Foto: Victoria Nordenstahl

La gestión Cambiemos no puede garantizar ni el ingreso del transporte público a los barrios. La empresa 11 de Junio suspendió el recorrido habitual por el mal estado de las calles. Las barriadas se organizan y los avisos ya son varios. “Cuando cortamos la ruta nos dicen violentos, pero no se puede vivir así”, expusieron.

“Hasta que los políticos no vengan a caminar el barrio no van a entender cómo vivimos los pobres” expresó una vecina y la asamblea fue tomando más calor. Cerca de las ocho de la noche vecinos y vecinas del barrio Ameghino se juntaron por un nuevo-viejo problema: el estado de las calles de barrio y la mala novedad de que la empresa de colectivos decidió suspender el recorrido habitual porque las calles son intransitables. Así, desde el fondo, desde los costados y desde barrio adentro, todos y todas tienen que ir a una de las paradas donde llega el servicio de la firma Transporte 11 de Junio.

Días atrás fue el barrio Luna, meses antes el Juan XXIII. Más atrás el Bloque de los Santos y así los sectores barriales van sumando descontento debido a la indiferencia. Ante la ausencia del intendente y sus funcionarios, parece que la invitación es acercarse hasta el adoquinado céntrico que decora la oficina del jefe Comunal, en San Martín 550.

“El barrio está muy abandonado, se suma esto de la calle pero hay otros problemas como la basura que se junta, las ratas, es caótico. Para tomarme el colectivo ahora tengo que hacerme diez cuadras”, contó Graciela. Junto a ella, otro vecino mostró más descontento: “El señor intendente nunca lo vimos, jamás vino, tendría que venir un poco, por lo menos. Quisiera que viniera, nunca lo vimos por acá. Tenemos el problema del zanjeo, nos inundamos, pero brilla por su ausencia”.

En asamblea, los fomentistas y las vecinas más activas insistieron en “no abandonar la lucha y seguir activos en el reclamo para mejorar las condiciones del barrio”. Rápidamente la comunidad vecinal propuso abandonar el lamento, pasar a la organización y así poner fecha y hora para juntarse en el municipio. “Que no entre un colectivo es un síntoma del estado de abanono de nuestro barrio. Iban a destinar 36 millones de pesos para urbanizar pero no se cumplió nada, por eso tenemos que organizarnos”, señaló Daniela Cooper.

A su turno David Luque, presidente de la Sociedad de Fomento, agregó: “Hay que sumarle a esta problemática del transporte lo que pasa con las obras del Plan Hábitat, una obra paralizada hace un año y dos meses. Ahora, nos desayunamos con que el colectivo no entra al barrio hasta que la calle Libertad sea arreglada como ellos pedían. La empresa le dijo al municipio que era necesario el arreglo pero tampoco los escucharon”

Respecto al Plan Nacional de Hábitat, Luque detalló que pidieron “documentación y expedientes para saber los plazos pero se nos rieron en la cara. No queremos bajar lo brazos, pero sentimos que nos pisotean los derechos como vecinos y ciudadanos. La última vez esto termino en un corte de autopista… después nos dicen que somos violentos, pero cómo hacemos para vivir así?”.

Rosa, otra vecina del barrio aportó: “No podés entrar, no podés salir. Y las ambulancias, los autos, peor. Nos dieron promesas que no se cumplieron y vamos a ver qué decisión tomamos como vecinos: estaría bueno que ahora que vienen las elecciones pisen barro, que vean lo que es”.

De la asamblea participaron los concejales peronistas Federico Guibaud y Miguel Prince, quienes propusieron avanzar en un plenario con el intendente y funcionarios en la Sociedad de Fomento del barrio. De todas maneras, la agenda barrial intentará fortalecer sus propios métodos con reuniones y asambleas en otros barrios, con la intención de unificar la lucha ante objetivos comunes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre