La escuela de fútbol femenino del Barrio San Jorge realizó una jornada solidaria para acondicionar el terreno cedido por el municipio. Las chicas se preparan para competir por primera vez en el 2018.

La escuela de fútbol femenino del barrio San Jorge fue creada en noviembre de 2016, desde el espacio comunitario “El Ángel de la bicicleta”. Desde sus inicios la actividad ha sido muy convocante entre los vecinos, cerca de 50 niñas y adolescentes, entre 6 y 18 años, forman parte del equipo.

Hace un tiempo comenzó la construcción de un jardín y una escuela para el barrio en el lugar donde la escuela de fútbol para niñas y adolescentes realizaba deporte dos veces al día.

Ante la imposibilidad de seguir entrenando en ese lugar, los vecinos, entrenadores y las niñas y adolescentes que participan de la escuela de fútbol se organizaron para que la ilusión de tener un espacio propio no se derrumbe.

En ese sentido, en octubre del año pasado entregaron un petitorio, con alrededor de 500 firmas, dirigido al intendente Oscar Luciani para que el municipio gestione un lugar donde pueda crearse una nueva cancha para la práctica del deporte.

Luego de algunos meses de espera, donde las chicas debieron ir rotando entre la cancha del Club San Pedro y el predio de Praderas para poder entrenar, el municipio cedió un terreno cercano a donde están en construcción las viviendas de las familias inundadas en el barrio Santa Marta.

La jornada solidaria del día sábado consistió ir poniendo a punto el espacio para que las chicas puedan entrenar y comenzar a participar de un torneo organizado por el Desarrollo de Deporte. «Queremos tener el predio para las nenas, para que estén seguras y no ir corriendo de un lugar para el otro. Por ahora solo podemos limpiarlo, no podemos construir hasta que el municipio tramite algunos papeles, pero también queremos construir los vestuarios para que se puedan cambiar tranquilas» manifestó Yesica López, quien se encarga de garantizar la merienda en cada día de entrenamiento.

«Queremos construir un espacio más para el barrio, estas dos canchas que queremos construir va a beneficiar a las nenas que vienen a hacer fútbol y también al barrio entero. En el Santa Marta no hay placa, no hay espacios verdes. Las familias van a querer venir a disfrutar del espacio» agregó López.

«Este espacio nos va a permitir seguir creciendo. Queremos poner luces, que las chicas estén más seguras y que los padres también. Que sepan que están acá, que están contenidas. El recorrido del colectivo pasa por la esquina, podemos subir a las chicas al colectivo una vez que termina la práctica y a muchas las deja en la puerta de la casa» explicó Catalán.

La escuela de fútbol del San Jorge no para de romper patrones culturales. Otra particularidad es que una de las entrenadoras es mujer. Norma Catalán es la directora técnica, además de una de las mayores impulsoras  del surgimiento de la escuelita. «A mi me encanto jugar siempre al fútbol, desde los siete años jugué. Nunca tuve la posibilidad de tener un espacio para practicar. Yo quise que mis hijos jueguen al fútbol porque te saca de la esquina y te mantiene concentrado. Yo a las chicas les trato de inculcar eso» manifestó la DT.

«Trato de enseñarles que si esto les gusta, también cumplan con la escuela, saquen buenas notas, así pueden tener mejores botines, mejores canchas como premio. Las mismas chicas, me dijeron en un viaje de colectivo que empecemos fútbol femenino, y lo pautamos para un verano y ahí empezó todo» agregó Catalán.

Por último, Yesica López agradeció a la gente que da una mano como a los y las compañeras de la cooperativa Argentina Trabaja que siempre están dispuestos a venir a ayudarnos. En el San Jorge también nos dieron una mano con los campeonatos y ahora vienen a ayudar».

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí