Foto: Julieta Brancatto

El oficialismo no pudo retener el gobierno local. Tras dos gestiones ahora radicales, vecinales y el PRO serán oposición. Fernando Casset reconoció la derrota, agradeció el esfuerzo de la militancia y dio por terminada la jornada.

En el comité radical el resultado electoral dejó caras largas. El radical Fernando Casset no pudo revertir el resultado de las Primarias y la victoria fue del Frente de Todos. Luego de ocho años de gestión y los últimos dos con mayoría en el Concejo Deliberante el trinomio de radicales, vecinalistas y del PRO tendrá que cambiar de rol y pasar a la oposición.

Pasadas las nueve de la noche en el Centro de Computos montado en el Partido informaron que la tendencia era irreversible y el candidato del oficialismo reconoció la derrota en un llamado telefónico a Leonardo Boto. Una pantalla en el salón central de la calle Mitre graficaba un resultado ajustado pero que no alcanzó para el festejo.

Casset se refirió a sus compañeros de lista y a la militancia. “Llamé al intendente electo, Leo Boto y lo felicité por la elección. Le dije que tiene un capital político enorme que ha construido en el día de hoy y que esperamos que lo pueda aprovechar en beneficio de la comunidad de Luján ” dijo conservando la calma.

«Tenemos responsabilidades institucionales y las vamos a seguir teniendo, por eso me puse a su disposición para que desde nuestro espacio cuente con nosotros para la enorme tarea que le corresponde en función del gobierno de Luján» agregó Casset respecto al reconocimiento que le hizo a Boto.

Además agradeció a la militancia por haber crecido entre un 7 y 8 por ciento respecto a las primarias. Con la voz quebrada y notablemente emocionado reconoció que los esfuerzos «no alcanzaron, esperábamos otro resultado pero nos da un capital político enorme y tenemos la obligación, por lo que ha pasado, y lo tenemos que poner a disposición de la comunidad».

Casset se disculpó por tener que retirarse indicando que «me están esperando mi esposa y mis hijos. Tengo que volver a mi casa».

Pero no todo es tristeza en Cambiemos. El compañero de formula de Fernando Casset compartió palabras prudentes, pero sin esconder su satisfacción por hacerse de una banca en el Concejo Deliberante. Hector Griffini dijo que están contentos por el resultado y subrayó el crecimiento de las Primarias. «Nos quedará ahora tener un rol de oposición. Es momento de una maduración a partir de la enorme cantidad de votos que sacó Leo y nosotros como concejales acompañar lo que esté bien y controlar lo que esté mal».

La noche termina temprano para Cambiemos, entre abrazos por la campaña compartida pero con amarguras y algunos llantos vuelven a casa candidatos y militantes.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí