Cristian, el pastor que quiere llegar al Concejo Deliberante de Luján

Integra el espacio Somos Luján que se referencia con el ex legislador Juan Carlos Juárez. En esta nota charló sobre su vocación política, la religión y las repercusiones de la serie "El Reino".

Es Licenciado en Administración Pública y pastor evangélico. Creció en el barrio Parque Esperanza vinculado a la fe y a la ayuda social. Durante 14 años participó de la iglesia que su propio padre construyó en el barrio Santa Marta, y desde hace cuatro comenzó a predicar junto a su familia.

La primera institución barrial que le abrió las puertas a Cristian Alberti fue la Sociedad de Fomento del barrio Villa del Parque a través de Luciano Santander, quien más tarde también le abriría las puertas de la política partidaria.

«La Iglesia de los Miles» comenzó en Villa del Parque, y se replicó en Pueblo Nuevo. A fines de 2019 sumó encuentros en un salón de eventos que alquilaba y debido a la pandemia tuvo que cerrar.

En su aventura para abrirse camino en el mundo de la fe, Cristian resalta que dio con «gente cerrada» que no les abría las puertas para alquilarle un espacio donde realizar las celebraciones. «Nos decían que para eventos religiosos o políticos no alquilaban el salón y después veías que subían a las redes que algún político había hecho una actividad».

Su primer acercamiento a la ayuda social fue en «un merendero donde venían 40, 50 chicos todos los días. Se compartía una pequeña enseñanza bíblica, pero en realidad los chicos venían por una taza de leche y un pedazo de bizcochuelo».

Desde chico le gustó el debate político y se miraba todos los programas de televisión para seguir la rosca. «Nunca tuve un conocido que me abra el camino para involucrarme. Cuando lo conocí a Luciano se abrió ese canal».

-¿Cómo das el salto a la política partidaria? 

-Desde la Sociedad de Fomento de Villa del Parque, Luciano Santander, quien participaba ahí y en Somos Luján, me invitó a participar con Juan Carlos Juárez de un espacio vecinal que nos represente por fuera de Juntos por el Cambio y el Frente de Todos.

-¿Cómo llegaste a ser precandidato a concejal? 

-En 2019 contribuí a armar ese espacio. Con gente nuestra aportamos avales. En ese entonces, me ofrecieron la candidatura, pero preferí ser respetuoso de otra gente que venía militando desde hacía mucho tiempo. Este año, hicimos una especie de elección interna para ver quienes éramos los candidatos y ahí aparecí en el radar. Luego se hicieron alianzas con otros espacios, pero mantuve el lugar en la lista.

Cristian cree que su vínculo con la realidad social desde la iglesia le permite conocerla en profundidad. «Quiero ayudar a que las cosas mejoren». Y agrega que siempre pensó hay que involucrarse. Insiste con que «si miramos desde afuera de la tribuna no sirve, hay que juntarse adentro de la cancha y tomar decisiones».

Tras confirmarse su precandidatura la reacción de la comunidad religiosa fue buena. «No solo la gente nuestra, sino gente que estuve visitando y me dio su apoyo». Cree que es necesario ser íntegro a la hora de hacer política: «No somos perfectos, no somos Dios, pero tenemos valores y hay cosas en las que no vamos a ceder», señala.

-¿Cómo describís la relación entre tu trabajo en la iglesia con tu precandidatura? 

– El nombre de mi Iglesia es «La Iglesia de los Miles», entonces esta iglesia es de todos, de todas y, como dicen ahora, de todes. La iglesia tiene las puertas abiertas para recibir todo el mundo, y también para irse. Lo que yo predico no tiene que ver con una religión, sino con una relación con Dios.

-¿Cuál es tu análisis de la gestión actual? 

-Se están haciendo cosas pero no hay prioridades. Tenemos que ocuparnos de que la gente tenga un plato de comida, educación y salud. En el hospital no hay un mamógrafo. El Estado no está garantizando ese derecho por ejemplo.

-¿Qué políticas públicas vas a impulsar en Luján si llegás a ser concejal? 

– Me gustaría centrarme en los temas de salud. Soy Licenciado en Administración, y trabajé en muchas instituciones y conozco el tema. Quiero aportar para mejorar el hospital y en los centros de primera atención. Habría que hacer foco en Centros de Urgencias en la Colonia Cabred y Montes de Oca para que Open Door y Torres tengan hasta terapia intensiva media.

En pleno debate por la interrupción voluntaria del embarazo, las organizaciones evangélicas halideraron multitudinarias manifestaciones para oponerse. Y el mismo sector junto a la Iglesia Católica son quienes más se oponen a la implementación de la Ley Educación Sexual Integral (ESI) en escuelas.

-¿Cuál es tu posición sobre la ESI?

-En cuanto a la Educación Sexual Integral en primer término creo que la base es la familia. Son los padres, abuelos, tíos, tutores los que deben guiar, educar e informar a los niños a su temprana edad de como cuidarse, defenderse y/o autopercibirse. Todo desde el ámbito del amor.

-¿Y cuál es el rol de la escuela en esa enseñanza? 

-La sociedad se ha ido desligando de este tipo de responsabilidad, y entonces recae sobre las instituciones. Aun así creo que un niño de temprana edad carece de la madurez necesaria como para asimilar conceptos tan controversiales. La escuela secundaria creo sería el ámbito más apropiado, aunque aún así habría que ver que tipo de información se brinda porque podemos afectar para bien o para mal a una persona.

-¿Y cuál es tu mirada sobre la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo?

-Creo que cada persona es responsable de decidir lo que quiere o no para su vida. Con mi esposa nos tocó pasar por una situación de perder un embarazo y lo vivimos como algo triste y traumático porque hubiéramos deseado que naciera. Pero no soy quien para señalar, juzgar o criticar a nadie sobre su posición sobre este tema. Creo que ningún ser humano puede imponer a nadie un pensamiento o ideología porque nadie es dueño de nadie; debemos aprender a vivir en sociedad como seres libres, pensantes, y entendiendo que aunque tengamos opiniones disímiles sobre un tema, aún así debemos promover el respeto mutuo.

Entre política y religión, Cristian se da un tiempo para la ficción. La serie «El Reino» despertó cataratas de críticas de las asociaciones evangélicas, sin embargo Cristian asegura que hay que verle el lado positivo: «Lo tomo como una ficción. Nos da fama y la gente que realmente esta interesada se va a interiorizar y va a descubrir cuál es la realidad y no lo que se ve en la pantalla«.

También cuenta que vio reflejada una apuesta personal en el primer capítulo. «Cuando el pastor Emilio (Diego Peretti) entra a un estadio. Yo quiero tener un microestadio así en Luján, no solo para usarlo como sede de la iglesia sino en donde todos los deportistas puedan ir. Quiero que sea de abierto al público», sueña.

-¿Qué análisis podes hacer de la serie? 

-Uno sabe que lo que genera controversia es lo que le genera interés a la gente. Entiendo el enojo de algunos pastores, porque la serie descarrila con lo que muestra y mancha a la iglesia, pero no me preocupa porque siempre han querido estigmatizar y solo queda en una ficción. Ni siquiera se parece a una iglesia de las nuestras, no es una iglesia de los pastores cristianos.

Cristian reconoce que «en todos lados hay cosas malas, uno ha visto en la tele ya sea católicos, evangélicos, o en lo que fuera cosas malas y no se puede poner las manos en el fuego por todo el mundo».

-¿Por qué crees que se da una mayor participación en las listas electorales de pastores cristianos evangélicos y no de otras religiones? 

-Uno es un ser humano, una persona común y corriente, es parte de la sociedad y participa en los diferentes ámbitos. Quien está al frente de una iglesia es un ser humano y uno se involucra para transformar la realidad. Hoy se está dando una revolución en la política de gente que cree en Dios y se cansó de estar sentada y de ver que en vez de mejorar nos va peor.

Como es recurrente en el sentido común, el pastor afirma que no tiene ideología y que eso lo hace auténtico. «Mi compromiso en primero conmigo, después con mi familia y después con la gente. No con las ideologías». Cuando su hija se enteró de su paso a la política partidaria se alegró porque su papá iba a seguir ayudante a la gente. «Mi ideología es la solidaridad» lanza antes de despedirse.

En los últimos años muchos pastores e iglesias evangélicas han decidido dar el salto al plano político institucional y mediático, a través de la participación en elecciones, la movilización callejera y el despliegue de campañas masivas. La representación política de los evangélicos ha sido, por lo general, escasa y limitada a individualidades específicas. Tanto en política como en religión existen matices, distintas intenciones, y una gran heterogeneidad.

Lo más leído en Ladran Sancho

Muraleada por la inclusión

Abren una convocatoria a artistas y estudiantes de artes para intervenir la fachada de la Subdirección de Discapacidad junto al pintor Claudio Roncoli. 

Más noticias en Ladran Sancho

¡Yo te sigo a todas partes! Vuelve el publico del ascenso a la tribuna

La medida fue anunciada por la ministra de Salud y desde Flandria y Luján ya preparan los detalles para el retorno. Conoce quienes podrán volver a alentar.

“Un año presa sin pruebas por denunciar un abuso sexual grupal”

El 23 de septiembre del 2020 Nancy Montiel fue detenida de forma irregular por la DDI y aún está presa sin condena firme en Los Hornos. El presidente del Tribunal a cargo, Eduardo Losada, le negó la prisión domiciliaria que había solicitado la defensa por ser mamá y responsable de una niña con discapacidad. 

Parte oficial: se confirmaron cuatro casos positivos de covid

Mientras los contagios continúan en números muy bajos, la cantidad de vacunas aplicadas supera las 156.750 dosis en Luján.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

¿Querés recibir una selección de noticias en tu correo una vez por día?

Gracias! 

Si no ves los correos en tu bandeja de entrada revisá tu carpeta de correo no deseado y agreganos a tu lista de contactos.