Foto: Emma Pérez.

El Canario volvió a ser perjudicado por el arbitraje y terminó empatando un partido que lo tenía ganado. Américo Monsalvo le regaló dos penales a Acassuso en menos de cinco minutos y el equipo del Lobo terminó con mucha bronca y varios jugadores menos.

Otra vez el árbitro de turno terminó siendo determinante en el empate de Flandria ante Acassuso. Américo Monsalvo le dio dos penales totalmente inventados al Quemero sobre el final y así Susso terminó empatando el partido, que perdía por 2 a 0.

Es impresionante con la impunidad que roba esta gente. Es muy triste ver como de a poco van matando al fútbol con resultados puestos. Lo que sucedió en cancha de Italiano fue bochornoso, aún peor de lo que había pasado ante Riestra.

A esta altura centrarse en lo que fue el juego, sería inútil, porque sobre el final te abrocharon el resultado. Flandria había hecho bien las cosas, con mucho sacrificio había sacado un partido chivo adelante y a falta de tres minutos el árbitro le dio dos penales a Acassuso para dejar al equipo del Lobo con una impotencia terrible y si hoy gana Colegiales fuera del reducido.

Lo de Monsalvo es imperdonable. Primero sancionó una mano de Diego Sosa, cuando la pelota claramente pega en el pecho del defensor de Flandria. El mismo central Canario le mostró al árbitro la marca del impacto del balón en su pecho. La segunda fue una tomada de pelo. El jugador de Acassuso se viene cayendo, le comete infracción a Randazzo y el árbitro vuelve a sancionar penal. Todo en un lapso de tres minutos.

Acassuso logró, mejor dicho le dieron, el empate y Flandria terminó con una impotencia muy difícil de describir. El saldo fueron tres jugadores menos, por la expulsión de Diego Sosa, Alan Giménez y Enzo Acosta, más la expulsión de Andrés Montenegro y algunos jugadores informados. Como si fuera poco se quedó con piezas claves para el partido del lunes ante San Miguel.

Tras finalizar el partido y, a medida que iban trascurriendo los minutos, cientos de personas, periodistas de otros medios, jugadores y equipos de la categoría, al ver lo que había sucedido en el partido a través de las imágenes se hicieron eco por las redes sociales, a tal punto que Flandria llegó a ser segunda tendencia a nivel país. Cómo para tomar dimensión de lo que generó una nueva mancha en el arbitraje argentino, que está atravesando por un momento deplorable y que cada vez empeora más.

Lo cierto que es imposible competir contra equipos que se cansan de poner plata, que tienen dirigentes metidos en la AFA y que ya está decretado que van a ascender, a cualquier costo. A Flandria lo perjudica enormemente esto, ya que se puede quedar fuera del reducido al finalizar esta fecha y se le vienen rivales que están peleando arriba. Por favor, dejen de robarnos el fútbol.

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre