Fanáticos y fanáticas del Club Luján padecen la década vaciada porque las tribunas sin visitantes fueron y son las postales en las categorías del ascenso desde hace años. Pero, en la Copa Argentina la cosa es diferente, por lo que las y los hinchas protagonizaron en rodeo ajeno: armaron sus viajes de modo autogestionado, le pusieron color a la tarde juninense y se volvieron con un triunfo histórico.

La caravana partió rumbo al Estadio Eva Perón de Sarmiento de Junín con muchísima expectativa. Unos cuantos bondis escolares repletos de hinchas, seguido de camionetas y una cola de autos de escolta, enfiló por la ruta 7 en camino a alentar al equipo de la Basílica.

De los más destacable que arroja el folklore del hincha y que permite la Copa Argentina.  Algo que se extraña en el fútbol argentino como lo es ni más ni menos que el público visitante. Banderas rojas y blancas, pirotecnia, bombos, trompetas y todo el calor que le metieron los hinchas del Lujanero que llegaron en multitud y coparon Junín. Más de dos mil personas alentaron al equipo en un partido que llegó como punto y se fue con el pecho inflado.

Permisos laborales, alguno que acusó una dolencia para zafar y se escapó al Eva Perón y gente que decidió partir tempranamente y aprovechar el fin de semana fuera de Luján a la espera de la presentación del equipo de Campodónico.

«Me organicé en dos trabajos para poder venir a verlo y es la primera vez que puedo alentarlo de visitante, es una alegría enorme», largó uno en la popular. «Nos cayó franco en el laburo y vino al pelo, desde que no se puede ir de visitante no pude ir nunca más. Venir a verlo en estas instancias es felicidad pura», soltó otro vestido de pies a cabezas con la ropa del club Luján. Vecinos y vecinas de los barrios de Luján siguieron sumándose  a los testimonios: «Vinimos en bondi con los pibes del Rivadavia, somos del Lezica y el viaje estuvo muy bueno. Paramos un par de veces para llegar bien. Hace muchos años que no se puede salir a ver al club que uno quiere y es una sensación muy linda».

La caravana fue la foto representativa de la jornada, resultado aparte, pibas y pibes hinchas de Luján hicieron su propia  fiesta: «Me vine en bondi, nos organizamos para que haya comida y bebida, para que los colectivos salgan coordinados . Está re bueno alentar al Lujanero de visitante», contó una lujanera del Lasa. Y mientras esperaban el inicio de los últimos 45 minutos, otro hincha  -con experiencias de años anteriores- daba su testimonio después de tanto tiempo sin salir de visitante:  «Es un flash, hacía unos cuantos años que no podíamos viajar. Nosotros viajamos a todos lados mientras se pudo».

Con una previa que tuvo lugar en la plaza de la esquina del estadio, el Lujanero no solo fue superior en los 90 minutos, sino que en el duelo de hinchadas le ganó por afano a un equipo que tiene mucho poderío económico, jugadores de renombre, pero carece de hinchas.

La vuelta fue con alegría y más fiesta de la que armaron las y los lujanenses. Ahora el horizonte exhibe la posibilidad de enfrentar un equipo del ascenso o, directamente, uno de los históricos de la primera división con historia continental y copera. Como sea y quien venga, la caravana para el próximo ya se prepara. Y que sea fiesta, siempre.

Las 11 titulares, por Victoria Nordenstahl

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí