Foto: Victoria Nordenstahl

La Subdirección que dirige Celina de Belaieff encara diversos proyectos y dispositivos mientras espera la concreción de la jerarquización del área y la llegada de los recursos aprobados. Las políticas de género siguen en segundo plano para la gestión del intendente Oscar Luciani.

El 2018 fue el año del movimiento de mujeres, lesbianas, travestis y trans no sólo en Luján sino en cada rincón del país. La fuerza del movimiento social y político fue revalidado este 8 de marzo donde en nuestra ciudad, más de 500 mujeres coparon la calle exigiendo al Estado políticas públicas e integrales de género, teniendo como blanco de reclamos a la subdirectora de Políticas de Género Celina de Belaieff.

Fueron y son tiempos de tensión entre las organizaciones y el Ejecutivo. Ante la inacción de los funcionarios, el movimiento de mujeres activó diferentes acciones que, por ejemplo, se completaron con la aprobación de la ordenanza N°7132 que crea el Programa de Perspectiva de Género en la Formación Profesional de Conductores de Autotransporte Público y Privado.

Tanto para atender la demanda feminista y como por necesidades electorales, con la aprobación del presupuesto 2019 la secretaria de Políticas Sociales Mónica Issouribehere salió a la cancha confirmando la voluntad y decisión política de jerarquizar la Subdirección que conduce De Belaieff, para convertirla en Dirección.

Uno de los argumentos esgrimidos fue la necesidad de generar mayores recursos y capacidad al área, debido a la creciente demanda que posee. La inyección monetaria del 5% del Fondo de Seguridad Ciudadana –aunque aún no apareció el efectivo- ayudó a que comience a andar más activamente la oficina, ratificando el argumento de que no se puede tener un plan integral de género, sin presupuesto.

Para aclarar el panorama, un brevísimo resumen sobre las diferentes acciones, proyectos e indefiniciones de la Subdirección de Políticas de Género.

Programa de capacitación para choferes de transporte público y privado. Si bien la Ordenanza N°7132 sólo prevé la creación de dicho programa, se está trabajando en un abordaje integral de la violencia en el transporte. Según los últimos reportes de la Subdirección de Políticas de Género, ya se pidieron presupuestos para capacitadores y se acordó que personal del área esté a cargo del dictado de los cursos para los choferes, quienes ya están trabajando en el material que utilizarán para tal fin.

Los cursos tendrán una duración de dos horas y se dictarán tres veces por semana -por ahora- en el Instituto Mignone, y además de estar dirigidos a los conductores, previamente será capacitado el personal de control de tránsito, los inspectores de calle y quienes trabajan en el sector de licencias de la Municipalidad.

Por otra parte, ya está listo para ser activado en la página web del municipio, el formulario de denuncia online y se está trabajando en una primer campaña de prevención de la violencia en el transporte. La proyección de la Subdirección es comenzar a capacitar choferes en el mes de junio.

Capacitaciones a funcionarios municipales y concejales. En el marco de la Ley Micaela, se realizaron capacitaciones en perspectiva y violencia de género, con funcionarios y jefes de departamento. Resta complementarla con jefes de área, empleados municipales y miembros del Concejo Deliberante de Luján.

En este marco se presentó el Protocolo de Actuación ante Situaciones de Violencia de Género en el ámbito laboral Municipal. Cabe destacar que a partir de estas capacitaciones donde se conoció la herramienta que poseen las trabajadoras, se incrementó considerablemente la cantidad de denuncias de violencia laboral y de género, según confirmó Celina de Belaieff.

Mesa Local Contra la Violencia Familiar. La Subdirección de Políticas de Género participa activamente de dicho espacio, donde se reúnen mensualmente diversas instituciones relacionadas a la violencia familiar. La normativa provincial que la regula establece entre los objetivos específicos, la tarea de «confeccionar conjuntamente protocolos de registros y protocolos de actuación a los fines de unificar criterios de actuación frente a la problemática» de la violencia.

En ese sentido, luego de varios meses de trabajo la Mesa Local logró finalizar el protocolo de actuación que será presentado el próximo 3 de junio en el marco de #NiUnaMenos, fecha donde también se colocará el Banco Rojo que recuerda a las víctimas de violencia de género de nuestra ciudad.

Capacitación en el Abordaje de Situaciones de Violencia contra las Mujeres. Con el patrocinio de la Subdirección de Políticas de Género, la Asociación Civil Mujeres al Oeste lleva adelante seis encuentros de formación abiertos, donde también participa el personal de la Subdirección para abordar otros de los proyectos de este año: la apertura del dispositivo grupal para mujeres en situación de violencia de género.

Mientras tanto se sumaron pasantes de la Universidad Nacional de Luján a la oficina comandada por Celina de Belaieff; sigue en acción el dispositivo Nuevas Masculinidades (NuMa); y se está trabajando en proyectos futuros como los talleres de canto colectivo para mujeres junto a la artista local Vanesa González, y la conformación de redes barriales con trabajos territoriales en sociedades de fomento y espacios de encuentro comunitario.

También quedan indefiniciones para el área comandada por De Belaieff. Por un lado el proyecto de ordenanza presentado por la agrupación feminista Mala Junta, que busca crear el programa Trabajadoras Comunitarias para la prevención de la violencia de género. El proyecto sufrió modificaciones y fue ingresado con un nuevo expediente a la Comisión de Género y Diversidad del Concejo Deliberante. Su presidenta, Griselda Krauth, lo giró al Ejecutivo por lo que ahora los avances o retrasos quedan en manos de la Subdirección de Género.

Finalmente, el punto más relevante del contexto en el que se enmarcan todas estas políticas y programas: la jerarquización del área que será convertida en Dirección de Políticas de Género. Si bien fue confirmado por Mónica Issouribehere y en varios ámbitos se lo da como un hecho, desde la –todavía- Subdirección no tienen novedades al respecto.

Mientras tanto el trabajo sigue adelante bajo la supervisión constante de las agrupaciones feministas. Concreciones, deberes que cumplir y promesas a medio hacer forman parte de un año de mucho laburo para el área de género de la Municipalidad, que a partir de la generación de nuevos recursos, está trabajando más activamente.

De esta manera, queda comprobado una vez más que el movimiento feminista tiene razón: la única forma de combatir la violencia de género es con presupuestos y políticas estatales serias y acordes a la problemática.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre