Los trabajadores de ARGENSUN mantienen un plan de lucha desde hace tres meses con paros, asambleas y movilizaciones, donde sostienen que la empresa se niega a pagar el 35 por ciento de aumento salarial e incumple con leyes laborales. El directorio de la empresa continúa la herencia familiar de extorsión y explotación. 
Cabe recordar que los trabajadores de ARGENSUN mantienen un plan de lucha desde hace tres meses donde sostienen que la empresa se niega a pagar el 35 por ciento de aumento salarial correspondiente a los acuerdos entre UATRE y la Comisión Nacional de Trabajo Agrario”. A través de un comunicado anunciaron que: “la empresa viola desde 2013 la resolución Nº 30/2014 de la CNTA publicada en el Boletín Oficial Nº 32680, página 19 del 16 de julio del 2013 sobre las remuneraciones establecidas para los trabajadores que se desempeñan en la actividad de manipuleo y almacenamiento de granos, violando no sólo una resolución de carácter nacional, sino también el derecho adquirido por los trabajadores a percibir aumento salarial acuerdo a la situación inflacionaria del país, dejándonos prácticamente con salarios casi por debajo del índice del pobreza”.
A su vez, denunciaron que  el directorio “representado por Fernando Díaz Colodrero y Javier Díaz Colodrero han manifestado que no solo no van a pagar más ni paritarias ni la resolución sobre manipuleo de granos, sino que van a despedir a todo aquel trabajador que se manifieste en contra de estas medidas por parte de la empresa.
Desde la Lista Bordo del sindicato Unión Ferroviaria denunciaron a través de «Prensa Bordo» que estas prácticas no son nuevas en la empresa, y manifestaron la necesidad de desentrañar la enorme mentira del bajo consumo interno y las penurias de la economía como excusa para las empresas para despedir, bajar salarios y precarizar el empleo.
ARGENSUN se asentó en el Parque Industrial Julio Steverlynck de Luján en 1989, actualmente es una de las principales firmas agroexportadoras del país. Su principal línea de comercialización es el llamado «girasol confitero», su gran incidencia en el mercado mundial le permitió desarrollar nuevas unidades de negocio como: maíz pisingallo, garbanzos, porotos, ciruelas secas, manzanilla para la industria de las infusiones, y otros productos. Todos estos productos son producidos, procesados y exportados por la empresa.
ARGENSUN lejos de atravesar una crisis, ha consolidado su posición de liderazgo en Argentina, abasteciendo a clientes en la industria alimenticia con más de 3 mil contenedores (Teus) por año, llegando a más de 70 países en los 5 continentes: EE.UU., Canadá, toda América del Sur, España, Suiza, Noruega, China, Japón, Emiratos Árabes, entre otros tantos.
La caída del mercado interno no es un asunto que afecte a esta empresa. Las ganancias provienen de la exportación de granos que se pagan en dólares. La quita de las retenciones, que eran del 32% para el grano, el aumento del precio de la tonelada que cotizaba en 180 dólares en 2015, y hoy trepa al orden de los U$S 300, y la trepada del dólar a $17,30 son signos de que no hay crisis en el sector agrario.
Esta empresa es el resultado de la adecuación de la Argentina a la matriz económica extractivista impuesta por la dictadura de 1976 y se profundiza con las políticas neoliberales tomadas durante este último año y medio. Al mismo tiempo, cada vez que las crisis muestran su cara más cruel, siempre son los mismos personajes entrelazados por la turbia trama de intereses que llevan la tremenda decadencia del país.
Los Díaz Colodrero son una familia de extensa prosapia correntina; entre sus destacados miembros puede hallarse a Mario Fernando Díaz Colodrero. Este exitoso abogado fue un notable dirigente de la Acción Católica y miembro del consejo de redacción del mensuario Cuadernos del Sur, editado en Chile y Argentina, fuertemente ligado al Opus Dei. Durante el gobierno de Frondizi fue abogado del Banco Nación, pero su actuación pública más importante fue en la dictadura del general Onganía; allí fue Secretario de Gobierno entre 1966 y 1970. Caído el onganiato orientó sus pasos al Ateneo de la República, un sólido reducto de la ultraderecha argentina que le facilitó estrechos vínculos con la última y más sangrienta dictadura militar en 1976, especialmente con la Intervención en la provincia de Salta.
En esa provincia el gobernador Ragone había desaparecido días antes del golpe, durante su mandato se habían legitimado la propiedad de la tierra a los originarios que habitaban y trabajaban sus parcelas ancestralmente. La primera acción de la Intervención militar en Salta fue anular toda aquella documentación que atestiguase la posesión de la tierra a sus verdaderos dueños.
Es en esos años que el modelo económico agroexportador se instala en el país y son los personajes del régimen dictatorial los que se anotan como principales beneficiarios. Así familias como la de Salvador Muñoz, Salinas y el actual legislador Olmedo (quien fue el único en votar a favor del 2×1 a genocidas), fueron funcionarios o participaron directamente de la represión y hoy son megaproductores. El ministro de economía de aquellos sangrientos años y mentor de dicho modelo económico, José Alfredo Martínez de Hoz, también obtuvo una enorme extensión de tierra que en los años ´90 transfirió a Franco Macri, quien en sociedad con un hijo del almirante Massera funda un gran complejo sojero llamado «Desde el Sur» que aparte de deforestar sin límite expulsa a los habitantes autóctonos.
Aquí se vuelve a vincular la historia de la dictadura, la expropiación y del modelo económico extractivista con la historia de los Díaz Colodrero. «La Moraleja», fue la sociedad anónima que en 1978 el Dr. Mario Fernando Díaz Colodrero constituye en Salta con la participación de una sociedad panameña llamada Red Wood Finance & Investiment Corp (de Ángel Sanchis Perales). En el gobierno de la dictadura, el gobernador de facto Roberto Ulloa avaló la compra de la tierra. Durante el gobierno del menemista Juan Carlos Romero se asfaltó la ruta Nº5, que atraviesa la gigantesca finca, desde Las Lajitas a Orán. La estancia tuvo un fabuloso desarrollo gracias al permanente desmonte, burlando toda legislación con la complicidad del gobierno provincial, que mientras autorizaba la tala de 2000 has, la empresa arrasaba 27000. Todos los pequeños productores frutihortícolas de la zona fueron sucumbiendo ante la destrucción de sus cultivos por el uso de los agroquímicos en la producción intensiva de «La Moraleja». Además, dicha empresa participa en la reciente deforestación ilegal para proveer áreas para el cultivo de cítricos y soja transgénica. Desde la adopción de la Ley Forestal Nacional (2007) la superficie total deforestada ilegalmente por La Moraleja es de más de 3.000 hectáreas de bosques protegidos.
Por otro lado, en 2013, la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos presentó una denuncia penal contra la sociedad “La Moraleja SA” y sus dueños por su presunta participación en el delito de lavado de activos. La Justicia española sospechaba que parte del dinero oculto por Luis Bárcenas, ex tesorero del Partido Popular hoy preso en su país, en sus cuentas en Suiza -alrededor de 48.000.000 de euros- había tenido como destino a La Moraleja, sociedad perteneciente a su amigo Ángel Sanchís Perales -ex tesorero del PP- y actualmente presidida por su hijo Ángel Sanchís Herrero. En el marco de la investigación se pudo detectar una compleja maniobra ilícita de lavado, mediante la cual se inyectaron aproximadamente 3 millones de euros en las cuentas de La Moraleja durante el año 2009.
Mario Díaz Colodrero falleció en 1992 pero sus descendientes son los que vulneran los derechos de los trabajadores de Argensun y vieron crecer su fortuna al amparo de las dictaduras militares, de la deforestación ilegal, y de la apropiación de tierras. Haciendo honra a su herencia, los Díaz Colodrero avanzan contra los trabajadores quienes amenazaron con echar a quienes se manifiesten en contra de la empresa y no pagando los acuerdos salariales ni respetando las leyes laborales.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre