Foto: Victoria Nordenstahl

El candidato oficialista emitió su voto con el optimismo de poder revertir el resultado desfavorable en las PASO.

Fernando Casset llegó a la escuela N° 12 acompañado de Héctor Griffini, al igual que en las elecciones Primarias. Pasado el mediodía, una guardia periodística lo esperó y, tras emitir su voto, dialogó con periodistas y se mostró entusiasmado con levantar los números que dejaron las PASO.

«Estoy con la expectativa de que sea una jornada muy provechosa, de mucha visibilidad, de poder participar todos activamente, pacíficamente, respetuosamente. Entendiendo que cada uno de nosotros al votar lo que está haciendo es confiar la esperanza y la posibilidad de que pueda construirse un futuro mejor», remarcó.

El candidato de Juntos por el Cambio expresó: «Tuve una semana muy tranquilo, con la sensación de que ya estaba todo hecho y no está todo hecho, falta lo más importante, saber qué deciden los vecinos. Hoy estoy muy nervioso, muy ansioso y no tengo cábalas, pero tengo amigos que las tienen y estoy tratando de ser respetuoso de aquellos hábitos».

En cuanto a la relación con los demás candidatos, Casset sostuvo que «en todos los lugares que nos hemos encontrado el trato ha sido muy cordial y me parece que todos estamos entendiendo que, después de las primarias, nos hemos puesto a discutir que proyectos tenemos, qué programa y qué diferencias tenemos para trasformar la realidad».

Al ser consultado por su estado de ánimo, el candidato aseguró estar un poco sensible al recordar una anécdota con su padre: «El otro día fue mi cumpleaños y mis hijos me regalaron una foto. Yo siempre me encierro en el mismo lugar a esperar los resultados en el comité. En el año ’97 yo fui por primera vez candidato a un cargo público y cuando salgo de ese cuarto con el primero que me encuentro es con mi viejo y la tengo a esa foto en un lugar privilegiado de la casa. Hoy la volví a ver, y por eso, lo primero que hice después de salir de casa fue visitar a mi viejo y esperar que todas las cosas resulten como en ese momento».

Para finalizar, Casset remarcó que la jornada sigue con un almuerzo familiar y luego acompañará a votar a Griffini y a su hija: «Me voy a almorzar en mi casa con mi mujer y mis hijos . Y después a la tarde probablemente acompañe a Héctor a votar y llevo a Josefina a votar a Open Door, y ya me encierro a esperar los resultados».

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí