Foto: Prensa CTA Autónoma

La salida que tomaron los y las laburantes de Sport Tech en San Martín es bandera de dignidad. Ante el cierre, trabajadores ocuparon la fábrica, resistieron la presión de la patronal y se organizaron en una cooperativa para seguir adelante. A tomar nota.

A finales de noviembre 62 trabajadores y trabajadores de Sport Tech Luján se enteraron del posible cierre de la planta ubicada en nuestra ciudad. Sin telegramas de despidos comenzaron a gestionar audiencias en la delegación de la secretaria de Trabajo para exigir que les paguen el total de la indemnización. Pablo Enríquez, dueño de la fabrica textil además de dejarlos en la calle, les quedó debiendo salarios de diciembre, aguinaldo, bono de fin de año y cargas patronales por un año.

Para finalizar el año con incertidumbres los y las trabajadores de Sport Tech se encontraron con las puertas cerradas y un cartel de clausura junto con un telegrama del Poder Judicial. El cartel, además de informar la clausura del establecimiento, mencionaba que la firma Sport Tech se encontraba tramitando la quiebra. 

Pero en Luján no iban a estar solos. Laburantes de la planta Sport Tech S.A ubicada en Villa Lynch, partido de San Martín, debieron definir un paro por tiempo indefinido y una asamblea permanente ya que la empresa anunció el cierre de sus puertas. Son 120 obreros y obreras, con las mismas deudas y en la misma situación que los lujanenses.

Pero el proceso fue distinto. Quienes quedaron sin su fuente de trabajo en Sport Tech de Villa Lynch fueron por todo. Deudas y la continuidad laboral. La organización y el acompañamiento además les permitió a los laburantes que las marcas Adidas, Puma y Nike se hicieran eco de la demanda popular e hicieron depósitos para saldar la deuda con los trabajadores y trabajadoras.

Mientras, la Justicia determinó la quiebra de la empresa, favorable a una patronal que adeuda dos meses de salarios, bono de fin de año y aguinaldo.

Con la lucha los obreros de Sport Tech de San Martín se aseguraron que las marcas Adidas, Puma y Nike hicieran un deposito de 2.600.000 pesos en pagos que debían las empresas y que serán destinados para los trabajadores por las deudas.

Fue casi un mes de ocupación pacífica de la fábrica, numerosas audiencias en la secretaría de Trabajo de San Martín y una fuerte presión ejercida a través de la movilización popular que llevaron a los trabajadores a organizarse bajo una cooperativa. Este 4 de febrero en una asamblea que se realizó en la fábrica de Villa Lynch decidieron la conformación de la Cooperativa Textil 8 de Enero.

Serán cerca de 70 laburantes que a partir de ahora llevaran diseñaran su propio destino y confeccionaran su futuro. Trabajadores y trabajadoras deberán llevar adelante algunos pasos legales y técnicos para poder quedarse con la planta y la maquinaria, entre los que se encuentran presentar cartas comerciales ante el juez, donde consten los clientes con los que van a trabajar. Con el apoyo del municipio de San Martín, el siguiente objetivo es concretar un acuerdo con Nike y Adidas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre