Bomberos Voluntarios de Luján, sesenta y cinco años de historia

Cómo fueron sus comienzos y de qué forma continúan sus tareas en tiempos de pandemia. Una vida de servir a la comunidad voluntariamente.

El 2 de Junio de 1884, un voraz incendio se propagó en La Boca. Uno de los vecinos, llamado Tomás Liberti, organizó a las personas del barrio para apagarlo. Así se formó el primer Cuerpo de Bomberos Voluntarios. Hoy, celebramos su día.

Un hombre levanta la mano desde el fondo del cuartel, saludando entusiasmado. Es el responsable de Prensa de la versión local de la institución, Mauricio Cerrutti. Junto con él se encuentran diez personas de las 100 que trabajan en Bomberos Voluntarios Luján, reunidas para conversar con Ladran Sancho.

Allí se encuentran representantes del personal activo, responsables de la Unidad Canina, personal auxiliar, cadetes y bomberos reservistas. Hay además unidades de traslado, camiones, 4×4 y autobombas para atender los diferentes tipos de incendios y accidentes que son parte de la tarea cotidiana. Un total de 31 unidades que componen los Destacamentos N°1 de Jáuregui, N°2 de Open Door y el Central de Luján. Y está previsto un próximo, en Olivera.

Este año, invitan a la comunidad local a decorar durante el 2 de junio sus ventanas y frentes con globos, cintas o moños de color rojo para acompañarlos en su día.

Los bomberos nos cuentan cómo son sus servicios durante la pandemia.

—¿Cómo fueron los comienzos de esta unidad?

—José Rasente: Fui el primer cadete que hubo en el cuartel entre el año 55 y 56. En esa época, si te veían sano y fornido, salías directamente porque no había personal. Los cursos los hacíamos de nuestros bolsillos y quienes podían. Yo hice casi todos los cursos porque mi otro trabajo me lo permitía, y se los transmití a mis compañeros. En los primeros 15 años, estuve de instructor en el cuartel. Hoy tenemos todo lo que necesitamos, pero arrancamos sin nada. En el primer incendio que hubo en el año 56, las líneas, o sea mangueras, las llevábamos en bicicleta. Pasaba un auto, lo parábamos y le cargamos 5 o 6 líneas y le pedíamos que nos llevara hasta el incendio. Trabajábamos desde la red de agua corriente de los hidrantes que había en las esquinas. El primer camión lo hicimos nosotros.

El incendio más grande que hubo en Luján, fue en 2013 en la planta de Converflex. Allí participaron 22 dotaciones de bomberos y el trabajo fue de una semana continua. Los miembros más grandes recuerdan también las inundaciones: la de 1958 en Luján, donde se pidió intervención del Ejército para volar un molino en Bancalari que generaba obstrucciones en el río. 

—¿De qué forma se están manejando durante la pandemia con respecto a los accidentes que deben atender?

—Tomás Simonetti: Hubo menos servicios con el tema de ambulancias. Nosotros hacemos domicilio, pero el traslado es solamente si no hay síntomas de Covid. El año pasado bajó mucho el tema de servicios. Este año hubo más, porque la gente salió, entonces volvieron los accidentes, emergencias, e incendios. Si tuviéramos que hacer un promedio mensual, estamos con 30 salidas al mes.

—Diego Turco: Aparte de traslados de ambulancias atendemos, por supuesto, incendios. Cada unidad es específica para el tipo de incendio. Tenemos unidades para incendios forestales y unidades para incendios estructurales, que son de viviendas o industrias. Según la naturaleza del incendio, es el móvil y la ropa que se utiliza. Ropa de fajina (accidentes traslados, descompuestos) o equipo estructural (parte de incendios).

—Alfredo Roncoroni: También en algunos servicios trabajamos con perros, tenemos una brigada canina que nos ayuda. En este caso, el perro busca y el bombero rescata. Nos acompañan razas como labradores y border collie. En este momento también hay una ovejera belga malinois, y se está entrenando un blue haun para rastreo específico. Los perros entrenan dos veces a la semana en grupo, y también individualmente, durante el lapso de un año.

Alfredo Roncoroni, bombero responsable de la Brigada Canina.

—¿Qué otras actividades desempeñan en el cuartel?

—Jorge Guarino: Tenemos una banda de música, llamada 9 de Julio. Existen solamente 3 bandas de bomberos voluntarios: San Isidro, Solano y nosotros. Uno de mis hijos, que era admirador de los bomberos, venía siempre a tocar, y la idea nació en un cumpleaños que hicimos en el año 99. Unos días después, Rene Goenaga sugirió que se formara una banda y yo le dije «bueno, la hacemos». En el año 2001, se formó oficialmente. Había músicos y un director. Ahora somos 26 y cuando empezamos éramos 41. Vamos a actos, a cuarteles, escuelas y desfiles. Por supuesto, dentro de la banda existe una escuela de música a la que se puede sumar cualquier persona de forma voluntaria. Sea que toque o no instrumentos, ya que Bomberos también provee de sus instrumentos. En el caso de quienes no saben música, hay un maestro que les enseña teoría y solfeo. Es decir, es una actividad abierta a la comunidad.

Jorge Guarino, representante de la Banda de Música 9 de Julio, de Bomberos Voluntarios de Luján.

—En el caso de las personas que quieran unirse para ser bomberos o bomberas, ¿cuáles son los requisitos y cómo es la preparación?

—Mauricio Cerrutti: La formación tiene que durar no menos de 6 meses y un máximo de un año. Ahí se dan todas las materias y se toman exámenes. Cuando ascienden, se manda toda la documentación a Defensa Civil, y en término de un mes o mes y medio ya están aptos para salir a los servicios. Mientras esperan, en ese lapso empiezan a entrenar cada vez más fuerte.
Por supuesto, antes de ser bomberos pasan por ser cadetes y brigada. En este momento, en Open Door hay un curso nuevo donde se están formando 10 futuros bomberos y bomberas. También se está abriendo un nuevo destacamento en Olivera, para donde también hubo una convocatoria.

El integrante más joven de Bomberos Voluntarios en Luján se llama Benjamín Córdoba. Tiene 12 años y está en los Bomberos hace cinco. Dice que quiere ser bombero desde niño, cuando veía los camiones y las luces. Después, de más grande se enteró que un miembro de su familia se había unido a los bomberos, y ahí se anotó. 

—¿Reciben visitas de personas que quieran conocer el cuartel? 

—MC: En esta época de la pandemia, notamos que, cuando teníamos la persiana baja y los portones cerrados, nos llamaban los padres de los niños para pedirnos que por favor levantemos la persiana porque los niños querían ver los autobombas. Levantamos la persiana, y los niños comenzaron a pasar otra vez por la puerta. Si un niño cumple años y es fan de los bomberos, vamos y le llevamos un regalito.

—JR: Si le preguntas a cualquier chico qué quiere ser cuando sea grande, te dice bombero. Fuera de la pandemia, entre abril y junio venían 3 o 4 jardines por semana y les hacíamos una visita guiada. También participamos en la entrega de regalos para Navidad. Además, algo muy importante a remarcar, es que Luján es uno de los dos o tres cuarteles en Buenos Aires al que tienen acceso los jubilados. Los retirados, los reservistas, tienen su sede. Pueden venir al cuartel, usan la misma ropa de los que están en actividad. Los chicos, como saben que somos viejos, nos respetan y nos incluyen. Eso nos alegra enormemente, nos llena de orgullo y nos hace querer seguir viniendo.

—Matías Bertini: Otra cosa importante es que, cuando tenemos un trabajo de inundación por ejemplo, que son trabajos de varios días, los bomberos jubilados nos ayudan, nos hacen de comer, nos ayudan con los equipos.

«Justo estoy aquí, al medio de ellos dos. De un cadete (Benjamín Córdoba) y un reservista (José Rasente). Si perdemos los valores del cadete y el reservista, es tremendo. No nos podemos olvidar», dice Mauricio Cerrutti.

—¿Reciben la ayuda de mucha gente?

—MC: La gente está presente siempre, nos ayuda mucho. A veces sucede que cuando vamos a algún servicio hay gente que nos quiere donar dinero. No lo aceptamos. Que vengan al cuartel y lo donen acá, donde lo podemos asentar en la computadora y la plata va a la Comisión Directiva donde ellos la distribuyen según las necesidades. Luján colabora muchísimo con el recibo de la luz; esa plata todos los meses llega. Y gracias a la trayectoria de nuestros pioneros y de la Comisión Directiva durante tantos años, el caso de Luján es increíble porque va creciendo con la gran administración del Consejo. Ese Consejo nos da todo lo que el cuerpo activo necesita. Si nosotros pedimos por ejemplo una linterna, no es una linterna común, es un equipo específico para los incendios. Ese Consejo directivo busca cuál es la linterna que nos va a comprar. Y te puedo asegurar que durante todos los años de esta institución, que va a cumplir 65 años, la trayectoria fue impecable. Esta es la muestra: 31 unidades, y nos vamos remodelando año a año.

Valeria Guarino es Lic. en Psicología. En el Cuerpo Auxiliar participan personas que, por su profesión o su técnica, pueden colaborar de alguna manera con las tareas de los bomberos.

Dentro del grupo de Luján, hay dos trabajadoras mujeres: Silvina Hildmann (Bombera) y Valeria Guarino (Psicóloga del Cuerpo Auxiliar). Valeria nos cuenta sobre su función.

—Valeria Guarino: Soy Lic. en Psicología y dentro del cuartel soy parte del Cuerpo auxiliar. La estructura de los Bomberos Voluntarios está compuesta por el Cuerpo Activo, Cadetes, Esc. de Cadetes, Reservistas y el Cuerpo Auxiliar. En este caso, desde mi rol de psicóloga, me ocupo de numerosas tareas. Una de ellas es hacer el perfil psicológico; eso se hace antes de que asciendan a bomberos. Cuando el cadete cumple todo su ciclo, que es de brigadista a cadete mayor, antes de pasar a los 18 años ser bombero efectivamente, se le hace este perfil psicológico. Es para evaluar si están preparados para la tarea, y para cuidarlos también a ellos. Porque algo que se empezó a evidenciar con el correr de los años, es que los bomberos están expuestos a mucha cantidad de situaciones traumáticas, entonces esa persona tiene que tener cierta estructura de personalidad que permita sostener esas cosas fuertes que van a vivir, para evitar que el día de mañana se puedan desencadenar cuestiones patológicas.

Bomberos Voluntarios de Luján, Jáuregui y Open Door sirven a la comunidad bajo el lema «Sacrificio, Valor y Abnegación».

—¿Cómo fue tu recorrido dentro de Bomberos Voluntarios?

—VG: Estoy aquí hace tres años. Tengo toda una historia dentro del cuartel porque Jorge, el representante de la banda de música, es mi papá. Entonces mi familia siempre estuvo cerca de bomberos. El jefe después me llamó para saber si yo estaba dispuesta a hacer los perfiles, porque esto se tenia que reglamentar y había que hacerlo. Empecé así, pero después me fui metiendo y la verdad es que es un ambiente que te va llevando a querer estar y participar. También soy convocada por el responsable de cada guardia, cualquier bombero encargado me puede llamar si es que esa dotación se vio expuesta a una situación difícil o desagradable. Entonces puede haber una reunión grupal de la dotación, donde ellos puedan expresar todo lo que vivieron y también se hacen sesiones individuales.

En mis años de trabajo, veo que el premio que se llevan los bomberos y bomberas es la satisfacción de ayudar. Porque también es muy sacrificado y muy duro, pero así como a veces pueden presenciar accidentes que se llevan vidas, pueden también asistir un parto, salvar vidas en inundaciones. Esa cuestión compensa y renueva las ganas. Cuando logran expresar el altruismo natural que los bomberos tienen, siguen adelante.

Se resignan horas a su familia, a su trabajo y al ocio para estar aquí. Eligen hacerlo, y priorizar ese servicio. Si tenemos en cuenta que se retiran después de veinticinco años de trabajo, es como cualquier persona que trabaja; con la gran diferencia de que lo hacen voluntariamente. Son 25 años de elegir servir a la comunidad.

 

Aquellas personas que quieran colaborar con los Bomberos Voluntarios de Luján pueden encontrar toda la información en su página web: www.bomberoslujanba.org.ar. En sus cuentas de Facebook e Instagram también comparten información de interés para la comunidad.

Lo más leído en Ladran Sancho

Amparo judicial contra la reforma previsional, con el sí de la oposición y el silencio de Cambiemos

Tras asambleas realizadas por el Grupo de Jubilados Combativos y Solidarios donde manifestaron el rechazo a la nueva ley, ahora los concejales de la oposición presentarán un amparo para la protección de los derechos de los jubilados. El oficialismo fue invitado a participar, pero no respondió.

Más noticias en Ladran Sancho

El Mercado de Cercanías vuelve este martes

La iniciativa, que busca acercar alimentos a precios accesibles, estará frente en el Parque Independencia y en barrio Santa Elena. 

Historia de una casa en el oeste

En General Rodriguez, la organización vence la discriminación y construye un techo que aloja sueños y proyectos.

Papeschi peleará por un título internacional: «Esto es un reconocimiento a todo lo que venimos laburando»

El lujanense tendrá su primera oportunidad a nivel internacional, luego de la contundente victoria ante el Martillo Peralta. La velada será el próximo 10 de septiembre en Panamá, en la categoría medianos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

¿Querés recibir una selección de noticias en tu correo una vez por día?

Gracias! 

Si no ves los correos en tu bandeja de entrada revisá tu carpeta de correo no deseado y agreganos a tu lista de contactos.