ojos puestos en Santa Marta y los pagos atrasados a poco de cambiar la realidad de otras once familias lujanenses que están muy cerca de acceder por primera vez a una vivienda propia.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí