Finalizó la marcha del 8M habiendo recorrido lugares significativos de la ciudad. Hospital, municipio, Basílica, comisaría y fiscalía entre los puntos destacados donde quedaron los reclamos de las mujeres que disputan una ciudad más igualitaria. Por la tarde se viene el festival para despedir un paro histórico.

La caravana que partió temprano desde el Hospital fue sumando autoconvocadas hasta alcanzar más de 300 cuerpos y finalizó con una gran concentración en la plaza Colón. No hubo presencia policial durante la marcha que recorrió casi 30 cuadras del centro de Luján y tampoco se necesitó.

Todas las intervenciones fueron con fuertes planteos políticos en un marco de euforia y festividad, con baile, cantos y arte. Se sumaron con aplausos y saludos desde varios puntos de la recorrida.

Las últimas postas fueron en Comisaría y Fiscalía los cánticos se renovaron. Está vez apuntando a las complicidades policiales se cuestionó sin perder ritmo, “yo sabía, yo sabía/ que a los violadores/ los cuida la policía”. En la sede policial tanto como en la judicial el caso de Lucía ganó relevancia en el reclamo por su aparición tras cinco días de búsqueda luego de su fuga de Casa de Abrigo. “No están perdidas, no están perdidas/ son desaparecidas para ser prostituidas”.

Foto: Victoria Nordenstahl

Allí quedaron los reclamos en carteles que exhiban “basta de represión y persecución”, “justicia por las pibas” o “ni yuta, ni puta, ni tuya”. Frente a Luján Primera las mujeres portaron escudos simulando a los que utilizan las fuerzas policiales. Sin embargo el mensaje no fue de violencia, sino de fortaleza feminista: “Juntas somos fuertes”, significó la intervención.

Por la calle Mitre se emprendió el retorno, tras una mañana que puso como nunca el reclamo de las mujeres en agenda. Los últimos metros se dieron en una corrida masiva hasta alcanzar la fuente de agua de la plaza Colón para comenzar la desconcentración.

La jornada organizada en el marco de las asambleas de género tendrá un cierre con un importante festival que contiene una grilla de espectáculos cargada que comenzará desde las 16hs en la Plaza Colón.

Foto: Victoria Nordenstahl

Así terminará un día que quedará en la historia local de las mujeres organizadas, que comenzaron en el hospital donde fue la primera posta y se enfatizó el reclamo por políticas de salud integral que garanticen la vida de las mujeres como también se realizó un minuto de silencio por quienes mueren en manos de un estado ineficiente.

Por si fuera poco, en el Municipio se pusieron en relieve las políticas públicas integrales con acento en la gestión local mientras que en Basílica se problematizó el rol de la iglesia en el debate por el aborto. Pañuelos verdes y cánticos rechazaron los mandatos religiosos sobre el cuerpo de las mujeres. En definitiva, una fiesta inolvidable, al ritmo de las pibas organizadas.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre