Foto: Victoria Nordenstahl

Vecinas de nuestra ciudad se acercaron a la Cooperativa Eléctrica con boleta en mano para reclamar por los abultados montos. «Tengo tres focos, una heladera, una tele, y un lavarropas que no es automático y me llegó 51 mil pesos. Es una locura», sostuvo una de ellas.

Comenzó el año y el cambio de gobierno a nivel nacional todavía no dio una respuesta certera para los tarifazos en los servicios públicos. Aunque en Provincia hubo frenos, el esquema de aumentos heredados de la anterior administración sigue complicando a las familias. Es por eso que está mañana un grupo de vecinas de diferentes barrios se acercaron a la Cooperativa Eléctrica para buscar soluciones ante las boletas impagables.

Una de las vecinas más afectadas tiene una factura de 51 mil pesos en el primer mes que decidió habilitar el medidor. La misma explicó que no posee grandes artefactos eléctricos, sino los justos y necesarios para mantener alumbrados dos ambientes pequeños en el barrio Padre Varela.

Según la Universidad de Avellaneda, desde inicios de 2016, hay incrementos acumulados promedio del 3.624% en energía eléctrica. Situación que se complica y profundiza más en los barrios humildes, y en las instituciones sociales que han puesto el pecho al abrir merenderos y espacios de contención social.

Así es el caso del Rinconcito del Padre Varela, un espacio al cual asisten decenas de niños y niñas. A la titular del espacio, Graciela Cordero directamente le cortaron el suministro de energía por atrasarse en el pago de una deuda refinanciada.

La última factura para ella fue de cinco mil pesos y asegura que realizó el reclamo. «Me dijeron que era posible que hubiese una pérdida. Contraté un electricista y me dijo que la pérdida no era de mi casa sino del medidor. Pero en la cooperativa no me lo reconocen. Con intereses me quieren cobrar 31 mil pesos. Yo ya entregué durante tres meses tres mil pesos y me cortaron igual la luz».

Una situación que despertó malhumor entre la referenta del merendero es el incumplimiento de la Emergencia Tarifaria. Según el texto aprobado en noviembre de 2019 se suspendían los corte de servicios durante el tiempo que dure la emergencia. Además buscaba generar un dispositivo especial en el Área de Defensa al Consumidor y Control de Concesiones que garantice esa prohibición y el cobro de intereses por facturas adeudadas en los servicios públicos de distribución de energía eléctrica, por un año más a partir de la promulgación de la norma.

Con la angustia de tener más deudas que ingresos, las vecinas del Padre Varela se acercaron a la Cooperativa Eléctrica pero en Gestión de Deudas no dieron respuestas. Ofrecieron continuar refinanciando la deuda en cuotas de tres mil pesos y pidieron a las usuarias que formalicen el reclamo por nota, incluyendo el descontento por el precio de las tarifas.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí