Foto: Prensa Municipal

Trabajadoras de la Niñez llevaron el reclamo al Concejo Deliberante ante las malas condiciones laborales y el atropello de las jefaturas.

Esta mañana, en una nueva sesión del Concejo Deliberante el gremio CICOP acompañó el reclamo de las trabajadoras de Casa de Abrigo que este finde semana comenzaron a exponer una situación de abandono y aprietes. El titular de CICOP, Quino Luna hizo referencia a las malas condiciones laborales y a las amenazas permanentes que sufren las empleadas precarizadas por el Estado municipal.

Cintia Comezaña, trabajadora de Casa de Abrigo contextualizó que “somos 16 trabajadoras que nos encontramos con contratos de locación de obras, monotributistas. En el mes de abril hubo una reunión donde Mónica Issouribehere nos impuso el desdoblamiento de horas, para que accediéramos nos dijo que íbamos a tener un aumento. Y si decíamos que no, no íbamos a cobrar el aumento. Pero estamos en septiembre y no recibimos el aumento. Dijo que se iba a ocupar personalmente pero seguimos esperando”.

También comentó que tras la publicación de este medio aparecieron los cobros de sueldos atrasados. “nos dijeron que el atraso era por un problema con el contador” contó Comezaña.

La trabajadora amplió la situación de hostilidad que sufren con las jefaturas en el ámbito de Políticas Sociales. «La directora de niñez realizó entrevistas para sumar personal, cinco compañeras firmaron contratos por montos que no coincidían con lo que habían dicho. Pero Issouribehere les dijo que era su palabra contra la de Suárez” relató.

“Se nos dice que vamos a cobrar a los tres meses de ingresar pero no pasa. Cobramos a los cinco o seis meses. También nos dijeron que van a pasarnos a planta permanente pero no sabemos si va a ser así o no. No llegamos a la canasta básica. Estamos por debajo de los 14 mil pesos y tengan en cuenta lo que tenemos que pagar de impuestos, AFIP, ingresos brutos. Somos las que deberíamos garantizar los derechos de los niños pero necesitamos que se garanticen nuestros derechos como trabajadoras” finalizó.

En la oposición consideraron la posibilidad de elaborar un despacho para solicitarle al intendente que incorpore en la planta municipal a las trabajadoras. Además reconocieron que las situaciones de «aprietes y amenazas» son de su conocimiento.

La presidenta de la Comisión de Salud, Marcela Manno indicó que estaba en conversaciones para generar una reunión con funcionarios y que informará cuando tenga confirmaciones. Por ahora, todo sigue igual.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí