Cambiemos pidió un plenario con concejales y funcionarios tras recibir a trabajadoras de Casa del Niño. Hablaron de “vaciamiento” y “posible cierre” frente a los cambios que propone el gobierno.

La Casa del Niño es un espacio municipal dedicado a la atención de niños y niñas de barrios populares fundado hace más de 50 años, y con la perspectiva de intervenir desde la educación en la población joven. Creado en 1968, la donación del Doctor Ricardo J. Castellanos antes de su muerte marcó su perfil filantrópico ademas del nombre que llevaría el dispositivo.

Allí, docentes de antigüedad son empleadas por el municipio en el acompañamiento escolar y la contención social de niños y niñas en edad escolar que, a contraturno, recurren al espacio a diario. Aunque en varias gestiones intentaron intervenir en la perspectiva pedagógica y de intervención con la niñez, distintos funcionarios encontraron resistencia en la planta laburante a la hora de implementar cambios.

Esta vez, no es la excepción. Desde el gobierno del Frente de Todos impulsan una reforma para el área que incluye la ampliación de las intervenciones y la cercanía en el territorio. Desde la Secretaría de Desarrollo Humano planean “territorializar el trabajo con la niñez”.


Los cambios implican comenzar un proceso para que las trabajadoras de planta trabajen con niños y niñas en los barrios y sumar alfabetizadores entre otres profesionales. En los planes de la secretaría figuran el Centro de Integración Comunitaria del barrio San Fermín, la Casa de la Juventud en El Quinto y la Sociedad de Fomento del Barrio Ameghino como posibles puntos para iniciar un nuevo programa educativo que incluiría la participación e injerencia de varias áreas de gobierno.

Las novedades se encuadran dentro de un programa educativo que el Intendente apenas nombró en su discurso de apertura de sesiones: “Luján Educa”. El proyecto contaría con la participación de Casa del Niño.

Lo cierto es que los planes del gobierno no fueron bien comunicados y es sabido que en política, las formas no son menores. Apenas fueron informadas, las empleadas de Casa del Niño expresaron la resistencia a los cambios y salieron a buscar apoyo para conservar el trabajo tal como lo hacen desde hace años. Primero lo hicieron en el Sindicato de Empleados Municipales y más tarde en el interbloque de la oposición.

La preocupación de las trabajadoras fue traducida al lenguaje político como “vaciamiento” y “posible cierre” en la voz de la oposición que salió a lucir su preocupación por la niñez. En un comunicado que circula desde el jueves anunciaron la realización de un plenario para el próximo lunes a las 18:00 en el recinto deliberativo junto a concejales del oficialismo y funcionarios del gobierno.

A la movida, también se sumó la referenta y heredera de la Unión  Vecinal, Rita Sallaberry quien compartió en sus redes una imagen de su abuelo, y ex intendente Pedro Sallaberry, alusiva a Casa del Niño y pidió al intendente actual «que revierta esta medida pensando en el futuro de las próximas generaciones».

En ese contexto, Cambiemos pidió la presencia de Leonardo Boto y del Jefe de Gabinete, Matías Fernández; además de las funcionarias de la Secretaría de Desarrollo Humano y Legal y Técnica. Por ahora, en el Ejecutivo eligieron no salir al cruce ni abundar en detalles sobre los planes para el futuro de Casa del Niño, mientras en el interbloque oficialista afinan línea para la reunión del lunes.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí