Con la sidra y el pan dulce a la vuelta, desde las 9 deberían sesionar los concejales pero el consenso no aparece. El oficialismo quiere y necesita comenzar la sesión con el Presupuesto 2018 y la oposición lo quiere último. Además hay diferencias sobre los ingresos de los temas. Viejas novedades.

Luego de más de un mes sin sesiones en el Concejo Deliberante este viernes a las 9 se llevará a adelante -o no- una sesión extaordinaria para darle tratamiento a un sinfín de temas que quedaron en el aire. Además, con los expedientes vencidos a fin de noviembre, los mecanismos burocráticos para que estén nuevamente con estado parlamentario son una de las clave.

El presupuesto 2018, la designación del Juez de Faltas, las partidas hacia las áreas de Género y Niñez, la tasa para los grandes generadores de basura, convenios varios, reconocimientos a vecinos y asociaciones de Luján son algunos de los más de 50 puntos que envía el Departamento Ejecutivo.

Por otro lado, vecinos y vecinas de la ciudad tienen programado hacerse presente en uno de los ámbitos que puede servir para exponer problemáticas y darle visibilidad, además de lograr declaraciones políticas que apoyen diferentes reclamos. Uno de los sectores son los productores rurales, que prometieron asistir al primer piso de San Martín 550. Desde los barrios, los sindicatos y hasta del sector educativo también se acercarán a la última extraordinaria prevista del año.

El que se lleva todas las miradas para los concejales es el Presupuesto 2018. Sí, a días de despedir el año y con fecha para discutir el presupuesto 2019, el Ejecutivo no tiene todavía aprobado el cálculo de recursos del año actual. Sin embargo la sesión estuvo en dudas hasta el jueves por la noche y lo que está confirmado es poco: parece poco probable que se avance en el temario y la discusión se centrará en si el Presupuesto 2018 está o no en condiciones de ser votado. Según cómo salga eso, la dinámica del Concejo determinará si se puede -o no- seguir con el resto.

Tras varias reuniones de Labor, donde los presidentes de cada bloque acuerdan los lineamientos generales de la sesión, los acuerdos no aparecen. Una constante en el HCD 2018. «Desde la oposición, algunos dicen que sería necesario decidir su tratamiento ‘sobre tablas’ con dos tercios. Otra posibilidad es que, si se vota que esos temas son «de interés público y urgencia», es decir, con mayoría simple, ya estarían en condiciones de ser tratados. Y una última alternativa es que, aquellos expedientes en que se propone la aprobación de ordenanzas, haya despachos con al menos tres firmas, pero todo se está conversando», explicaron desde Cambiemos.

El peronismo tiene su visión: «No podemos hacer una excepción a todo el reglamento interno. Para el ingreso de los temas llamados por ‘necesidad y urgencia’ necesitamos los dos tercios pero el oficialismo quiere que nos sentemos a aceptar una excepción a las normas, algo que deja un precedente horrible para lo que viene. Es ilógico que hagamos eso», contestaron desde la oposición.

El punto de la rezonificación de la central termoeléctrica de Araucaria Energy atravesó casi todo el año y protagonizó el eje de las discusiones entre los concejales. Debates que se dieron entre pasillos y desde los medios porque en realidad no se deliberó sobre el punto de la central térmica. El oficialismo tiene la mayoría automática por lo que dar quórum en dicho tema deja servida la aprobación de un proyecto plagado de irregularidades.

Así llegó diciembre y una importante cantidad de temas y expedientes quedó sin solución. La intención fue llegar a una última sesión que resuma y resuelva los vacíos del último mes deliberativo sin embargo un nuevo empate se hace presente. ¿Se juega o no se juega? Veremos.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre