Foto: Victoria Nordenstahl

Las trabajadoras de Casa de Abrigo pisaron el acelerador y tras varias semanas de reclamos lograron que, a través del Concejo Deliberante, las incorporen a la planta permanente del municipio.

Desde temprano estuvieron presentes en el Concejo Deliberante las 16 trabajadoras de Casa de Abrigo Municipal que desde hace semanas reclaman mejores condiciones laborales y denuncian el hostigamiento por parte de las jefaturas.

Las trabajadoras empapelaron el municipio con sus demandas. “Exigimos el pase a planta”, “no a contratos basura”, “queremos cobrar”, “no al monotributo en Casa de Abrigo”, “basta de precarización laboral”, entre otros reclamos, fueron las consignas que levantaron las mujeres que están a cargo de niños y adolescentes que viven en la Casa de Abrigo al cuidado del Estado.

Desde el interbloque Frente de Todos habían anticipado en la sesión anterior que pedirían el pase a planta permanente de las laburantes y es por eso que, esta mañana, presentaron un proyecto de ordenanza con ese mismo objetivo.

“Ante la precarización laboral que implica la modalidad de contratos de locación de servicios (monotributo), que impide acceder a los derechos laborales y seguridad social, se busca la regularización y estabilidad de los técnicos y profesionales que cumplen una tarea fundamental en el área de niñez”, explicaron desde el interbloque que conforman César Siror, Silvia Scarzo, Federico Guibaud, Griselda Krauth, Silvio Martini, Erica Pereyra, Gabriel Jurina, Nicolás Capelli, José Neto y Miguel Ángel Prince.

Irene, una de las trabajadoras de Casa de Abrigo, dio su testimonio antes de la votación del proyecto. «Estamos expuestas a situaciones de violencia, muchas veces recibimos un golpe y hay que poner el cuerpo y volver a laburar al otro día. Esto genera un desgaste físico y psicológico. Hay mucha gente que al segundo día se va y cuesta mucho constituir el personal. Somos nosotras las que ponemos lo que falta de nuestro bolsillo, lo hacemos porque nos da alegría ver la sonrisa de un pibe», dijo la trabajadora.

El titular de CICOP, Quino Luna, responsabilizó directamente a los funcionarios de Políticas Sociales y se refirió a «nuevos aprietes» por parte de las jefaturas del área de Niñez. «Hagamos todos para que esto sea el refugio de la niñez desprotegida y no lo que está siendo. No tienen puerta delantera para seguridad, no tienen plata para el tratamiento de los chicos, no tienen plata para elementos de higiene personal. Hay una ley que tienen que cumplir», señaló Luna.

Los ediles de la oposición reforzaron el mensaje desde sus bancas y pidieron a sus pares del oficialismo acompañar con el voto el pedido de pase a planta permanente. La aprobación fue por unanimidad y despertó abrazos y llantos de emoción entre las laburantas.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí