Foto: Julieta Brancatto

En el encuentro de este fin de semana, el grupo de Varones Antipatriarcales abordó nuevamente el cuestionamiento de los privilegios de los hombres en la sociedad, haciendo énfasis en las complicidades que reproducen el patriarcado.

Desde su conformación hace dos años, el espacio que integra vecinos de la ciudad, viene funcionando como un lugar de encuentro, de reflexión permanente, de autocuestionamiento, formación y construcción de nuevas masculinidades. Bajo esas premisas volvieron a reunirse este sábado en el Parque San Martín.

Con la participación de nuevos miembros y otros que forman parte desde hace varios meses, el grupo comenzó el taller con una dinámica inicial de contacto físico, para generar un ambiente de mayor comodidad e intimidad, y así darle lugar al diálogo.

“Este encuentro tiene el trasfondo de los de siempre, que es cuestionar estos privilegios y roles que socialmente se nos adjudica, pero dándoles un abordaje desde las complicidades que existen entre los varones, ya sea de manera activa o pasiva, consciente o inconsciente, pero que en definitiva nos llevan a seguir sosteniendo el patriarcado”, argumentaron los Varones Antipatriarcales.

De esta manera se propusieron identificar las complicidades que se dan entre varones y que reproducen las lógicas patriarcales; cómo  funcionan, por qué y de dónde surgen y cómo intervenir para modificarlas. A partir de allí se dio lugar a que los participantes expresen sus apreciaciones y experiencias personales, donde cada uno de ellos se reconocieron funcionando de esa manera que intentan desactivar.

En ese punto es donde más surgieron las dudas. Es decir de qué manera puntual aquellos varones que comienzan un proceso de deconstrucción de su masculinidad, pueden y/o logran intervenir tanto individual como colectivamente, al detectar una situación en la cual los pactos de silencio y complicidades entre hombres, se hacen evidentes.

“Es necesario que trabajemos en cómo podemos ser conscientes de esas complicidades que reproducimos y empezar a generar mecanismos para cortar con eso, desde lo personal y lo colectivo. Que no contribuyamos a esas lógicas que no están buenas”, explicaron desde el colectivo.

En el intercambio, coincidieron en que esas actitudes de complicidad y pasividad se dan por la comodidad de formar parte de un estado de situación que no se quiere modificar. Por otro lado, reflexionaron sobre los momentos de intervención para la ruptura de la complicidad y argumentaron que generalmente, cuando se actúa de esa manera aparecen reacciones de incomodidad, cuestionamiento, de rompimiento de las estructuras que hace que los varones tengan que pagar un costo por correrse de la norma; dando lugar a la discusión sobre la masculinidad como un mandato.

El grupo de Varones Antipatriarcales comenzó a funcionar hace dos años durante la jornada Ni Una Menos organizada por la Asamblea Feminista de Luján. Allí hicieron un taller para varones, para tener un espacio donde problematizar y reflexionar sobre el rol que tienen como varones en la sociedad, los privilegios de los cuales hacen uso y abuso, y los niveles de poder que tienen. Con la intención de seguir haciéndolo, buscarán ganar en periodicidad durante el 2019. En su Instagram @varones.lujan comunicarán los próximos encuentros abiertos a todos los varones de la ciudad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre