La tormenta del fin de semana puso a prueba la reciente obra para relocalizar familias inundadas. Las calles del barrio Santa Marta desbordaron de agua y una de las casas nuevos se llovió por dentro.

La entrega de las viviendas de la segunda etapa del proceso de relocalizaciones llegó con demoras y tras la lluvia de este fin de semana evidenció problemas. Cuando apenas se cumplió una semana de que los funcionarios municipales entregaran documentación y posaran para las fotos en el predio del barrio Santa Marta los vecinos tienen motivos para enojarse.

De cordón a cordón se llenó de agua sobre la calle a la que dan seis de las 30 viviendas entregadas. En el apuro de entregar los módulos habitacionales el municipio adeuda las veredas y varias instalaciones en las casas.

Para peor, a la familia Rincón el agua se le filtró por el techo hacia el interior de la vivienda inundando el pasillo de entrada. Martín, padre de familia explicó que «nos cansamos de limpiar la laguna que se nos armó adentró. En el comedor se me mojaron las cosas, tuvimos que desenchufar las cosas por los chicos. Cuando paró de llover fui a explicarle a la gente de la obra y vieron en el techo un agujero grande. Hubo otras casas donde goteó un poco pero en mi casa fue bastante. Ahora me dijeron que cuando seque van a arreglar el problema».

La bronca es por partida doble en el ámbito vecinal y la comisión mixta de control y seguimiento por relocalización de familias inundadas. Remarcan que han empujado y presionado a los funcionarios para que la obra salga en los plazos varias veces prorrogados y aún así no pudieron garantizar la obra completa.

Guadalupe Ledesma (Vamos – Patria Grade) integrante de la Comisión señaló que «el sábado nos llegaban los mensajes de los vecinos a los que que les había entrado agua en las casas que se entregaron hace menos de diez días».

Ledesma remarcó que «como Comisión les preocupa el estado de la obra y la infraestructura desarrollada y comprometida por convenios con la que no se cumplió. Vemos una absoluta desprolijidad, se tenían que entregar las viviendas con seguridad en varios aspectos. Estás viviendas tenían la supervisión de Hugo Bello, un arquitecto contratado por el municipio por 280 mil pesos».

Las respuestas llegaron por parte de la empresa que permanece en el predio realizando trabajos. En ese sentido, la constructora les informó a las familias recientemente relocalizadas que a partir de este lunes comenzarán con las refacciones que faltan casa por casa poniendo prioridad en las casas a las que les ingresó el agua y continuando por el zanjeo en las calles que se llenaron anegaron y las terminaciones de las veredas. En tanto los funcionarios responsables de la obra por parte del municipio o del Instituto Provincial de la Vivienda todavía no se han comunicado con la Comisión ni con las familias.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí