El fuerte aumento del dólar de la semana pasada generó incertidumbre, aumento de precios y un parate de las ventas ante la falta de previsión de la capacidad de reabastecimiento. Los comerciantes lujanenses vivieron una semana movida en medio de una crisis que el gobierno nacional no parece poder controlar.

En tan sólo quince días, el dólar aumentó trece pesos, pero la corrida cambiaria más grande se dio el jueves 30 cuando la moneda nacional se devaluó nueve pesos con respecto a la moneda estadounidense, superando la barrera de los 40 pesos. En este contexto de incertidumbre, los comercios comenzaron a tomar medidas defensivas para no perder ganancias.

La incertidumbre generó que grandes cadenas de venta de electrodomésticos aumentaran a toda velocidad los precios durante el jueves para actualizar la grilla a los valores del dólar. “Compra acá o en otro local, pero comprá hoy, porque ahora mismo desde sistemas están actualizando todos los precios. No sé ni siquiera si los precios que están puestos son los reales, tengo que fijarme si ya los actualizaron” explicó un vendedor a Ladran Sancho.

Asimismo, un local de repuestos de motos analizó la posibilidad de cerrar sus puertas hasta que pase “la tormenta” anunciada por el gobierno nacional. Uno de los comerciantes comentó que los proveedores no tienen precios, la actualización llega con cada variación del dólar. “Si vendemos un aceite con este precio, no sabemos si mañana lo vamos a poder reponer, no sabemos a cuánto va a estar” agregó.

Todos los sectores pasan por la misma situación: las distribuidoras de productos para panaderos frenaron completamente la venta al público por no tener un precio de referencia de los abastecedores durante la semana pasada, mientras que el lunes actualizaron en un 15 por ciento los precios para seguir compitiendo.

Por su parte, las fábricas de aluminio de Luján trasladaron la subida del dólar a los precios durante el fin de semana. Asimismo decidieron aplicar en todas las ventas facturas a cuenta abierta ante una nueva escalada del dólar. Con este mecanismo, los clientes pueden sufrir aumentos hasta no cancelar la factura.

En tanto que la conocida Casa Ambiela envió a sus clientes un mail en donde debido a “la agudización de la crisis económica de nuestro país, con una volatilidad cambiaria que ha hecho que la mayoría de nuestros proveedores suspendan las ventas” suspendieron la venta de cuentas corrientes debido a la falta de referencia y solicitaron que quien tuviese una cuenta pendiente de pago la abonara lo antes posible.

La realidad para los comerciantes no parece ser alentador. Luego de una baja del dólar durante el viernes de la semana pasada, volvió a escalar tras el anuncio del ministro Dujovne de más ajuste y de derechos de exportación. Con más incertidumbre que certezas los comerciantes se cuidan de no perder ganancias frente a los embates de las políticas económicas del gobierno nacional que parece cosechar cada vez más enojos.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí