La industria textil no repunta en todo el país y el polo lujanense sigue sufriendo la crisis económica. En ese contexto, Algoselan volvió a iniciar una etapa de suspensiones que durará hasta el 30 de junio.

La semana pasada en la Delegación del Ministerio de Trabajo se volvió a firmar una extensión de suspensiones en la empresa textil Algoselan. Todos los sectores de la fábrica tendrán suspensiones parciales. Es decir, un grupo reducido de trabajadores continuará trabajando mientras que el grueso se quedará en casa.

Como en las anteriores ocasiones, los trabajadores tendrán un pago del 87,3 por ciento del sueldo neto y un 70 por ciento del salario bruto. Mientras que se les seguirá pagando premio por presentismo y por producción. Además de esa quita del trece por ciento, los textiles aún no han discutido la paritaria del 2019, pulverizando aún más el poder adquisitivo de los laburantes.

La situación de empresa de tejeduría e hilandería de algodón es critica y cada día se sigue profundizando. Trabajadores de la textil sostienen que “la situación de Algoselan pende de un hilo” y explicaron que de 80 telares que tiene la fábrica solamente están en funcionamiento 30. Con las suspensiones, en la rama de tejeduría quedaran 10 en marcha.

El sector textil, según el último informe del INDEC, marcó un cierre de 2018 con una caída interanual del 36,3% en diciembre. En el balance anual, el desplome de la actividad llegó al 10,7%. Mientras que la Utilización de la Capacidad Instalada (UCI) de las fábricas, el organismo oficial informó que para el sector textil fue del 32,3% en el último mes del año, 24,3 puntos por debajo de la UCI promedio de toda la industria en general.

“Esto lo estamos haciendo de forma preventiva. Se hace siempre cada tres meses y vence a fin de marzo. Firmamos el acuerdo para tener un respaldo por si necesitamos parar. En marzo paramos una sola semana y en abril tenemos previsto pilotearla. Estamos trabajando un poco más, y las suspensiones están disminuyendo pero no sabemos que va a pasar. Trabajar un poco más es tener una capacidad utilizada del 35 por ciento y vender esos productos, antes utilizábamos el 35 por ciento de la capacidad instalada y vendíamos al 20 por ciento. Es ridículo laburar a ese porcentaje, pero estamos tratando de empatar, ni hablamos de ganancias” explicó Carlos Diforti, dueño de Algoselan Flandria.

Los industriales textiles sufren una crisis generada por las decisiones del gobierno nacional que llevaron a caídas de mercado, apertura de importaciones y los tarifazos que se volvieron impagables e inviable la producción. Carlos Diforti, durante el 2018 sostuvo con ironía que desde la empresa emprendieron el “Plan Perdurar” que consiste resistir a las políticas neoliberales del gobierno nacional y esperar el cambio de rumbo económico. EN el 2019, al parecer, deberá aplicar el mismo.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre