Foto: Victoria Nordenstahl

Se aprobó el último presupuesto de la gestión Luciani entre quejas por los recortes en Salud, Seguridad, Obras Públicas y Políticas Sociales. Las criticas apuntaron también al aumento de la deuda local.

Tras varios encuentros en comisiones y con el pataleo anticipado de vecinos, organizaciones y concejales de la oposición, finalmente se aprobó el presupuesto con el que el intendente Oscar Luciani gestionará su último año de mandato al frente del municipio de Luján.

En la sesión deliberativa de este lunes se adelantó el polémico debate por el presupuesto en un recinto calmo, con pocos vecinos y algunas ausencias en la oposición.

Con el adelantamiento del tema, Ana Feldman, vecina de Carlos Keen pidió la palabra para manifestar preocupaciones en torno a los recursos que destinarán para localidades. “Este nuevo presupuesto ha bajado notablemente los recursos para las delegaciones y estamos en condiciones pésimas para transitar por las calles por ejemplo. Además de quitar recursos en Salud, lo que hace al mantenimiento de las localidades. Esto nos pone en una situación desventajosa respecto a la ciudad de Luján” se pronunció.

Nicolas Capelli (Unidad por Luján) explicó que este presupuesto tuvo otras versiones y señaló las modificaciones que sufrieron las partidas respecto a presupuestos de años anteriores. El concejal planteó dudas respecto a cómo gestionará el gobierno con menos recursos y enfatizó el endeudamiento que se cristaliza en el documento aprobado este lunes: “Esta gestión recibió 315 pesos por cada vecino y se está yendo dejando una deuda de 3000 por cada lujanense. Aumentaron la deuda en más de 1000 por ciento percapita”.

Silvio Martini desde su monobloque Red por Argentina se sumó a las criticas y polarizó “nosotros vamos a estar del lado de la gente pero este presupuesto no está del lado de la gente, no hay una partida que ayude a la gente de Luján. ¿Qué políticas públicas se pueden pensar con un municipio que no invierte en la gente?. El edil ejemplificó con los bajos montos destinados a discapacidad y la ausencia del acuerdo paritario con los municipales dentro del recuento numérico. “Esto quiere decir que no se han sentado a pensar la planificación de las políticas públicas para Luján. Esto me aterra” concluyó.

En el turno de oradores la oposición continuó fundamentando las razones para negarse a la aprobación de los números propuestos por el oficialismo. César Siror, presidente del bloque Unidad Ciudadana dio un repaso largo y detallado del camino previo reclamándole al presidente del Concejo Fernando Casset su ausencia en los debates en las comisiones y sus declaraciones en la prensa. También cuestionó la posición de los funcionarios de la Secretaria de Finanzas y del área de Salud.

“Hay afirmaciones alejadas de la realidad y si no fuera por la exposición pública que realizamos desde la oposición Curone iba a tener 100 millones de pesos menos para gestionar. Algo parecido pasa con Seguridad y en Obras Publicas, el ingeniero Gutiérrez lo reconoció públicamente y también Mónica Issouribehere (políticas sociales) que dice que van a gestionar más para enfrentar el recorte, esta debería ser el área con aumento en esta situación de crisis. Este despacho nos quieren hacer tratar sea como sea” dijo el concejal sumando palos para el gallinero de funcionarios de la gestión.

Como de costumbre, el rol de la defensa en el oficialismo lo ejerció el radical que “no será candidato a nada” Carlos Pedro Pérez respondiendo las quejas de la oposición. Respecto a la discusión por la deuda el edil planteó que la inflación en tres periodos del kichnerismo fue del 1700 por ciento y que “en números relativos la deuda del municipio disminuyó aunque no digo es para no para no preocuparse”. Tras algunas consideraciones técnicas, cerró en calma su intervención asegurando que Cambiemos garantizaría la aprobación del presupuesto.

El correligionario y ex secretario de Obras Públicas, Javier Casset apeló a la “pesada herencia”. Recordó que en 2011 se pagaron por adelanto los sueldos de los funcionarios y no teníamos plata para pagar los sueldos. En la Secretaría que me tocó ocupar se adquirió maquinaría con fondos mediante lising para poder trabajar con máquinas propias”. Papel en mano repasó compras realizadas en un total de “29 máquinas para la flota municipal”.

Al momento de votar de forma nominal, el Frente Renovador sin la contadora Scarzo sumó criticas y coincidencias con sus pares opositores. «Luciani tendría que echar a la mierda a los funcionarios que no trabajan» resumió subiendo el tono Guibaud mientras Jurina mandó al oficialismo a leer la revista La Tecla para ver por donde se va la plata de Luján. Irónico cerró de cara a la presidencia y con alusiones a la campaña electoral indicando que «no se ilusionen con darle caramelos de madera con un poco de azúcar impalpable a la gente».

Entre recortes y deudas por cifras millonarias, ingresaron algunas buenas dentro del presupuesto: la inclusión de los y las profesionales del programa Médicos Comunitarios y la reincorporación de dos trabajadores sociales que laburan con las familias que viven del reciclado en el predio del basural.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre