Barracas: el despertar de la furia lesbiana

Roni Taccetti | Manuel Aban
Roni Taccetti | Manuel Aban
Roni en Estudiante y presidente del centro de estudiantes de Cs. de la Educación de la UNLu, regional San Miguel e integrante de la agrupación estudiantil LGBTTTIQNB+ “Entre Nosotres”. Manuel es Profesor Universitario de Historia, estudiante de Profesorado Universitario de Lengua y Literatura de la UNGS e integrante de la agrupación Ungueis.

“Es levantarse, ver las noticias y siempre ver una pálida, día tras día”. Versiones de este comentario se repiten todos los días charlando con amigues o en redes sociales. Lo último que uno lee parece ser siempre peor que el día anterior.

Pero este nos pegó muy de cerca a la comunidad queer. El reciente ataque lesbo-odiante en un hotel de Barracas, que ha cobrado la vida de tres mujeres, Mercedes Roxana Figueroa, Pamela Cobos y Andrea Amarante, y dejado a otra gravemente herida, es un trágico recordatorio del creciente efecto del discurso de odio hacia la comunidad LGBTNB+ en Argentina.

Este acto atroz, perpetrado por un individuo que arrojó una bomba casera en la habitación donde residían dos parejas de lesbianas, se suma a los 133 crímenes de odio registrados en 2023 en el país, reflejando un alarmante aumento en la violencia motivada por la orientación sexual de las víctimas.

Los discursos de odio, promovidos por figuras políticas como Javier Milei y su partido La Libertad Avanza, han contribuido a crear un clima de intolerancia y violencia hacia la comunidad LGBTNB+. El ataque en Barracas es solo el último ejemplo de esta escalada de violencia. El agresor, un hombre de 62 años, confesó haber provocado el incendio con dicha bomba casera en la habitación donde vivían dos parejas de lesbianas porque le molestaba su orientación sexual. Su accionar es una manifestación clara del peligro que representan los discursos de odio legitimados desde el poder político.

En medio del silencio del gobierno de La Libertad Avanza y la ausencia de figuras políticas importantes para abordar el crimen, las organizaciones LGBTNB+ han respondido con movilizaciones y acciones de protesta. Consignas como “eso no es libertad, eso es odio”, alzadas en la Feria del Libro en la presentación del libro de Javier Milei (que en último momento decidió no ir a su presentación) por parte de Nicolás Márquez, se hicieron oír rápidamente. Nicolás Marquez el mismo que en Radio Con Vos dijo “cuando el Estado promueve, incentiva y financia la homosexualidad -como lo ha hecho hasta la aparición de Javier Milei en escena- está incentivando una conducta autodestructiva”.

También ha habido manifestaciones en Buenos Aires y Salta, exigiendo justicia y visibilidad para las víctimas del ataque en Barracas. El cartel que las organizaciones han dejado en el hostel es contundente: “Venganza x todas las disidencias asesinadas”. Esto refleja la furia que han generado en nuestra comunidad los continuos atropellos y que, lejos de solucionar, pareciera que se encargan de fogonear.

Nos agobian con violencias de todo tipo todos los días. Más allá de estos casos mediáticos que lamentablemente no dejan de suceder, está la violencia menos mediática, pero igual de grave, que sufrimos día a día y que podemos sentir en carne propia como no deja de crecer. Estamos lejos del reclamo de justicia a esta altura. El pedido de “venganza” no es meramente un detalle estilístico, les miembros de la comunidad estamos cansades de esperar simplemente que cese el maltrato, ya necesitamos retribución. Reparación histórica.

El caso de Higui, un ejemplo emblemático de la lucha contra la violencia lesbo-odiante en Argentina, sirve como parangón de organización y resistencia frente a la intolerancia y la discriminación. La histórica lucha por la defensa, liberación y absolución de Higui nos da un marco para ofrecer respuesta y resistencia. Ganamos la batalla la última vez que hicieron enojar a las lesbianas y podemos hacerlo de nuevo.

Esta misma semana, el caso de Sofía Fernández, mujer trans asesinada el 10 de abril de 2023 en una celda de la comisaría 5ta. de Presidente Derqui, Pilar en circunstancias similares de odio y violencia institucional, produjo finalmente la condena de 10 policías de la comisaría 5ª, cinco acusados por homicidio triplemente calificado y otros cinco por encubrimiento. Este pequeño movimiento a la justicia nos pone en el camino correcto para continuar la organización de las venganzas. Sin embargo, la mayoría ha recibido prisión domiciliaria y las movilizaciones por el caso de Sofía aún no han cesado.

En este sentido, el 24 de mayo las Históricas Argentinas Sobrevivientes convocan a la 2da marcha plurinacional por la Ley de Reparación Histórica. La lucha de nuestras travestis se alinea con nuestros reclamos, siendo que es la parte más herida de nuestra comunidad. La importancia de este tipo de acciones es capital en este contexto tan hostil, donde no sólo no avanzan en políticas de derecho, no solo ignoran las que hay conquistadas, sino que directamente las desfinancian y contradicen, dejándonos a todes en una situación aún más vulnerable a la violencia que desde su gobierno incitan. Es un exterminio.

La tragedia en Barracas es un llamado de atención urgente que no puede ser ignorado. Es hora de enfrentar de manera decisiva la homo-lesbo-transfobia e incitar a la acción colectiva en autodefensa de no solo nuestros derechos, sino de nuestras vidas.

Cuando el Estado se corre, cuando el Estado se achica, cuando el Estado incita al odio hay consecuencias simbólicas y materiales. ¿Esta es la libertad que proclaman? ¿Este es el cambio cultural que vienen a proponer? ¿Dónde queda el respeto irrestricto del proyecto de vida del prójimo, basado en el principio de no agresión?

Solo con la acción colectiva y el compromiso de todes podremos detener esta escalada de violencia y construir un futuro más seguro y digno para todas las personas.

opina

recientes

Ayudanos a sostener este proyecto autogestivo

Sumate a la Comunidad y participá todos los meses por regalos, entradas y descuentos.

Elegí el monto, ingresá los datos y listo!