Foto: Julieta Brancatto.

El equipo de ESI de la Universidad Nacional de Luján convocó al taller “Leer-nos desde la ESI. Trazando puentes literarios”. Un espacio de debate sobre la literatura infanto-juvenil para ampliar las posibilidades de abordaje en el aula.  

“Defendamos la ESI como territorio de alegría, de lucha y utopías multicolores”. Bajo esa consigna, el equipo conformado por estudiantes, graduades y docentes de distintas carreras y departamentos académicos realizó su última actividad del año: un espacio para colectivizar reflexiones en torno a la Educación Sexual Integral. 

A partir de una dinámica basada en la noción de que la literatura también se lleva en el cuerpo y que, a veces, se carga en la espalda “como una mochila”,  las coordinadoras del taller Nieves Barech y Nadia Juiz, propusieron revisitar fragmentos de cuentos tradicionales como “Hanzel y Gretel”, “Blancanieves y los siete enanitos” y “La Cenicienta”.   

Foto: Julieta Brancatto.

Así se abrió el debate sobre los relatos que atraviesan gran parte de la historia de la educación en nuestro país y que, aún hoy, aparecen en las aulas como propuestas de lectura. El desafío fue reconocer y deconstruir mandatos patriarcales y lógicas de crueldad que habitan, no de forma inocente, en los textos que configuran nuestras identidades y vínculos.  

Las transformaciones sociales posibilitan y requieren nuevas claves de lectura. Usar “Anteojos feministas” o una lectura en clave de géneros, fue la propuesta de las coordinadoras, quienes aportaron diversos materiales teóricos para la conceptualización del debate. El texto “Literatura infantil e imaginarios sexuales: una lectura feminista” de la docente y militante Lesbiana Valeria Flores, fue uno de los abordados. 

Saberes y experiencias circularon en una ronda, para construir entre les presentes consensos y herramientas. “La ESI no es solo biología” aportó una de las coordinadoras, para explicar su transversalidad y la necesidad de trabajarla en todos los ámbitos de la educación, en la tarea docente cotidiana. Además, expusieron que “la ESI no pasa inadvertida” ya que la mirada feminista del mundo genera, necesariamente, incomodidad. 

Foto: Julieta Brancatto.

Para finalizar el taller, les participantes del taller compartieron lecturas que, construidas en clave de género, permiten ampliar el corpus literario con textos que visibilicen a las identidades disidentes, cuerpes gordes, pueblos originarios latinoamericanos, entre otros sujetos sociales y políticos que fueron históricamente silenciados en el canon literario.   

El equipo, que surgió como un proyecto de extensión de la UNLu, tiene como propósito fundamental acompañar procesos de implementación y desarrollo de la ESI.  Comenzó por una mirada compartida sobre la necesidad de formación en materia de Educación Sexual Integral y la intención de poner en diálogo saberes y prácticas entre la universidad, las escuelas y las organizaciones sociales. 

Como cierre de la jornada, celebraron el año de trabajo en territorio con una comida compartida y las intervenciones artísticas de les cantantes Nancy Arts, Enzo Vivas y les bailarines Fabian Rinque y Elisa Colin. 

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí