El barrio Ameghino festejó el Día del niño y la niña en la placita frente a las instituciones educativas. Además de compartir la tarde recreativa, la red barrial organizó la actividad para visibilizar la importancia de espacios al aire libre para los niños que hoy son imposibles de utilizar como tal.

En la plaza ubicada frente a los establecimientos educativos cientos de chicos y chicas que viven en el barrio Ameghino asistieron a los festejos por el Día de la Niñez. Además de celebrar su día, el encuentro tuvo como objetivo concientizar sobre sus derechos.

La tarde del sábado 25 de agosto comenzó al ritmo de la orquesta, a lo que rápidamente le siguieron diversas actividades, juegos, dibujo y pintura organizado por las integrantes de la juegoteca del bachillerato y trabajadoras de la secundaria. Hubo merienda entre bebidas y chocolatada, y la jornada finalizó con una banda de música. Allí, las instituciones del barrio convocaron a visibilizar el estado de abandono en la que están las dos plazas del barrio, y la importancia de esos espacios en la infancia de los niños y niñas, en fomento al juego y al deporte.

El encuentro fue organizado por la Red Barrial que comprende la Sociedad de fomento, la Sala de Primeros Auxilios, las instituciones educativas, en sus tres niveles y el bachillerato popular “Carlos Fuentealba”, y el sector territorial de MTC-Patria Grande.

“Se había dicho de hacer una actividad en la plaza. Venía el día del niño y estaba bueno juntarnos todos para que vean que la plaza es utilizada y que los chicos sepan que hay una plaza, que se tienen que usar. La plaza es un derecho de los chicos. Tienen un espacio verde y no pueden usarlo porque no está en buen estado. Porque el estado no se hace responsable. Si vos mirás no hay juegos, no hay nada. Y no es porque la gente lo rompa es porque no lo ponen ellos”, manifestó Victoria, vecina del barrio Ameghino.

La orquesta del barrio Ameghino es parte del Programa Coros y Orquestas Infantiles y Juveniles y funciona en la escuela.

Así, la necesidad del encuentro nace por la diversión y para evidenciar la demanda de una plaza para la comunidad. Principalmente en la que fueron los festejos, que está destinada a que los estudiantes de los tres niveles educativos practiquen educación física. Pero el barrio cuenta con otra plaza que está en total abandono.

En enero de este año, el Ministerio de del Interior, Obras Públicas y Vivienda informaba: “Las intervenciones en el Barrio Ameghino se enmarcan en el Plan Nacional de Hábitat que desarrolla el Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda y contemplan la red vial y peatonal, desagües pluviales, red eléctrica y alumbrado público, incorporación de mobiliario urbano y refugios, más la construcción de una plaza, con un monto destinado de $36,7 millones para beneficiar a aproximadamente 1650 familias”.

En mayo, vecinos y vecinas del barrio cortaban la autopista para reclamar la falta de obra pública tras la decisión de la línea de colectivos local de no circular por varias calles del barrio, debido a la falta de condiciones para transitar y las constantes inundaciones. El Plan Nacional de Hábitat comenzó pero nunca finalizó. “Yo vi el proyecto, es solamente Libertad, Darwin y Alma fuerte. El asfalto solo Darwin y libertad. Lo que no van a hacer de asfalto, van a hacer parches para que entre el colectivo”.

Luego de varios meses la situación no cambió. Tras reuniones y pedidos al municipio apenas limpiaron las ramas acumuladas en alguna de las calles. Con el paso del tiempo los vecinos fueron notificados que el proyecto estaba caído y que solo iba a continuarse con el asfaltado, que aún no sucedió. Los trabajos destinados a abastecer las plazas fueron quitados dentro del plan de hábitat que debía ejecutarse por completo, y que tampoco podían hacerlo. Las refacciones en los espacios al aire libre implicaban juegos, bancos y un espacio para brindar talleres de formación profesional. Ahora no solo que esa posibilidad ya no existe sino que las plazas quedaron totalmente vacías y sin mantenimiento.

Desde temprano, los más pequeños y pequeñas al sol crearon sus dibujos. Foto: Victoria Nordenstahl

Por su parte, los vecinos accedieron a la información de que la plata para las obras llegó, y que no hubo acuerdo entre el estado y el privado. “La empresa dice que tiene firmado el contrato es Almafuerte, Darwin y parche de Libertad porque la plata que le dan a la empresa no la acepta porque es poca como aumento todo, eso es lo que dicen”.

Hoy las calles siguen igual, zanjeadas y llenas de agua. Varias todavía conservan montañas de tierras, y entre ello las dos plazas quedaron totalmente descuidadas, sin juegos, sin un espacio para disfrutar, descansar y habitar, y a una de ellas el pasto está haciéndola desaparecer. “La primera vez que empezaron las obras hicieron los asientos y un par de veredas y quedó. Ahora comenzaron a hacer la vereda en frente. Dicen que por hacer esas veredas nos sacaron las plazas. Tres cuadras y nada más”.

En una jornada más de lucha por las problemáticas que golpean al barrio, las plazas son los lugares a visibilizar y recuperar. La comunidad no puede efectuarlo si no es en reclamo a las autoridades, que ya con promesas incumplidas, son las únicas que cuentan con los mecanismos para transformar y mejorar la infancia de los niños y las niñas en el barrio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre