Foto: Victoria Nordenstahl

Vecinos y vecinas del «Bloque de los Santos» realizan una jornada solidaria en las instalaciones del CIC San Fermín para limpiar y acomodar el centro comunitario ante la desidia municipal.

Desde hace algunos meses la comunidad lujanense está discutiendo sobre el estado de abandono del Centro de Integración Comunitario ubicado en el barrio San Fermín. La institución comunitaria se encuentra abandonada, tanto en infraestructura y mantenimiento, como en asistencia comunitaria para los y las vecinas.

Uno de los problemas que demuestran la condición de dejadez del centro es el desborde de los pozos ciegos que se encuentran saturados desde el 2017. Ante esta situación, y luego de una asamblea y una movilización a la puerta del municipio, vecinas y vecinos acompañados de docentes y estudiantes del barrio decidieron organizar una jornada solidaria para refaccionar parte de las instalaciones.

Fueron cerca de 60 vecinos y vecinas que se acercaron desde esta mañana a limpiar y acomodar el centro comunitario. Divididos en cuadrillas de trabajo, con rastrillo, pala y escoba en las manos, comenzaron a barrer las veredas del CIC, como también a recolectar la basura que se encuentra en las inmediaciones del mismo.

«Estamos tratando de limpiar toda la basura que hay alrededor del CIC. Es una actividad de concientización y tratar de acercar al resto de los vecinos al centro comunitario y que ellos mismos lo cuiden. Estamos vecinos y estudiantes de la escuela de adultos trabajando para hacer que el CIC vuelva a ser lo que fue en su momento», le explicó Blanca a Ladran Sancho, en medio de la jornada solidaria.

La principal preocupación de los vecinos es la incapacidad de controlar y solucionar los problemas edilicios, de funcionamiento y de servicio a la comunidad por parte de la gestión municipal. En ese diagnóstico, Blanca expresó: «el CIC en este momento está bastante abandonado en determinadas cosas. Hay mucho potencial humano pero también hay actos de vandalismos y no se puede controlar».

La comunidad del CIC está organizada y no va a dejar que se termine de destruir lo que fue una institución con mucho prestigio y contención social. Por eso, se reúnen todos los martes para debatir y decidir propuestas que den vida al centro comunitario. En el tintero flota la idea de reactivar la cancha de fútbol, y convocar a los chicos y chicas del barrio a practicar este deporte. Además, florece la idea de la creación de una huerta comunitaria.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí