Foto: Victoria Nordenstahl

Según los resultados oficiales el Frente de Todos lidera todas las categorías pero mirando los datos locales el oficialismo achicó diferencia en la candidatura provincial y nacional. Números y análisis en el lunes poselectoral.

Luján, pequeña aldea que alguien se animó a pensar como un tubo de ensayo del futuro, cada vez que hubo que explicar resultados electorales. Más allá de la definición de las candidaturas que cabalgarán a octubre ¿qué votamos en Provincia y Nación les lujanenses? ¿Qué imagen del Macrismo tenemos en Luján? Y algunos datos para laburar en el camino a las generales.

En la revisión histórica, queda claro que Luján conserva cierto microclima político, que entre otras cosas, permitió el ascenso de Luciani con boleta corta mientras en Nación Cristina Fernández de Kirchner hacía una elección histórica en 2011. Parte del pasado.

Veamos como anduvo la cosa para este 2019.

La fórmula presidencial Fernández – Fernández obtuvo el 47,65% a nivel nacional, el 50,65% en el territorio bonaerense y el 43,31 por ciento en Luján. Mientras los tres precandidatos a intendente del Frente sumaron en total un 46,80%. Es decir, del voto a los locales del Frente de Todos en un 3,5% hubo corte y descarte para Fernández Fernández.

La fórmula para la gobernación Kiciloff – Maggario obtuvo el 49,34% en toda la provincia mientras que el voto lujanense fue para esa categoría del 41,88. Comparada con la perfomance de los precandidatos locales un 4,92 por ciento cortó de la boleta la categoría a gobernador en la lista del Frente de Todos.

En el oficialismo, la fórmula presidencial de Juntos por el Cambio obtuvo el 32,08% a nivel nacional. El 29,88% de la provincia acompañó a esa fórmula y en el caso de Luján el 37,10%. Las listas locales sumaron un 32,70%. Es decir: Macri – Picheto sacaron en Luján 4,4% más de los votos que los locales de Juntos por el Cambio.

A nivel provincial, la fórmula de Vidal obtuvo el 32,56% de los votos mientras el voto lujanense para la gobernadora fue de 39,88%. Vidal se llevó del voto lujanense un 7,18% más de lo que obtuvieron sus precandidates locales.

Algunas conclusiones rápidas, los resultados indican que los locales del Frente de Todos: Boto, Prince y Martini hicieron una mejor elección que Kicilloff y por menor diferencia, que Alberto Fernández y Cristina Fernández tomando únicamente el voto del distrito. Caso contrario, sucede en el oficialismo donde las dos listas locales obtuvieron menor volumen de votos que Macri y Vidal en Luján.

¿Y en provincia?¿Cómo jugó el voto local?

Mientras en el territorio bonaernese Kiciloff obtuvo el 49,34% de los votos, Vidal se llevó el 32,56%. La diferencia es de 16,78 en favor del ex ministro de economía de Cristina Fernández.

¿Y en Luján? La diferencia se reduce a un 2% ya que Kiciloff se llevó el 41,88% y Vidal el 39,88% de los votos lujanenses. La imagen de Vidal en Luján es mejor que en Provincia. De modo inverso sucede con Axel.

De la campaña a la primaria: acá nadie come vidrio

Foto: Victoria Nordenstahl

“Que paliza nos dieron los peronistas” dijo un funcionario del actual gobierno, cuando llegó cargado de actas de escrutinio, al centro de cómputos que se montó en el comité radical de la calle Mitre. Una pantalla gigante proyectaba los primeros resultados y otra más pequeña transmitía el momento en que Macri reconocía la derrota.

La elección primaria fue contundente en todas las categorías en favor del Frente de Todos y el resultado de la apuesta dividida del oficialismo: Radicales vs Unión Vecinal+PRO es notoriamente menor a la de sus precandidatos en provincia y nación.

La gestión local fue castigada en las urnas y eso no es novedad. Los propios oficialistas hicieron una campaña casi en tono de oposición y aferrados a la imagen de Vidal. Siguiendo los números, hicieron bien, pero los y las lujanenses no comen vidrio: quien quiso votar a Vidal, cortó la boleta. Lo mismo con Macri. Les precandidates del cambio pagaron ese costo de ocho años de gobierno municipal.

En el principal frente opositor trabajaron el desgaste del rival buscando que ni Sallaberry ni Casset puedan despegarse de sus roles como oficialistas. Uno en la presidencia del Concejo Deliberante y otra en la Secretaría más importante de la estructura del Estado local. La convivencia fue notablemente mejor que elecciones pasadas y ahora tienen el desafío de traducir los votos en una sola candidatura, la de Leonardo Boto.

De agosto a octubre, a veces, entran años. Luján está en plena metamorfosis política y las generales inevitablemente asentarán las nuevas bases del futuro de las estructuras históricas pero para eso habrá que esperar.

Publicidad

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí