Foto: Agustín Bordignon.

Martín Pérez Bianchi tuvo su partido despedida en el predio San Emilio, rodeado de viejos amigos, familia y mucha gente que lo fue a homenajear. El ex jugador de Luján le puso fin a su carrera deportiva, en una jornada de fútbol, recuerdos y mucha emoción.

El Colo Pérez Bianchi colgó los botines a principio de año, pero desde la institución  de la ciudad no querían que se fuera sin su partido despedida. Es por eso que se organizó este picadito homenaje, para que el referente de la institución de la Basílica pudiera despedirse dentro de las canchas y ante varios jugadores y técnicos con los que compartió plantel, vestuario,  momentos, a lo largo de su carrera.

Con más de 350 partidos profesionales en su espalda, el Colo siempre se vio caracterizado por ser un jugador polifuncional, que le gustó el roce y que a la hora de que la pelota comenzaba a rodar, se transformaba en un referente, en esos jugadores que son líderes dentro de la cancha. Es por eso que en la institución de la ciudad se transformó en alguien muy querido, pieza fundamental, al que no solo sus mismos compañeros acudían a la hora de un concejo, sino que también se lo vio muy cercano a los pibes, a las divisiones de formación, a la cantera del club.

Es por esto que la jornada de despedida comenzó así, con los más pibes jugando un amistoso ante la atenta mirada de los presentes, aquellos que no querían dejar de aplaudir al Colo en su última función. Mientras la pre infantil disputaba su partido, se alistaba la categoría 2006, que viene de salir campeón, para también sumarse a la despedida de Pérez Bianchi.

Y hasta que llegó la hora de que el Colo se vuelva a calzar los botines para patear una pelota, aquella que siempre disfrutó de estar bajo su zuela. Entre algunos conocidos como la Mona Brayota y Fredes, también se pudo ver a técnicos de la talla de Cataldo y el Huevo Rondina.

Para cerrar la jornada, la familia del Colo le entregó una camiseta encuadrada con el número 331, cantidad de partidos disputados en Luján, y el ex jugador se despidió con mucha emoción, agradeciendo a los presentes y a la institución de la Basílica, que lo cobijó a lo largo de su carrera. El Club Luján despidió a un referente, un tal Colo Pérez Bianchi, al que seguro extrañará mucho.

Las mejores fotos de la despedida, por Agustín Bordignon:

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí