Las lluvias del fin de semana volvieron a evidenciar el déficit de la obra pública en los barrios lujanenses. Algunas familias se autoevacuaron y otras aguantaron en el hogar a que pase el temporal. Fin de semana de bronca, otra vez.

Aunque el servicio meteorológico indica que el mal tiempo se extenderá toda la semana parece que lo peor ya pasó. El agua caída durante el fin de semana alcanzó para que el río llegue a salirse 3 metros fuera de su cauce afectando a la zona ribereña más que a las barriadas.

Lejos del río, el déficit de la infraestructura y la obra pública tan reclamada en barrios y localidades trastorna a decenas de familias en todas partes. Las anegaciones vuelven a ser noticia en Luján y el foco se posa en las reclamadas obras.

Según informaron desde Prensa Municipal fueron asistidas tres familias a las que les ingresó el agua a sus casas en el barrio Villa del Parque y al menos otras dos familias en el barrio Lanusse debieron autoevacuarse. En este sentido Ladran Sancho pudo ampliar que en el Ameghino el temporal perjudicó a varias familias, principalmente al desbordar zanjas sin desagües que facilitaron el ingreso del agua a las casas.

Todos a los botes. Así amanecieron las calles del barrio Ameghino este lunes.

Con sus matices, la situación se repitió en los barrios El Trebol, Luna, y Los Laureles que como es costumbre quedó citiado por varias horas durante el fin de semana. Calles sin terminar, desagûes, sanjas, cuneteos y una larga lista de demandas vecinales en cada sector de Luján se amontan en el municipio anticipando las consecuencias ante cada lluvia intensa.

Sin eco en la gestión municipal, desde Prensa solo informaron que el nivel del río se encuentra en lenta bajante y que “continuarán abocados a la vigilancia permanente de sensores y de indicadores del comportamiento del nivel del río y esos controles indican mejoras para mañana a la mañana, sin alerta meteorológico vigente”.

Aunque el agua baje, la bronca no amengua en los barrios donde el clima y la falta de respuestas a los reclamos realizados durante todo el año le juegan una mala pasada a vecinos y vecinas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre