Foto: Ladran Sancho

A punto de finalizar el primer gobierno nacional macrista, empresarios textiles hicieron su balance y deslizaron políticas para remontar la situación del sector.

Los últimos cuatro años de la industria textil fueron terminan en una situación crítica. Cierre de empresas, despidos y suspensiones, apertura de las importaciones y devaluación constante de la moneda fueron la consecuencia del gobierno de Cambiemos. La industria textil lujanense fue testigo fiel de la realidad vivida por el sector.

La ecuación que resume el mal pasar de los textiles es la siguiente: servicios públicos dolarizados, quita de subsidios en las boletas de energía, devaluación del peso e inestabilidad económica, altas tasas de interés, aumento del transporte tras la suba de peajes y nafta, y un Instituto Nacional de Tecnología Industrial vaciado. El resultado: costos fijos cada vez más altos, rentabilidad de las PyMEs cada vez menor y falta de competitividad en el mercado interno y externo.

Marcos Meloni, dueño de Italcolore, realizó en diálogo con Ladran Sancho un pequeño balance de los años macristas. «Fueron muy difíciles estos años y en todo lo que te puedas imaginar. No hubo trabajo, cayó muchísima la producción, para hacer un balance hay que remarcar que fueron muy negativos. Lo que pasamos es muy duro» argumentó.

Luego puntualizó algunas de las medidas que tomó el gobierno nacional que más afectaron al sector: «El mayor problema fueron las tarifas dolarizadas. Es muy difícil contra eso. Los servicios a precio dólar complican toda la cadena. Se hace complicado el tema de la compra de los productos para la tintura porque todo está en dólares. Además tuvimos muchas devaluaciones que hizo que todo se complique aún más».

Por su parte, Rodolfo Bianchi, presidente de la Cámara Textil de Luján, declaró que «estos últimos cuatro años fueron una agonía. Cada año que pasó fue peor. En términos locales, fueron 1800 puestos de trabajos perdidos, un montón de horas extras y días normales perdidos. No se trabaja el sábado ni el domingo a la noche. Tenemos sueldos totalmente deprimidos, empresas que desaparecieron. En Luján hay entre un 15 y 20 por ciento que cerraron la persiana. Estos cuatro años también nos deja desinversión, desilusión y desesperanza».

Bianchi también remarcó «que hubo una voluntad muy grande de los empresarios de llegar hasta acá, de mantener esto, de mantener las fuentes de trabajo. Te puedo asegurar que si no hay un cambio de gobierno, de acá al año que viene hay, un 20 o 30 por ciento más de empresas que van a cerrar».

Meloni remarcó otro de los problemas que está vinculado con los trabajadores: la pérdida del poder adquisitivo del salario. «Hoy comprarse ropa pasó a segundo plano. Lo poco que se gana es para comer porque no les alcanza el sueldo. Esto afecto mucho, y particularmente el trabajador textil fue uno de los que más sufrió la perdida de poder adquisitivo».

Para el futuro las esperanzas se renuevan casi como un grito desesperado «ojalá cambie el gobierno y se cambien estas políticas» sentenció el dueño de Italcolore. Y se animó a deslizar dos políticas que deben tomarse de manera urgente para aliviar el sector.

«Necesitamos una ayuda muy grande los textiles. Lo mejor sería pesificar las tarifas y recuperar el poder adquisitivo. Si vos das aumentos a los trabajadores, lo que generás es que se consume más y se mueve la economía en todos los sectores» concluyó Meloni.

En el caso de Bianchi, el empresario lujanense hizo hincapié en el mercado interno y en la gestión municipal para encontrar nuevos mercados. «Sabemos que si cambia el gobierno se va a inyectar plata en el mercado interno que es lo que necesitamos de manera urgente. Tenemos un resguardo con el dólar a 70 pesos de las importaciones, así que necesitamos dinamizar la economía interna. Los textiles que quedamos estamos preparados para arrancar, la industria textil así como se cae también puede ponerse a trabajar en un mes a pleno» sostuvo.

Como políticas de una gestión municipal, Bianchi sostuvo, «esto más unas políticas que se lleven desde lo local, como buscar mercados afuera, lograr licitaciones a nivel provincial y nacional para traer a Luján, lograr beneficios impositivos desde el municipio pero también desde Provincia y tratar de que la energía salga lo mismo que en Mercedes o en Rodríguez, estamos para arrancar rápidamente. Los empresarios estamos con ganas y esperanzas».

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí