Unas 400 mujeres y diversidades marcharon esta mañana por las calles de La ciudad llevando las consignas y demandas del movimiento de mujeres, como bandera. Otra jornada Histórica para la Asamblea Feminista MLTTL.

Caminando, gritando, riendo, expulsando sensaciones a cada cuadra. La marcha feminista se vuelve arolladora, incluso para esta crónica. Del pasado al presente también para quienes cubrimos. Pasó, está pasando: da igual. Una, cientos de mujeres están -estamos- nuevamente en las calles. “Aborto legal, educación sexual integral, políticas integrales de género y fin de la violencia machista con su forma más cruel: los femicidios”, fueron los principales estandartes de la marcha que recorrió la ciudad y pintó el día de verde.

Con el paso de la columna, la movilización fue ganando en fuerza y emotividad hasta sumar más de 400 mujeres en la calle. “Mujer escucha, únete a la lucha” se desparramó con fuerza sobre la calle San Martín donde el clima de fiesta y lucha abonó para que decenas de vecinas se sumaran a la columna, algunas marchando y otras aportando aplausos, puños en alto, bocinazos y cánticos de apoyo.

La primera parada en la intersección más importante de la ciudad, San Martín y Humberto, contó una intervención relacionada a los femicidios. Con un pasacalle expresando paren de matarnos recordaron a todas las compañeras víctimas de femicidios de Luján , muertas en mano de la violencia machista y el sistema patriarcal. Avanzando por pleno centro, la iglesia Evangelista (ex cine Numancia) fue intervenida con mensajes bíblicos pero con fines feministas como “busquen la justicia, den sus derechos al oprimido”, frase de Isaias que fue pegada en la puerta.

Pogo feminista, verde que te quiero verde. La columna pasó por la Basílica.Foto: Victoria Nordenstahl

Luego, la llegada a la Basílica. Allí la cosa tuvo como eje el pedido de la legalización y despenalización del aborto, bajo la consigna “educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”. Al toque, la siguiente: la definitiva separación de la Iglesia y el Estado. Claramente el momento de mayor fiesta durante el recorrido de la columna. Hay algo irresuelto, obvio, lógico donde la tensión se expone. Pero un gran pogo verde-naranja sirvió para seguir en movimiento, con una danza de mujeres a los saltos y con pañuelos que llenó de color la Plaza Belgrano. Todo ante la atenta mirada de gran cantidad de santeros que observaron en silencio.

Las Adolescentas Feministas de Luján se destacaron aportando su particular frescura y fuerza feminista, siendo este 2019 el primer año que participan como organización en el Paro Internacional de Mujeres. También hubo lugar para las disidencias ya que por primera vez participó la Asamblea Disidente de Luján, aportando nuevas discusiones a la Asamblea Feminista de Mujeres, lesbianas, Travestis y Trans.

Al ritmo de “Ni una menos, vivas nos queremos” la Comisaría de la Mujer y Fiscalía reunieron reclamos por femicidios, trata de personas y desaparición forzada de mujeres para ser prostituidas. La Asamblea Feminista MLTTL denunció la corrupción policial y pidió justicia por cada una de las victimas del sistema patriarcal, machista y violento. Nada de destino, rutina lamentable: mientras las mujeres pasaban, dentro de fiscalía una de las denunciantes por abuso de Juan Banchero ampliaba su declaración. Que quede lo positivo: fue con el apoyo del movimiento de mujeres en la calle. Para la gorra también hubo: “La policía no aparece cuando nos golpean, no acosan y nos violan. La policía sí aparece cuando nos ponemos en tetas, nos besamos entre lesbianas en una plaza y cuando pintamos una rayuela”, expresaron en la puerta de la Comisaría Luján Primera.

La Comisaría, otro de los lugares clave junto con Fiscalía. Exigieron justicia por las víctimas de los femicidios. Foto: Victoria Nordenstahl.

La columna está otra vez en las inmediaciones de la plaza. Y la gran ronda ciudadana llega a su primer final, porque por la tarde la manija sigue y el festival de las 17 está en el horizonte. Corrida descordinada, empujones, caos, risas: el movimiento feminista tiene eso, así y todo avanza. En la llegada al Municipio se concluyó con una intervención donde se expresaron distintas demandas hacia el Estado, representado en la figura de la Municipalidad.

Quedó un último suspiro para recordar a cada una de la víctimas de femicidios de la ciudad donde se las nombró por su nombre y un sentido presente de cada una de las mujeres que participó de la marcha. De esta manera, en un clima de emotividad y lucha se le dio fin a un nuevo día histórico para el feminismo lujanense. Pero esto no para, esto sigue.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre