Continúan las desvinculaciones en el programa provincial para que niños y niñas se arrimen a la música. Tras descartar al director de Parque Laza ahora la ligó el profe de flauta Oscar Romano.

El programa que nació para integrar a miles de pibes y pibas del país a las formaciones musicales en centenares de municipios acumula mala tras mala. A comienzos de 2016 empezaron los retrasos en cobros que en más de una oportunidad acumularon hasta seis meses sin cobros, más tarde pasó de la órbita del Estado nacional al provincial y finalmente a comienzos de este 2019 se empezaron a conocer las bajas en varios equipos mientras otros pasaban a planta temporaria o renovaban sus contratos, sin criterios claros.

En ese contexto el director del programa en el barrio Parque Laza de Luján y Bicentenario en General Rodriguez fue desvinculado. Los motivos argumentados fueron por “quejas de padres” aunque Santiago Mastronardi goce de buena reputación en las familias de sus alumnos y en la comunidad en general.
Las bajas en Parque Laza continúan pese a los reclamos de las familias.

Recientemente se sumó al listado del recorte profe de flauta traversa Oscar Romano quien también ejercía en barrio Ameghino.

Romano contó que la semana pasada fue convocado por autoridades del programa y allí “ Me comunicaron la no renovación de mi contrato anual a la función que vengo desempeñando desde la fundación del Programa en 2011, por motivos que fui refutando puntualmente: Obstaculización al desarrollo del Programa, reportes de mal desempeño en mis funciones por parte de madres de mis alumnos, reporte de mal desempeño pedagógico, incumplimientos en la carga horaria contractual”.

Del mismo modo que al director Mastronardi, desde la cúpula de Coros y Orquestas desconocen los meses de trabajo sin pagos que sostuvieron los artistas y docentes. Del mismo modo que la iniciativa de participar en eventos o de manifestarse a la defensa del programa cuando amenzaba el cierre o el abandono.

En ese sentido, el profe Romano planteó en una comunicación dirigida a las familias que “me despedí lamentando no poder continuar una actividad que me entusiasmó y retribuyó más con la alegría y emoción de los chicos y chicas haciendo música que con los pagos mensuales puntuales o atrasados”.

El misiva de carácter público, el docente finaliza remarcado que “mi situación parece ser similar a la de otros docentes: desvinculación al Programa por el mismo listado de motivos, sin especificaciones ni pruebas. Agradezco desde ya recomendaciones de acciones legales, en caso de corresponder, y la divulgación por todos los medios para revertir la situación de todos los afectados”.

Mientras avanza el recorte y los despidos sin causas desde abajo las familias de niños y niñas que asisten al programa salen a bancar a los profes. Bajo el hashtag #yotebancomastronardi se agruparon los mensajes de defensores y defensoras del maestro, y en grupos de WhatsApp se plantean diferentes opciones de repudio y exigencias hacia la Provincia para que reincorporen a los docentes.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí