Foto: Victoria Nordenstahl

UsinaEco está de estreno con la nueva sede. Inauguraron la planta en un acto junto al intendente y laburantes de la cooperativa.

«Hace 7 años, dos personas comprometidas en uno de los barrios cercanos al basural observaban la realidad de quienes reciclaban lo que otros descartábamos, en condiciones poco dignas pero sacando lo suficiente como para mantener a sus familias. Hasta que un día empezaron a ponerse de acuerdo para formar una familia, una familia de recicladores urbanos» así empieza la historia de la cooperativa de reciclado que hoy procesa más de 60 toneladas de residuos mensuales y emplea a más de 70 laburantes, en su mayoría quienes vienen de La Quema o la calle.

Gonzalo Santa Coloma se bancó las lágrimas, apretó los dientes y a su rol de Secretario en la Cooperativa sumó el de presentador y entrevistador en la inauguración de la nueva casa de UsinaEco. En la esquina del galpón que tiene más de mil metros cuadrados, hizo un repaso por la reciente pero intensa vida de la cooperativa hasta llegar a la sede la Fray Manuel de Torres 2238, que hoy estrenaron en público.

En primera línea estaban el presidente de UsinaEco, Martín Brizzuela; el intendente Leonardo Boto; el Jefe de Gabinete Matías Fernández y varios funcionarios del municipio de Luján, de Gral. Rodríguez y del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social. El nuevo galpón de UsinaEco se completaba con laburantes, familiares y amigos.


Isaías conoció los valores del cooperativismo en UsinaEco, donde también despertó su conciencia ambiental, Roxana pudo parir tranquila a su hija sabiendo que tras la licencia correspondiente podrá volver al laburo, Daniel dejó de ganarse la vida en La Quema para pasar a ser coordinador de un sector de la Cooperativa y Richard dejó el carrito para laburar en Usina. Estas historias, se repiten entre los y las 70 personas que son «el verdadero corazón de UsinaEco», como lo definió Martín Brizzuela antes de que le diera lugar a la emoción y estallaran los aplausos.

La familia de UsinaEco. Foto: Victoria Nordenstahl

UsinaEco está de fiesta, por su rápido crecimiento, por la consolidación de la apuesta colectiva y la cosecha de tanto esfuerzo. La inauguración de la nueva sede es la excusa para mostrarlo y compartir con personas cercana al proyecto.

Entre las buenas nuevas, lograron «tener un poco de eco en el municipio» como desliza Gonzalo. La presencia del intendente y buena parte del gabinete es una demostración. Boto cerró el turno de oradores con elogios a la economía social, el sector asociativo y especialmente a UsinaEco porque supieron construir organización colectiva y en estos tiempos poder llevar adelante esta experiencia es importante y urgente.

El intendente deseó éxitos a les cooperativistas, y haciéndose parte, en primera persona, expresó: «Ojalá que esta planta quede chica en poco tiempo y podamos abrir nuevas plantas. Lo mejor está por venir y creo que se va a venir un desafío grande que es construir un Luján sano y sustentable». Por último, Boto prometió que en los desafíos en marcha que asumieron desde el gobierno, UsinaEco va a tener un lugar importante.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí