Varias escuelas del distrito suspendieron las clases por fallas de gas o eléctricas. Desde Suteba realizaron un abrazo a la Escuela Técnica N°1 y en conferencia de prensa explicaron el intento de reducir horas de las curriculas por parte del gobierno.

El gobierno ya no puede barrer bajo la alfombra el deterioro en las escuelas públicas. Las muertes de los docentes Sandra Calamaro y Rúben Rodríguez en Moreno sentaron un precedente y configuran un inevitable llamado de atención para la comunidad educativa.

Tras la suspensión en las escuelas Nº 4 y Nº 6 de Carlos Keen, se sumaron la ESB 17 y  la EPB 21 de La Loma; y la ESB Nº 11, EPB Nº 31 y el Jardín 911 del barrio Ameghino, todas con fallas en los servicios, accesos e infraestructura.

Los docentes mantienen actualizados de la situación a los representantes gremiales y en el Consejo Escolar crece la pila de papeles que documenta el mal funcionamiento de las entidades públicas.

Por la tarde del martes Suteba sumó un reclamo particular ante la posibilidad de reducir la carga horaria de la escuela industrial. Por lo que se realizó un abrazo a la Escuela Técnica Nº 1 de Luján para rechazar el recorte de la carga horaria. Participaron docentes, referentes de Suteba Luján y el subsecretario de educación técnica y agraria Suteba Provincia, Gustavo Lappano.

El docente y gremialista especializado en las Escuelas Técnicas y Rurales explicó que “en el marco del ajuste ponen de excusas que hay que revisar la currícula porque han pasado 5 años tras la última actualización. Tienen que entender que la carga horaria de las escuelas técnicas tienen una particularidad y tiene un sentido por el ejercicio profesional”.

Por la tarde se realizó una conferencia de prensa en el local del gremio en la calle 25 de mayo donde explicaron la situación de las escuelas en la provincia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, dejá aquí tu comentario!
Ingresá tu nombre