Foto: Julieta Brancatto

A poco de comenzar la campaña definitiva, cuyo resultado dará un nuevo intendente, charlamos con el presidente del Partido Justicialista, Antonio Muñiz. Balance y perspectiva en clave peronista.

Este sábado los frentes electorales retoman la campaña electoral de manera oficial. Antes que comiencen a rodar le pedimos al responsable del Partido Justicialista un balance de lo que implicó el proceso de unidad en el peronismo local, tarea que también implicó la apertura a otros sectores sociales y políticos, y que obtuvo como saldo la mayor cosecha de votos en las últimas elecciones.

-¿Qué balance hacen desde el Partido Justicialista respecto a la elección local?

-Altamente positivo. Desde que asumimos en el PJ, con una lista plural y representativa de todos los sectores internos no propusimos trabajar por la unidad del peronismo. Nuestra posición fue construir unidad para construir una victoria en octubre. Hicimos lo que nos pedía el vecino de Luján: ‘Únanse y dejen las viejas internas de lado’.

-¿Cómo podrían resumir el trabajo que se realizó para que estas primarias tengan un marco de mayor unidad respecto a elecciones anteriores?

-Hubo un proceso de charlas, acuerdos y discusiones. Ese camino nos permitió firmar un documento pre PASO donde todos se comprometieron a sostener una interna ordenada y prolija y que una vez expresada la voluntad popular todos se alineaban detrás del candidato ganador para lograr el triunfo en octubre. Creo que eso se ha cumplido. Hay que seguir trabajando, la unidad es una construcción permanente.

-Es probable que el peronismo vuelva a gobernar la ciudad. Respecto a lo que ha sido la llegada y la duración de este gobierno de alianza entre el vecinalismo y el radicalismo, y más tarde el PRO, ¿se hicieron autocríticas para modificar en esta nueva etapa?

-La llegada de Luciani se debió básicamente a la fractura y a la división interna del peronismo en 2011. Esa división siguió condicionando el crecimiento del PJ en sus diferentes frentes electorales, permitiendo la consolidación de la alianza gobernante que a su vez se potenció más con la incorporación del PRO local. No debemos subestimar que esta coalición, es una fuerza representativa de una parte importante de la sociedad lujanense, fue casi hegemónica durante 8 años. Por esto era necesaria la unidad del peronismo local, para después ampliar con otros sectores.

-¿Cómo evalúan la integración de actores no peronistas al Frente, como el caso de movimientos sociales, sectores de la economía popular o el feminismo?

-El peronismo es movimientista en su esencia. Se constituyó a partir de sumar a las a organizaciones sociales, gremiales, vecinales y empresarias. Y a lo largo de su historia construyó grandes frentes electorales. Hoy el Frente de Todos nuclea a más de veinte partidos nacionales. En Luján las políticas son las mismas, sumar a todos los que Perón llamaba “las organizaciones libres del pueblo”, es decir las sociedades de fomento, los clubes, los centros de estudiantes, cámaras empresarias. Luján necesita del esfuerzo, la participación y el trabajo de todos.

Foto: Victoria Nordenstahl

-¿Cual es el rol de las mujeres en esta nueva etapa del partido?

-Vivimos una etapa histórica donde las mujeres se han empoderado, han salido a la calle a luchar por la igualdad de derechos. Hubo grandes movimientos y marchas en los últimos años, que han provocado un quiebre en la cultura patriarcal tradicional. Hay una nueva agenda que las mujeres han instalado y en eso no hay marcha atrás. Por eso, desde el peronismo es necesario acompañar este proceso. Hay que recordar que el peronismo fue, a través de Eva Perón, quien dio el voto a la mujer, que se creó el primer partido político femenino, fue el primer partido que llevo en sus listas a un 30% de candidatas mujeres. Hay que seguir esas líneas y profundizarlas.

-¿Cual será el rol de la juventud?

-Con los jóvenes pasa algo similar, el peronismo siempre tuvo una política de sumar y hacer partícipes a los jóvenes. La capacitación permanente para formar cuadros técnicos políticos y la creación de ámbitos de participación. También su incorporación en las listas de candidatos o en funciones de gobierno. Es bueno recordar que ya en los 70 las listas de candidatos en todos los niveles tenían un 25 % de jóvenes. El trasvasamiento generacional en el peronismo es un mecanismo casi natural. El kirchnerismo permitió la incorporación de gran cantidad de jóvenes a la militancia política. Hay que seguir trabajando en esos objetivos.

-¿Cómo sigue el trabajo en el camino a las elecciones de octubre desde el PJ?

-El próximo sábado 7 comienza la campaña electoral. La tarea del PJ es trabajar por la victoria y que se vote lista completa. Es necesario recuperar la Nación, la provincia y la municipalidad. Es un objetivo irrenunciable.

-Por último, se expresó que Boto encabezará una nueva conducción en el peronismo local ¿Qué expectativas tienen respecto esta conducción?

-El resultado de la Paso fue claro en lo local, la lista que encabezaba Leo Boto fue la lista ganadora dentro de la “interna” del Frente para Todos. El viejo apotegma “el que gana conduce y el que pierda acompaña” mucha veces dicho y pocas veces acatado, esta vez tiene que ser un norte para todos los peronistas. Sabemos y debemos reconocer la grandeza de todos los sectores y candidatos después de las elecciones. Hubo un reconocimiento rápido de los resultados y un alineamiento con la lista ganadora y también grandeza en Leo Boto de abrir las puertas y generar espacios de diálogo y participación para que todos los sectores se sientan parte de un proyecto común.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí