La Confederación de Trabajadores de la Economía Popular y la Cooperativa UsinaEco comparten la preocupación por la contaminación que genera el basural y la situación de las familias que viven de los residuos. En esta entrevista reflexionan sobre los desafíos de la etapa que se viene.

El reclamo sostenido de vecinos y vecinas del barrio San Pedro copó hace tiempo la agenda local instalando de forma definitiva la problemática del basural a cielo abierto. “La quema mata” se instaló en el ámbito político y se tradujo, no sin dificultades, en un proyecto integral para la transformación del basural a una planta de transferencia y reciclado.

Entre varias medidas que comprende el proyecto, el reciclado y la inclusión social de las familias que viven de los residuos son fundamentales.

A poco de la aprobación de la ordenanza que regula a los grandes generadores de basura, Ladran Sancho reúne a dos actores comprometidos en el debate instalado, La Confederación de Trabajadores de la Economía Popular y UsinaEco.

Desde CTEP sumaron a la agenda ambiental la inclusión social y propusieron junto a la Federación Argentina de Cartoneros y Recicladores formar cooperativas con las familias que viven del reciclado.

La cooperativa UsinaEco asentó sus bases a comienzos de 2018 en el trabajo de la concienciación ciudadana, la separación de residuos desde el origen y el reciclado. Participaron de las discusiones en la comisión mixta que trató el proyecto de transformación.

En los últimos meses, ambos sectores compartieron encuentros y afianzaron el vínculo con la intención de ser parte del cambio cultural, social y económico que implicaría avanzar en la transformación del basural y exigir el desarrollo de una política sustentable. En esta entrevista Agustín Burgos (CTEP),  Martín Brizuela y Nicolás Martinez (UsinaEco) comparten reflexiones y desafíos para la etapa que se viene.

Habitualmente se forman focos de basurales en distintos puntos de la ciudad. Foto: Julieta Brancatto

-Están compartiendo encuentros intentando consensuar propuestas y articular la capacidad de trabajo de cada espacio. ¿Cómo fueron esos encuentros? ¿Qué encontraron en común?

Martín Brizuela: -Estamos enfocados en ofrecer un trabajo profesional y hacer que la gente de Luján empiece a tomar contacto con la información, entienda el concepto y cambie el hábito. Nuestra voluntad es laburar codo a codo con los recicladores y ahí empezamos a articular con la CTEP que tiene el conocimiento y el trabajo acumulado para hacerlo.

Agustín Burgos: -Hay en un déficit enorme en la ciudad respecto al manejo de la basura que tiene dos caras: la cuestión ambiental por un lado y el trabajo de las familias que viven de la basura. Nosotros buscamos una política de Estado que incluya a los trabajadores y trabajadoras. Llegamos a un punto con esta ordenanza de grandes generadores en el cual el Estado ya tiene las herramientas para generar las transformaciones necesarias.

-¿Cómo se puede lograr que esos avances se implementen?

AB: -Tenemos que hacer la articulación de sectores locales, con gente de Luján honesta y responsable, que buscamos desarrollar la conciencia vecinal necesaria y la inclusión social a partir del laburo con el manejo de la basura haciéndolo de manera comprometida porque no somos empresas de afuera que hacen un negocio y se van. La clave está en la posibilidad de organizar a los trabajadores frente a una problemática ambiental y económico.

-Al momento de votar la ordenanza que regula la actividad de grandes generadores se discutió si existía capacidad técnica en el Estado y las cooperativas como para prescindir de las empresas privadas. ¿Qué pueden aportar a ese debate desde sus experiencias?

AB –Lo que no hay se genera. Es un tema de Estado. Hoy el 40 por ciento del sistema de reciclado se le paga a una empresa privada que hace un cuarto del recorrido. ¿Como que no hay recursos? A dónde los destinan sería la discusión. Si los compañeros necesitan maquinaría yo creo que el Estado tiene que financiar, generar condiciones. El Estado tiene que invertir en esos sectores para equiparlos y perfeccionar el trabajo. Existen programas nacionales, hay que revisar las cuentas de gastos del municipio, tienen que hacer las gestiones necesarias porque probablemente con menos plata de la que gastan hoy se podría hacer un programa con inclusión social gestionado por cooperativas transparentes integradas por gente de la ciudad que genere una mejor salubridad.

MB: -El mismo camión del municipio hoy podría pasar y recolectar de forma diferenciada. Se podría iniciar por etapas. Hace falta capacitación y estamos haciéndolo por ejemplo con los puntos verdes donde la gente deja sus residuos de forma separada y eso es una experiencia inicial.

Nicolás Martínez -Todos los días folleteamos y hablamos con la gente para que entendamos que los basurales que se arman en los barrios nos afectan a todos y por ende, tenemos que solucionarlo entre todos. Generamos un compromiso en la comunidad. Hay buena llegada y buena recepción en la gente. La experiencia del punto verde funciona bien, la gente separa los residuos, lo que pasa es que en el destino final se mezcla todo. Pero claro que hay capacidad. Nosotros somos una cooperativa de 18 personas con capacidad para procesar materia y de hecho todas las semanas vendemos 2500 kilos de basura.

Nicolas Martinez y Martin Brizuela, integrantes de UsinaEco. Foto: Julieta Brancatto.

-Parece que las instancias de participación que habilitan las instituciones siempre resultan insuficientes a la vista de la capacidad organizativa y el conocimiento que se produce en la sociedad civil. En ese sentido ¿Cómo se articulan con el Estado municipal?

MB -No esperamos a una fuerza política ni a la administración estatal. Nuestra carta de presentación es el propio trabajo y avanzamos así. De todas las instancias que participamos tenemos buenos avales. Para generar la transformación de conciencia arrancamos por las escuelas, por ejemplo.

AB -Para los que venimos de la experiencia de organización por fuera de las lógicas del Estado hay un quiebre que es el de comprender los resortes de la política. Muchas veces no entendemos como los funcionarios no ven los problemas ni ven las posibilidades de cambiar cosas concretas a partir del trabajo. Nos pasa con las cooperativas de construcción por ejemplo, tuvimos que hacer movilizaciones para plantear las necesidades y ofrecerles presupuestar las obras a un 40% menos que las empresas.

-En ese sentido la participación vecinal es imprescindible

-La organización vecinal debería ser materia prima para pensar política publica. Para nosotros es un principio político. Si ves la vida comunitaria de Luján te das cuenta que es una fuerza viva la sociedad de Luján. Y existen experiencias como UsinaEco que no esperan que alguien venga a decirles que hacer sino que se organizaron, y en ese proceso llega un punto que uno espera que vengan funcionarios a conocer la experiencia y tener en cuenta a la gente que trabaja y sabe de un tema pero no pasa. Sus prioridades pasan por otro lado, por eso nosotros consideramos que debe haber una relación de dialogo pero también de confrontación. No porque sí, sino para que se haga las cosas que deben hacerse. Muchas veces sin tensión no se generan las políticas concretas.

MB -El Estado se tiene que sentar a una mesa que nos integre por convicción o por obligación. Tenemos el conocimiento, la capacidad de repensar la logística y planificación, ofrecer nuestras instalaciones, mano de obra, capacitación en el territorio. Repensando lo mismo que hay ya se podría estar generando puestos de laburo y menor costo para el municipio.

Agustín Burgos, miembro de la mesa directiva de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular. Foto: Julieta Brancatto.

NM -Hoy más de 70 familias viven y a diario comen de la basura. Esa es una realidad creciente. Si avanzamos estas familias tendrían un marco de empleo digno. Esto impactaría de lleno en los indicadores de salud que son elevados en materia de enfermedades respiratorias, dérmicas, gástricas, entre otras. Nuestra propuesta tiene un multiplicidad de beneficios sociales muy amplio.

-¿Qué perspectivas tienen para este 2019 tras las experiencias de trabajo del último tiempo?

NM -Apostamos fuerte en la educación. Tuvimos un acercamiento al Consejo Deliberante para que nuestros conceptos formen parte de las curriculas de las escuelas. Podemos cambiar el término basura por reciclado y que vuelva al proceso productivo como la economía circular.

MB -Un empresario PyME me llamó porque vio a su hija lavando un pote de plástico de yogur a partir de una charla que dimos en la escuela. Y me llamó porque trabaja con botellas de lavandina y está dispuesto a comprar bidones que nosotros reciclemos. Eso hacer que lo que se descarta vuelva al proceso productivo y se renueve el círculo. Al entrar en las escuelas y trabajar otra conciencia cambia totalmente el panorama.

AB -Para nosotros se cerró el ciclo del debate y las herramientas legislativas. Ahora toca encarar procesos concretos para materializar los consensos. Este año hay que trabajar con el municipio para hacer reuniones con los grandes generadores y que puedan ser las cooperativas las que lleven adelante el servicio. Eso sería una política de Estado para poner un ejemplo.

-¿Cuáles son las propuestas para avanzar?

AB: -Creo que lo que nos tenemos que proponer en conjunto es decirle al poder ejecutivo que empecemos a operativizar lo que dicen las leyes que se votaron. El poder legislativo ya hizo su trabajo, ahora hay que gestionar. Eso es poder llevar adelante las capacitaciones, inversiones en campañas para depositar los residuos, que las dependencias municipales se comprometan, las secretarías trabajando con los grandes generadores para resolver el problema junto a las cooperativas. Hay que pelear un plan de trabajo para demostrarle a los vecinos y las vecinas que se rompieron el alma para mostrar que hay un camino posible que van a ser respaldados, y un mensaje claro a la ciudadanía diciendo que efectivamente se están tomando cartas en el asunto. Si eso no sucede en el primer semestre vamos a tener que tensionar esa agenda para que la gestión trabaje en ese proceso.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre